A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 16 de octubre de 2013

Traspaso

Sigo aquí.
 Luchando contra molinos de viento y por no hacerme más pequeña en espacios tan inmensos. Resisto blandiendo el hueso y curándome las heridas, sola, en medio de un desierto sin oídos ni ojos, ciego y sordo.
Y yo, agitando las manos, los labios, la garganta de gritos inservibles, como un grito rodado que va perdiendo fuerza, ya incomprensible que brilla desgastado de tanto batallarlo.
¡Y tú no me ves! No sabes leer en mis labios ni tus ojos me mandan miradas con todas las órdenes del cielo, pasas por mi lado y me traspasas como si entraras por la puerta de mis ojos,  una puerta abierta hacia lugares donde solo soy un mero espectador. He sentido el aire con una corriente de puertas abiertas en alguna parte, una voz desde lo más lejano, voz  de otros tiempos y aun así he despertado de mi letargo agarrándome a lo cierto, centro mi mirada larga y … en un estado gaseoso …
¡No me digas que fue un sueño!
 Los sueños siempre dejan algo que permiten seguir siendo.

 


2 comentarios:

  1. maravilloso, al fin y al cabo el palpitar se hizo letra,
    y la letra es la sangre que arriba tu vena,
    sigue tu camino poeta , iza las velas,
    y navega por este mar de singladura,
    se la capitana de tu navío y ponte de desafío la cultura,
    olvídate de náufragos sin estrella, y otea le horizonte ,
    que hay miles de estrellas y tu eres una de ellas,
    seguro que estas en algún sextante
    y formaras parte de la brújula de alguien
    navega con la cultura y bórdame con la escritura
    esos sentimientos de arte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias <julio, me has escrito poesía en comentario. besos

    ResponderEliminar

Huellas.