A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 17 de diciembre de 2007

Aquel Beso.

Qué lejano es el roce

de tu boca en mi boca,

pareciera la sombra que

anhelante me toca,

la luna de la noche

más que tú me roza,

su luz inmensa

se me encerró en el pecho,

y me latió encendido

el pulso con el fuego,

se me rompió el amor

la espera y el tiempo

y en el silencio,

quietos…

se quedaron tus besos.

Y todavía los busco

en las aristas del sueño,

el tiempo amor,

hace piruetas

sobre el anhelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.