A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Ay el beso.

Siempre he creído que un beso puede ser profundo como un pozo o un océano, que hay que saborearlo lentamente para encontrar el gusto del otro, sabor inexplorado que nos hace amarlo, besar se parece a levantar la cabeza bajo la lluvia y permitir que las gotas caigan en nuestro rostro, convertido en tejado, en terraza, mientras las acogen los labios y se las tragan poco a poco, como ese beso envuelto en temblor de hoja en el cuerpo, cuando el mundo y el universo entero se detienen, un beso eterno pero que durara solo un momento, siempre con sabor a poco…
Ay el beso, qué tendrá el beso, ese gesto cabalístico, sensual, ignominioso, provocador, apasionado que endulza unos labios.

Te llevará el viento dolorido un beso
Con alas de fuego llegará hasta ti
Pero tú, inconsciente del amor que siento
De frío en tus labios dejarás morir.

1 comentario:

Huellas.