A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 25 de diciembre de 2013

A Donde Tú te marcharas...

Yo por tí taparía mi ventana vieja y hasta mi alma y creo, que marcharía contigo y sin mí, allí donde tú te marcharas, te buscaría entre sábanas guardadas por si tu olor se lo llevara el aire, como el viento se lleva todo, y con mis manos blancas te acariciaría como tantas veces tu cara ...
No creas que es solo mi miedo perezoso el que te persigue y te guarda, es, es algo más, es que te he guardado allí en aquel lugar donde no existen las palabras, un lugar en mi vida y  un rincón en mi cama, no quiero dejarte solo, niño y nada ... flotas en mi y yo quiero ser tu agua aunque a veces creas que me he ido al sentirme tan libre y tan a solas, te pasas el día anudado a mi falda.... no te preocupes amor, solo que a veces es necesario sentirse sola, se reanudan cosas y se inventan otras para coger fuerzas.
Estás en mi tiempo, detrás de mis actos y vas con mi cuerpo y en todo lo que hago, y en medio del mundo, de los adioses y pañuelos blancos, llegas con la aurora marcando el paso...
A veces soy un poco efímera y tiendo mis alas y me echo a volar por el desierto, me gusta a veces y a solas sentir el hálito del viento.
Pero no te preocupes amor , me marcharía contigo, aún sin mí, a donde tú te marcharas.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Letargo


Estoy cansada, estar cansada te da alas…
Vuelas unos momentos intentando alcanzar el cielo... o es el universo…
Pero no te deja, será que  es solo eso, el marasmo soñoliento que deja el cansancio.
Estoy cansada de  las normas, de unos, de los otros, de los gestos, de los actos, del bullicio sin entendimiento, de la desprestigiada rutina que si te falta, se convierte en un anhelo, de las cosas y las casas…
Será que estoy cansada  porque a mí me gusta mucho  andar bajo la lluvia entre las casas y las cosas… pero esta parsimonia, este marasmo, este letargo que me molesta tanto.

Voy a descansar, alzarme al espacio como una nube en la luz que me cegara, y como puñales o flores o chorros de agua, mañanas, tardes, noches o madrugadas, me despertara…y luego todo este letargo colectivo, fuera solo eso, un momento soñoliento.

El cansancio da alas… pero no sirven al vuelo.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Con solo una observación...

Cómo en este país se puede llegar a la hipocresía a tan altas longitudes, más que toda su orografía, cómo se puede rodear tantos cargos e instituciones para dar fe y adorar a la Constitución  Española,  cómo es eso, si cada uno de esos que juran lealtad con el puño en alto y la mano en el pecho, se la salta a la torera , sin respeto y sin vergüenza . Qué pantomima es esta…. Seguimos estando en el país de la Pandereta…

lunes, 18 de noviembre de 2013


A veces me pones nerviosa con tanta cercanía
Y meto la pata y hasta te miento cuando te digo que tengo que ir de compras con mi madre,
¿Otra vez? Dices y llegamos tarde al cine por mi culpa…
Y Sin embargo en mi cumpleaños me cubres de besos y de tartas
Y eres feliz y cuánto se te nota y te lleno de sonrisas
Y me sueltas la frase que todo lo resume:
“Tu risa es una ducha en el infierno”
Y te perdono todos los olvidos y  que te pegues a mí como una lapa,
Porque es así como me gustas
Cuando lleno de vida de repente me sueltas:
Tengo un hambre feroz esta mañana
Y quieres empezar conmigo el desayuno
Llenándome de besos toda la cara.
Imposible sujetar mi alma para que no roce la tuya
Te escribo un poema, con mi pelo de trigo
Y mis manos con líneas de romero y de manzana…
 Tú eres su nombre.

jueves, 31 de octubre de 2013

Que no nos quiten Lo Bailaooo

Que guayyyy...
Quien se apunta a bailar así bajo la lluvia...Yo síiii

jueves, 17 de octubre de 2013

Gotas en la garganta


Y yo pienso y digo y me pregunto
Porqué tú tan joven aún y tan poco conocedora de la necesidad en nada, tú que te lo dieron todo hecho y aún ahora,  eres tantas mujeres en una, como si hubieras vagado por el mundo desde la primera tierra y el primer transeúnte,, como si en realidad conocieras la miseria y su acérrimo aliento, como si conocieras todos los descensos, confieso que no te entiendo…
Y no lo entiendo porque aún no conoces el infierno ni le has gritado hasta quedarte afónica a la peor de las fracturas, no, no conoces aún nada de eso y sé que como el mundo es mundo, lo conocerás alguna vez, pero deseo que no sea demasiado prieto tu conocimiento, espero que no te ahogues demasiado  en sus ríos de cianuro, eso espero.
Solo eres dulce manojito de vientos que a veces tiembla y otras arde sin demasiadas catástrofes, aunque sea que te hayas metido en algunas guerras y muchos frentes…
No tengas prisa, llegarán las oscuras golondrinas a tu balcón y te dejarán la belleza de los árboles después de llevarse tu lágrima impotente.
Tú conoces la música y en ella incrustas tus propias melodías,  sabrás entonces prender corcheas de la lágrima alojada en tu garganta , esa que te embarga, y eso es jugar con ventaja, al menos no conoces con exactitud los blues tristes de los cipreses.
Espero que al menos si estás envuelta en esas gotas, le añadas la elegancia positiva de un acorde abandonado de otros tiempos y la rocíes de magia.
Acaso sea cierto que no hay sed suficiente para beberse las cenizas de todos los imperios conquistados, porque aún arden y arderán otros sin olvidar los que pasaron.
En las manos cetrinas se pintan los colores aún desde el fondo último de las cosas, para escalar tu tejado y desde allí soltar la plegaria y no sentir la espera exacta de la huida.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Traspaso

Sigo aquí.
 Luchando contra molinos de viento y por no hacerme más pequeña en espacios tan inmensos. Resisto blandiendo el hueso y curándome las heridas, sola, en medio de un desierto sin oídos ni ojos, ciego y sordo.
Y yo, agitando las manos, los labios, la garganta de gritos inservibles, como un grito rodado que va perdiendo fuerza, ya incomprensible que brilla desgastado de tanto batallarlo.
¡Y tú no me ves! No sabes leer en mis labios ni tus ojos me mandan miradas con todas las órdenes del cielo, pasas por mi lado y me traspasas como si entraras por la puerta de mis ojos,  una puerta abierta hacia lugares donde solo soy un mero espectador. He sentido el aire con una corriente de puertas abiertas en alguna parte, una voz desde lo más lejano, voz  de otros tiempos y aun así he despertado de mi letargo agarrándome a lo cierto, centro mi mirada larga y … en un estado gaseoso …
¡No me digas que fue un sueño!
 Los sueños siempre dejan algo que permiten seguir siendo.

 


lunes, 23 de septiembre de 2013

El día que te salven... que no sea tarde.





Se enfriaron tus manos cálidas

que tibias un día sonaron en tu guitarra

como si fueran pinceles desgarrando

 los lienzos de la mañana…

ya no te disfrazas de duende alegre

y has perdido la sonrisa preciosa

que te adornaba,

se fugaron tus besos, tu simpatía,

 tus silencios llenos de tolerancia,

 el calor de cariño que en tus ojos dormitaba,

y un día cualquiera, se rompió el alba.

¿Quién eres ahora’?

No eres la chica alegre y dulce

que se escondía entre los toboganes

de la nostalgia…

que disfrutaba con la compañía

de los que te amparaban.

Llueve en tus ojos secos, sin lágrimas

como si de nada de tu antiguo entorno

te acordaras o te importara.

Cómo es posible que dejes pasar el tiempo

 asesinando remedios.

Se va, se va el tiempo con cada sístole

con cada golpe de ternura desmelenada

como se va la vida en los recodos de los días.

 No sé reconocerte … ¿Cómo lo haré?

Intento recobrarte y no encuentro más que humo

y precipicios sin fondo que amenazan el aire

y los intentos, se hacen interminables

vistiéndose de esperas no aptas

para el concilio de las verdades

que enturbian el paraíso perdido de los recuerdos.

Pareciera que la ceguera no deja que tus lindos ojos

puedan mirar los gestos, los espacios, los caminos que se pierden.

Y ya no reconozco el canto, ni sé, ni me dejas,
 ni puedo, desclasificar el duelo …
solo cansancio…Lo siento.
 llueven tristezas en el océano
 de tanto inventar intentos,  y no despiertas...

El día que te salven … que no sea tarde.

 

jueves, 22 de agosto de 2013

Reír o Llorar

A veces sufrimos por lo que es inherente a la vida, renegamos  de las emociones  que nos hacen en algunos momentos infelices pero las emociones, las risas, el llanto, la pena, la frustración, la alegría, van en el lote y sin ellas, ni el baúl de los recuerdos, ni la lectura ni las fotos ni la música ni la convivencia, tendría sentido si no generara emociones. Ellas nos hacen sentir vivos, nos permiten agitarnos, enamorarnos, sentir mariposas, ilusionarnos, recuperarnos, porque todo ese lote es nuestro motor.
La felicidad es interior, no exterior; por tanto, no depende de lo que tenemos sino de lo somos (dijo Van Dyke) y es muy verdad.
Depende de nuestra valentía de aceptar y luchar para tomar decisiones y salir de los inconvenientes plantándole cara a la vida y envalentonarnos. Somos más felices con las experiencias malas y buenas que con los bienes materiales, lo material pierde valor nada más adquirirlo, pero la huella que dejan las emociones fruto de las experiencias que conlleva la vida, perdura en el tiempo y en la memoria. Somos felices –aunque la felicidad sea una palabra talismán caprichosa deseada y desigual que ni siquiera se puede comprar- porque ponemos atención en lo que tiene sentido.
Nadie firma un contrato ni promete pasar por un calvario para llegar a ser felices, no hay mejor paraíso que el que generamos a nuestro alrededor. La vida con todo lo que conlleva es para disfrutarla. Y a pesar de todo eso, hoy (mal día) como mañana que puede que sea mejor, es un buen día para ser feliz. Os deseo un buen día.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Las palabras son puentes...

Se escapa el tiempo entre las sombras de la noche y la mañana, intercede llena de silencios, hace calor y llueve tristeza con las voces calladas y las sonrisas sin gestos ni palabras...
Palabras que quedaron  huérfanas, extraviadas, equivocadas, nunca tiernas ni de cariño bordadas, palabras nuevas que no son las de antaño, aquellas olvidadas que luego emergen en las esquinas de la conciencia y del tiempo-espacio, que fueron dichas en la rendija huera de la cara oculta de la esperanza y levantaron muros de distancia.
¿Para qué sirve ir matando demonios con las luces del alba? ¿Para qué los laberintos de caminos  difíciles? ¿Acaso no sabes cómo se reparan los sueños  rotos o por dónde se hilvanan los desgarrones sin que las cicatrices sangren?
A veces nada se recuerda de los verbos irregulares ni del razonamiento estricto de las palabras, pero no se olvida fácilmente ni uno de los rostros de los que nos quisieron y nos enseñaron a ser feliz en nuestra infancia. Los ojos son sabios saben cuando posarse en las cosas y detenerse en ellas como mariposas mientras la vida pasa... a veces  es mejor el silencio que muchas palabras.
Hay miradas y también palabras que pasan de largo y otras se quedan fijadas para siempre, simples reflejos o eternas instantáneas que permanecen hasta que el cuerpo aguante o el tiempo se acabe, las palabras, algunas, se las lleva el viento, como el tiempo se lo lleva todo.
La palabra es un arma que te hunde y te levanta, la que te sube y te baja, que te da vida y te mata, que rompe, que rasga, cruza fronteras, mares y cielos y cuerpos por dentro, tiene mucho poder, por eso hay que saber utilizarla y a veces dosificarla.
La voz se esparce muchas veces rota por la garganta y las palabras caen inertes como escarcha.
A pesar de todo yo que escribo, me postro ante la palabra, sobre todo ante algunas palabras, la palabra  GRACIAS, es una palabra dulce, prodigiosa, duradera, que traspasa fronteras, que enriquece provocando una conexión de sentimientos, una palabra natural que debiera estar siempre a flor de labios como un susurro... gracias, gracias, gracias... por entrar en el claustro de mi alma sin resquebrajarla.
Podrían ser mis palabras que en mi corazón tú tienes siempre un sagrario, donde no te faltan besos, ni amor, ni calor, ni amparo...
Perdóname si en mis labios navegan las palabras, solo estaba desgranando la razón y el corazón.
Yo dejo aquí mi palabra, como causa y efecto, en el espacio tiempo...

miércoles, 5 de junio de 2013

No hay jaulas, no hay barrotes...



Nada nuevo?
y bueno?
Tampoco?
Se espera tal como esperan los huecos
 rellenarse de primavera
de direcciones, de rumbos,
de  canciones, de sonrisas,
como un  manojo de sueños en
un nudo de oráculos…

Y sin embargo, aquí estamos
En el deleznable vuelo del tiempo,
Disfrazados de mariposa
De vientos y soles
De auroras y  noches
En un mundo de silencios.
.
Parece todo tan sencillo

En el preciso momento, en que lo pienso,
Un cosmos de sueño atraviesa mi ojos,
Me deja dormida
Bajo el influjo de una lluvia de estrellas
Todo duerme  y el poema que caía como falda
Se posa en mis manos llenándolo todo de paz y sosiego…

Si acaso hubiera algún que otro sueño, mientras duermo,
Mañana te lo cuento
Aunque sueños de ojos abiertos los tengo a cientos.

No hay jaula para el sueño, no hay barrotes
Que puedan retener su rebelión, la que desborda todo cauce
Sin amos, sin planos ni estrategias
Para calmar la sed, para colmar el pan
O para sembrar lo profundo  resonando por dentro, resonando
Allí están los sueños…
Soñar, soñar, quebrar el astrolabio
Para determinar  la posición
 y el movimiento de los astros
cuando no hacemos pie, y necesitamos aire fresco
y escalar la rosa de los vientos,
alzarse en las alturas cantar en los espacios… soñar, eso sí podemos.

domingo, 26 de mayo de 2013

El Maestro

La educación es un bello intercambio, el que enseña y enseña bien, deja una huella imborrable en la historia y el que aprende sabe que los hombres cultivados pueden hacer una  contribucción significativa en la historia y si además, poseen genio creador,  dejan una huella más profunda que los que poseen el talento innato, es más probable que conserven su pensamiento hasta las últimas consecuencias y lo que es muy importante tienen mayor humildad que el no cultivado.
Hay que valorar al maestro, porque la educación es poesía que se hace historia. Quien no valora la educación ni lucha por su mejora siempre será un pobre hombre que estropea un gran puesto.
Viva el maestro, la educación, el progreso y la evolución, no tenemos cuatro patas, ahora ya tenemos dos.
Y el que no enseña ni aprende o pone trabas para el saber, siempre será un esclavo de su poca educación.
No sé si me entienden ... pero digo yo.


viernes, 17 de mayo de 2013

Grandes Hombres


Mi abuelo era muy culto, Profesor, republicano, buena persona  y de izquierdas, y a mucha honra, daba clases incluso jubilado ya, de muchas materias a los chicos del pueblo y además gratis, muchas veces decía: “ Porque conozco el miedo ante tanta maldad dominante criminal y retrógrada extravío mis pasos, pierdo pie, pero no doblo la rodilla, será la dignidad inherente a mi ser humano la que me roe y no me contiene, porque el hueco de las ausencias, aquella libertad que me falta y los derechos que siento no me son otorgados, me nombran y levantan la sombra de lo que soy…
Puedo salir al paso y salgo sin temor a la luz dispuesto a todo y me crezco en el goce de mientras que siga vivo, derrochar  todas mis fuerzas sin medida a la caza de todas las ausencias y capturas de esos instantes que no vivo, a causa de esos tipos que muertos vivos están ciegos de poder y de vicio, porque así, con todos mis latidos en la más alta de las cumbres, me esperan los niños del futuro, esos que no pueden perder el resplandor por ningún motivo”.