A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 12 de mayo de 2007

Porqué No...


Mientras me piensas

o yo te pienso,

en ese breve instante

ya nos convertimos en algo,

ese algo al que le faltan...

Dos miradas, dos manos,

dos labios y el desnudo de la noche.

Aparezco y desaparezco

de repente, tantas veces

tras el infinito abrazo de la distancia,

que sin mi cuerpo me sientes,

me sueñas y me deshaces,

atrapada en este aire

tras el silencio de mi nostalgia.

Porqué no cuerpo, porque no caras

porqué solo entre aire, me señalas

en tu madrugada, como vacío que nos separa.

Porqué silencio, porque no el habla

porque me miras desde tu niebla tan lejana.

Porqué te abrazo en mis poemas

así, como un hallazgo,

sin ser mío, ni darte ni a mi ni a nada

como ese verbo que se levanta,

ya no hombre, ya no tacto, ya no sabor,

solo distancia,

como lejana luna que me desarma.

Vaciando mis manos;

y mis ojos de palabras, voy dando

manotazos al aire para notarte,

y dejar que el mundo se abra,

por si así puedo alcanzar

un trocito del halito de tu alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.