A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 1 de mayo de 2007

No PermiTas que Llore.




Amor mío
El viento que baja desde los montes
Agitando flores y ramas
Me trae un rumor extraño de hojas
Ladrar de perros, voces lejanas.

Respiro hondo…

Pasan rostros, miradas, voces y
Manos que me saludan…
Desde el principio hasta el fin
En todo busco algo tuyo
Pero nada se parece a ti.

Porque tú eres un árbol
Grande y hermoso
Cuyas raíces…
Sembraste en mi cuerpo
Y en mi corazón
Enredando en él mí alegre
Juventud de pájaro cantor.

Como me duelen mis días
Y mis noches tan solas y frías
Me duelen tus manos
Llenas de mi cuerpo
Pero me duelen con alegría.

Porque tú me amaste
En el lecho de jara y romero
De amapolas de sangre
Y de margaritas blancas y
Amarillitas.

Cuántos atardeceres rosados
Cuándo el sol agonizaba
Detrás de los montes
Tú y yo…abrazados…

Sumergidos en un mundo raro
Veíamos el ir y venir
De las mariposas de nácar
Y las libélulas de alas de oro.

Saltaban los peces de plata
En el agua cristalina
Y todo el lago…
Se llenaba de mis risas.
No permitas que llore…
Sola e indefensa en mis faldas
Que temo que la dura noche
Siga siendo tan larga.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.