A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 19 de abril de 2012

S/T

Yo no tengo reproches,
tengo tristeza...
no me corre la sangre, todavía... de la sorpresa.
Y me duele el intento 
de hacerte la conciencia...
me invento tu ternura, tan poco regalada,

que te habrá hecho nadie 
para que te duela la sonrisa...

Y tu voz oigo en mis letras
que son quicios de viento
esparciendo con caricias mis cuartillas.
Qué tendrá esta tarde 
de muro del Atlántico,
balancea los segundos 
y desaparece callando.

Eso es lo que tiene,
la soledad de tu abrazo.


1 comentario:

  1. Me encantaron tus letras y la fotografía.
    Esta tarde el Atlántico estaba igual, como en la foto. Parecía triste, desconsolado, pero por su acertado desconocimiento, conocía la transmutabilidad del mundo de las formas, a la vez que exhalaba paz atemporal, acomodándose extraordinariamente a las abruptas irregularidades del rocoso fondo, como nada ni nadie en este mundo...
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar

Huellas.