A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 27 de noviembre de 2016

Despertar el corazón



Quiero liberar el silencio de mis manos,
no quiero perder el camino de la tarde
ni los gritos de amor, ni del enfado,
tener las manos llenas y vivas,
 para sentir la vida, y  tener la esperanza
de vivirla no demasiado sufrida.
Escribir lo que vale vivir en mis días
Y que no se lo lleve la monotonía
Y la desmemoria en su corriente.
Y que quien me lea, sienta mi latido
Y yo agradezca sus sonrisas,
Acunando bajo las estrellas
El sueño eterno que me habita.
Aún sabiendo que la eternidad no es mía.






viernes, 26 de junio de 2015

Rachas

Y ahora que 
no despierto sin calendario
ni me encuentro en las puertas de un cielo,
Que voy a hacer conmigo
si ya me di a la fuga
y ni siquiera cojo la pluma 
ni rescato las palabras 
del pulso ondulante de las olas

ni les doy el don del vuelo...
Sin embargo mis manos 
están preñadas de centellas y luceros
tendidas hacia el encuentro
a que les diga Ven Conmigo,
a la senda del poeta.
No sé, serán rachas 
en las que encadeno la luna a mi regazo
y otras,
en las que el tiempo escarba una fractura
y la chispa no engendra...
La pluma es espuma
cuando no prende el abrazo
y a mi me gusta con ella
conocer la risa de las hadas,
sino, mejor dejarla cerrada.
A veces escribir es una bestia delicada,
una pira que se agarra a la cintura,
crepita y te lame fogosa 
las yemas de los dedos 
y te roba tanto tiempo,
que te quema...
pero, No hay barrotes para el fuego.

domingo, 15 de febrero de 2015

Mi Musa

Una presencia de artista tierna se ha filtrado por las paredes de la casa entera, se ha colado por las paredes de los pasillos y se nota la ausencia.
Ya no baila de puntillas por si la atrapo,  pero la oigo respirar y es la música que me acuna y me induce a imaginar.
A veces creo que se ha ido pero sé que volverá,  mis manos la sienten ligera y eso me impide estar tranquila, pero solo es temporal. Siempre la llevo conmigo aunque sé que ya aprendió a volar.
A veces pienso que aunque siga el trepidante ruido de la calle, de la vida en la rutina, yo dedico todas mis mañanas a esperarte  y siempre guardo un sitio tibio para cobijarte por si a mitad del tiempo ausente que no estás, te sientes cansada y niña y vuelves, como esa inspiración que se encierra en mí y que a veces solo quiere volver a partir.
El silencio muchas veces es la música para el sentimiento,  y me pregunto ¿porqué te vas?
Es mi miedo perezoso el que te persigue y te ata, pero si quieres volar vuelve pronto a casa…
Y allí dentro donde fluyen las palabras quiero de nuevo volverte a encontrar porque sé que estás dentro, solo deseo verte despertar. ¡Hola  inspiración! flota en mi, solo quiero ser tu agua¡  prometo que cuando aparezcan los dragones en mis sueños, acudiré a la pluma y con ella les plantaré cara, con tu presencia, con tu olor y tu arrope , y las palabras huídas volverán con la música y el sabor dulce de caña …

Y volverás a correr por mi casa, abrirás todas las ventanas  después de latir la noche entera, silenciosa, terrible, hermosa y guerrera, sabiendo que aunque te vayas, siempre en mí tú existieras…. Arrastrándome  como el viento libre de la aurora. 

jueves, 30 de octubre de 2014

Porque a veces perdemos las gafas,




y, vamos por la vida a trompicones, me gusta reponer algunos poemas ,que abran el corazón, que pululen las palabras entre olmos, entre almas, que salten vallas y sean como puentes … que a pesar de esto, eso y aquello, que creamos que aún es la esperanza sin brazos de arena la que conservemos.
 
Que bien me saben los besos
en el azúcar de tus labios,
donde yo subo a pedales
para beber de su fuente
de sabores frutales
y de pinos verdes…

Qué suave,
ese tacto de tus manos
nido de pájaros desnudos,
donde me llueven tantas notas
como besos de tu boca
recorriéndome despacio…

Y estos ojos,
estos labios,
estas manos,
son testigos de ese júbilo
que festonan de mi cuerpo,
los caminos del amor… esos caminos.

Ese Amor que recorre los páramos
de espumas y palomas,
con sus alas felices
atravesando el tiempo,
y latiendo
en las grandes aortas del mundo,
con la buena sangre
que apasionada riega,
las venas de la tierra, y de su historia…

Ese amor que abarca
y busca ojos para mirar el alba,
con infinita agua,
amor que abarca todas las miradas,
agua oxigenada…
Mójame el alma…

Agua de amor, agua…
que se derrama como el mar
cuando sus olas se levantan,
y olfatea los astros y los vientos
abarcando el azul del firmamento
y toda la galaxia…

Amor nunca me dejes…
para que yo, nunca me pierda…
Que tu mano se extienda
en los campos de amapolas y de piedras,
y me levantes cuando mi herida sea tan grande,
que me venza
 y vaya a dar con mis rodillas en la tierra,
no te olvides de mi,
dame paciencia…
Llévame a lomos del corcel de la esperanza,
cántame al oído tu trino
como ese ave primera que desde el principio,
rompió el silencio… desde que las cosas,
comienzan y transitan…

Quédate amor,
que no te lleve el viento
y si te lleva, y danzas buscando dueño,
en una esquina del aire, yo te encuentre,
que así sea, siempre, siempre…
Amor que seas tú quien me llene de asombro
y seas, mi patrimonio…

sábado, 11 de octubre de 2014

He Vuelto



He vuelto.
como aquella amante del sueño que recita
los viejos versos que ya casi ni recuerdo.
He vuelto y aún no sé porqué  lo he hecho.
Posiblemente como quien viaja al pasado 
en aquello que fue nuestro.