A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

lunes, 13 de octubre de 2008

Dices que Soy.



Cuando te encuentro, es ese instante preciso que no te reconozco, siempre es así, es como si las cosas tuvieran tanta fuerza que fueran por ellas solas, tú siempre serás tú, en ti y por ti misma, arrastras con tu fuerza, con tu sutil y peculiar forma de andar por la vida.
Pero apenas tus ojos rozan la cuenca de los míos, vienes y vas y te asomas desde el fondo de mi materia y vienes y te vas y vuelves como la lluvia que riega la tierra.

Te miro de reojo y saltas sobre mí, como el llanto y la risa, impuntual y precisa, me dices hola y te vas, me dices hasta luego y regresas, como la pena y la alegría que tantas veces vuelve… inesperadamente, o tal vez como esa imagen tuya que está ya prendida en mi retina.

Y nunca podré pasar sin tu sorpresa, ni el desvarío que me has regalado desde que te he conocido.
Seguirás pasando de tu corazón al mío, la sangre que corre por tus venas y sentiré tu huida y tu regreso apenas.

Mi alma se sorprende a tu paso cuando por ella transitas y te resbalas, pero te reconoce y asimila que es mayor tu brevedad que tu costumbre, y no intenta retenerte porque ya sabe que siempre vuelves, cuando el olvido alarga demasiado su ciega sombra en los seres que tú transitas, y se alegra aunque no sabe porqué tantas idas y venidas, se muestra siempre agradecida.

Y yo que mi cuerpo por ti late constantemente me dejo llevar por el instante.
Después vuelvo a las cosas, a mirarte y a mirarme, como respiro tu mismo aire, como te cuelas en mi memoria, como si fueras un paso de nube transitoria que a la vez me deja siempre su custodia.

2 comentarios:

  1. Cabría preguntarse tantas cosas. Por ahora me quedo con las hermosas sensaciones que me ha dejado la lectura de este magnífico y enigmático texto. Gracias karol_a.

    ResponderEliminar
  2. Publicas mas rápidos que mis comentarios:

    Tu y tu "muso" son uno en si, son uno al otro, como mano derecha y mano izquierda.

    Leí una parte sobre la lluvia y me encanta esa forma de la lluvia que viene y va cuando le da su gana, es por eso que cuando llueve, como lo hace ahora mismo en mi pueblo, nos sentimos muy bien..

    ResponderEliminar

Huellas.