A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 22 de marzo de 2009

Al Otro Lado.


En ocasiones me voy al otro lado de mi mente, y escucho otra poesía, esa más concreta de los pensamientos hambrientos, ansiosos por salir, guardo silencio, y me contemplo, contemplo el tiempo, las ideas, el viento y mi voz callada hablándome por dentro y camino por los renglones de mis sentimientos, por las aristas de todos los reflejos que se cruzan y los uno y los amaso para luego darle forma en mis manos.
A veces es difícil atraparlo todo, porque hay cosas que son ráfagas de luz rápida o son rayas en el agua que solo pasan una vez en tan solo un instante pero que llenan un océano, otras veces son ventanas abiertas al viento de mis sentidos y se abren y se cierran sin darme tiempo a atrapar alguna vista hermosa, lástima que en las estancias de mi mente, no haya un espejo.
Y otras veces siento como si luciérnagas sonrientes saltaran de una neurona a otra bajo lo absorto de mi descuido o saltan en medio de mi semiinconsciencia antes de que céfiro me atrape el pensamiento y lo convierta en sueños, me lamento de el tiempo, ese saqueador de mis días y mis noches que no me da respiro, al menos ese que yo quiero, como un viento y no como un suspiro…
Luego está el sueño, ese que echa los barrotes silenciosa y lentamente a la puerta de mis ojos, que me encierra en un mundo de semejanzas, y me lanza a moverme por los cielos, por los mares, por la tierra sin salir de mi propia cama, entonces me pierdo en mis sueños y a veces no sé como, me despierto, como si esos barrotes tuvieran una banda sonora que me alerta y me despierta para ir corriendo tras la pluma, no tengo alas y vuelo y cruzo la zona de diamantes soñolientos en plena madrugada y me envuelve un universo estrellado e inmenso donde despierto de pronto y a escribir me siento… y siento como se estrellan las olas y revientan en mi, y sucede que me encuentro entre el mar, la tierra y el cielo y las estrellas observo. Luego me encuentro con un montón de renglones torcidos y en desorden que aún con los recuerdos, serenamente ordeno.
A la mañana siguiente me gusta despertarme con el sol entrando por mi ventana como hoy, esa luz que es el primer surco del día, que impulsa desde arriba, me despierta los oráculos del sueño y me camina y antes que el paisaje va dándome figura, así una mañana y otra antes que nada, iluminando ese trocito de espacio donde pongo mis pies cada mañana.

6 comentarios:

  1. Desde hace mucho tiempo digo que las dos actividades genéricas más enriquecedoras son descubrir y crear. Descubrir mundos, pequeños o grandes, que es lo mismo. Crear lo que sea, de la nada, dejarse llevar por ese fantasma y esa bruma que te conducen por terrenos desconocidos para acercarte a algo que eres tu y, sin embargo, te resulta ajeno –como un injerto-

    Has descrito maravillosamente ese instinto que te lleva a crear, ese apasionamiento por dar forma a una nueva realidad, a dar concreción a lo que tan solo es idea presentida.

    Y he sentido ese mismo apasionamiento mientras te leía, he de reconocerlo…

    Por cierto, yo también me he levantado más de una vez para escribir. A parte de escribir casi en cualquier sitio. Realmente es un gran placer…

    Un gran abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Gracias SUri, tus comentarios son como una inyeccuón de ánimo en mis escritos, de cariño, a veces cuando estoy algo triste tú me animas y cuando estoy normal o bien, me haces sonreir, gracias, muchas gracias por ser como eres y ser mi amigo.

    Yo escribo en muchos sitios cuando salgo de casa y por supuesto en las servilletas de los bares si no llevo agenda o libreta, en el trabajo, pero te diré algo, en la de mis padres del pueblo, hay una pared al final del patio que separa el campo de mi casa,pintada en blanco que allí escribo siempre y está llena de poemas y escritos míos, allí siguen y no se borraron aunque llueva, es una maravcilla, hay poemas hasta de cuando yo tenía 12 años en adelante.
    Bueno Suri, un abrazo y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Cuida esa pared porque encierra parte del secreto de lo que hoy eres y otra parte del secreto de lo que serás.

    Cuida esa pared, pero empieza con otras paredes si no lo has hecho ya, reales o imaginarias.

    Gracías y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya empecé otras paredes, las del día a día de ahora, yo sigo, no tengo pensado parar, aunque cierre el blog, que ese día llegará.
    Un beso Suri y gracias por tus comentarios y lecturas.

    ResponderEliminar
  5. Mágnifico relato sobre el espíritu creador y sus ardores. Precioso, Karol_a.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ruben amigo , por estar siempre cerca de mis letras.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Huellas.