A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 30 de octubre de 2011

Porque Sí.


Muchas palabras se pierden en las fauces del orgullo sin poderlas pronunciar.

Yo no entiendo de esas cosas, yo digo lo que siento, y lo puedo demostrar, no suelo perder mi tiempo, por orgullo no me pierdo “na de na” y no me paro siquiera a quien le pueda gustar.

En mis labios quedó la poesía y en mis ojos la claridad me guía, mi interior rompe en mí como un aguacero, con una fuerza imposible de parar, buscándome la menor falla me grita y un resonar de martillos me pone en alerta el alma.

No soy una rosa, solo soy un desastre transparente, no soy un pedazo de pan, pero soy luchadora y sincera como la que más…

Amiga de mis amigos a los que mi corazón ofrezco, no halago por halagar, si lo hago es de verdad, no tengo rey ni corona, mis principios son mis normas, pero eso si, soy leal, no doro la píldora a nadie, pero si consigues mi cariño, ya lo tienes para siempre…

Y si me enamoro hierve la sangre del mundo y desboco el corazón y las pasiones afloran, como flores en su tallo, tal cual, así de natural…

Y cuando quiero no me quedo con la gana de gritar, grito si me hacen tropezar…

Y si te quiero… seguro te voy a besar… que no me pienso “privá”_ que va_ que va_

Si me río…

Arrastro ríos de colores en un desierto monocromo.

Y si canto, vuela libre mi voz cruzando el mundo veloz, aunque sea sin alas y sin voz, abro mi corazón…

domingo, 23 de octubre de 2011

Poemas Pequeños.

Que cuánto yo te quise?, Olvídalo,

¿Que si te quiero ahora? ¡Qué más da¡

¿Qué vuelves a quererme? Déjalo,

Y mientras, en los ojos deshojados,

la luz incierta del olvido,

ese dejar de ser, tras los cristales.


Dime

¿Por qué me robaste el alma

y te bebiste de golpe

el verde de mi esperanza

para la sed de tu agua?

Déjame beber de tus labios

la explicación de la causa.


La lluvia hiere la noche que se derrama

segundo a segundo calmando mi ansia,

tu recuerdo envenena este corazón mío

y se le hace grande la tristeza,

se le amontona el dolor y las preguntas,

¿me has querido algún instante?

La respuesta me sabe amarga

como los besos de la boca del engaño...



A veces en el mar de tus palabras,

Se queda mi tristeza prisionera,

Y la dulce caricia que guardaba

Promesa de tus manos…

Se duerme entre mi clara cabellera

Y en el beso dormido de tus labios.


domingo, 16 de octubre de 2011

TRISTESSE de LUNA



Hoy he recordado una puesta de sol.
A veces cuando adelgazas el tiempo
y te empapas de flores florecidas
te sacude una ternura soplada
soplada desde el alma,
cuando se ha querido tanto,
siempre queda el sentimiento
y un rosario de recuerdos
colgados desde los mástiles del tiempo.
Una puesta de sol en el mar
como una puesta en escena,
un duelo a dúo de hermosuras
como cuando mi amor era tuyo
y el tuyo era mío...
Un atardecer donde el sol agonizante
y caballero, le daba paso a una luna naciente
de divino paréntesis de plata,
y yo vestida de noche, y tu una ola de agua
besando mis ojos de océano
de silencios revueltos, y altos vuelos
bajo una luna láctea bañada de calladas promesas,
y sedas nocturnas.
La luna parecía un sol de medianoche
¡ de lo que brillaba !
y una nota de chopín recorría toda la playa,
"tristesse" de luna...
La puesta de sol, la luna, la playa
y la nota con toda su magia
de todos los besos dados y por dar
que se vaciaban...
Cuando cantaron los gallos del amanecer,
con la mirada enganchada y las bocas cansadas
nos fuimos cada uno a su casa bañados de plata.

Toda una historia...como la sonata.