A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 1 de junio de 2007

No DejeS que te Extrañe



Como duele cuando duele, que no sabes si te duele el alma o es dolor del corazón.

Qué difícil es decir algunas palabras, a veces no sabes como explicar el sabor amargo en el interior, tú te fuiste y yo te amaba, retomé todas tus cosas, tu computadora, tus cuartillas derramadas sobre tu mesa escritorio, tus poemas y los míos mezclados en un torbellino de sentimientos almacenados, algunos solo empezados, desaprovechados, quizás los termine yo para así unirnos de nuevo y hacernos eternos, aparecerás siempre que haya un poema por leer, siempre que haya una estrella por contar, quizás así no dejes caer mi corazón.

Tengo miedo de abrir los ojos porque ya no veo los tuyos, nunca aprendí a esperar y sé que no es fácil olvidar, en cambio, solo tú me enseñaste a volar.

Estoy aprendiendo que las cosas cambian aunque no lo desees, que el tiempo pasa aunque quieras pararlo, hace diez días que no la veo y sé que el siguiente también será así, desde aquél día miro la luna y no la veo a ella.

Tus ojos transmiten lo que antes jamás había sentido, puertas que cierro con llaves tu abres con un solo dedo, tus ojos esmeraldas miran el mar y se alarga tu mirada, Juegas con la arena y hasta ella parece admirarte. Juegas con las olas y se pegan por acariciarte.

No me obligues a extrañarte, no me pises el corazón.

Parece que hoy no tengo noticias de Dios.

Mañana, mañana de nuevo tu cuerpo a contraluz.

Sé que no será así, mi razón pasa perdida, mientras recojo tus poemas.

Qué silencio en tu refugio de poeta, ¡Que silencio cargado de ternuras¡

en él se siente tu presencia, un silencio cargado de tu ausencia.

Una pared pintada con poemas, de todos los colores y en todas direcciones, tu firma, tus fotos, tus ojos que como la mar en verdes espumas se aleja, tu olor, tu y yo, sin ti, y tu alma abierta en estas paredes que penetra en mis venas tibias hasta hervir mi sangre y tu caricia amplia llega un instante hasta sentirla en mi propia carne. No dejes que te extrañe.

Para una mujer de Él.

6 comentarios:

  1. eres tú (aquella foto)...te conozco de espaldas. inconfundible, inolvidable.
    y así eres cuando te vas
    asi, con la espalda plena
    sin mirar atrás
    por la orilla del olvido
    por el canto irresistible
    del mar.
    Un beso con dolor
    desdemicorazón

    ResponderEliminar
  2. Incauto! ella no es, además es más linda, más, mucho más...

    ResponderEliminar
  3. Igual la veo en todas partes, en mi corazón...

    ResponderEliminar
  4. si, está también en el mío. Y laquieromucho. me despierto solo para leerla porque está tan lejos y sé que con solo estrechar sus manos me hablaría tanto del calor de su amistad.

    ResponderEliminar
  5. a medida que pasa el tiemposinsabernadadeti
    tequieromuchomás
    mehacestantafalta...
    amordemisamores
    dolordemisdolores

    ResponderEliminar
  6. que hermoso escribes gaviota, tu sentir está en el aire.

    Mery

    ResponderEliminar

Huellas.