A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 24 de febrero de 2008

Desconcierto.

A veces parece que jugamos al desconcierto, tú me dices, no te creo, y yo te prometo…

¡Qué absurdo¡ pienso, estamos ya grandes y parecemos dos nuevos.

Ya está bien de entrar y salir en el círculo de los idiotas sin más poder de decisión que el silencio y la quietud.

No sé en qué calendario miramos ambos los días, que revolotea desorientado con sed de respuestas, ese que me muerde el corazón cada noche, me asusta y me hace daño, ese que me sube por la espalda como una caricia y que luego me deja los pies ensangrentados de subir y bajar los peldaños sin descanso; no me gusta el reloj ni los peldaños, no puedo medir el tiempo con las agujas de tu ausencia, se detiene y me hace ausente, hoy es invierno pero mañana se turna el tiempo entre hojas y vientos.

No sé que hacer para guardarme de la luna, no encuentro el espacio para cobijarme de los sueños, sueños, sueños sueños…

Hoy es Domingo, un día más, los otros no tienen nombre, yo sí, soy Antares, la estrella más brillante del Universo del desconcierto.

2 comentarios:

  1. Desconcertentemente... brillas.

    ResponderEliminar
  2. Antares será la mas brillante del "Universo del desconcierto" como dices, niña mía, pero no del Universo. La que mas brilla es Sirio, de la constelación del Perro mayor. Antares sí que es una gigante enorme y roja, quizá la mayor estrella que se conozca.
    Besos desde Orión

    Tabit

    ResponderEliminar

Huellas.