A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 6 de febrero de 2009

En el Barco Dorado.


A la mar, a la mar
a la mar yo me embarco,
en el barco dorado
de Antonio Machado…
nadando en poesía…
tremenda travesía…
así me beba el coraje
de ese ancestro tan diestro
en genio y poesía…
que me vaya instruyendo
en la tormenta que ruge,
en la prisión del silencio,
en la cadencia en la nota,
en la pasión en el verso…
que me enseñe a ponerle
a la vida… mi vida…
la rima, la rima,
y el acento del ritmo
en papeles desbordados…
que dibuje mis pupilas
que me roce la boca
que dibuje mis manos
con el viento jugando
en honda poesía…
que me enseñe y me preste
su sabiduría,
para que así yo abandone,
mi escritura torpe…
a la mar, a la mar
en el barco dorado
de Antonio Machado…
arrancando al poeta,
su flujo, su sal
y su océano…
a la mar, a la mar,
aunque sea a nado…

2 comentarios:

  1. Qué bonita poesía vas llenando el ancho mar con tus letras.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¿Quién pide lo que ya tiene? ¿Qué pides al maesro Machado si, de leerte, te admiraría?

    El fondo de tu blog es como la noche, acogedor como la noche, incierto como la noche, desafiante como la noche, silencioso como la noche...

    Gracias por tu arte, esta vez teñido de melancolías y dulces tristezas.

    ResponderEliminar

Huellas.