A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 28 de abril de 2009

Sin Noticias de Dios_3

A Thomas lo conocimos en un semáforo muy transitado por nosotros, vendiendo pañuelos de papel, siempre le comprábamos y siempre se los devolvíamos para que no tuviera que comprar más…
De tantas veces ya nos conocíamos y charlábamos y nos preguntábamos por la salud…siempre recibía nuestra ayuda tan necesaria y él nos despedía con gesto agradecido y sincero.
Cada vez estaba más delgado y en su rostro se le veía el cansancio y a veces el desespero, algo que no impedía que nos recibiera con una sonrisa amplia, Thomas es alto y amable, tiene unos inmensos ojos tristes y una sonrisa ancha y morena.

Un día de esos no le vimos, al otro día tampoco y ya en uno de esos días de ausencia, decidimos parar el coche y buscarlo, la decisión de mirar que le habría ocurrido fue de Ángel uno de los amigos que más se implica, un chico abierto, agradable, cariñoso, generoso y solidario, todos los que le conocen le quieren, es incansable en ayudar al prójimo, sin distinguir a nadie, pero se esfuerza en el más necesitado. Es profesor de idiomas y canta en un grupo, toda su vida ha estado metido en la música y que por cierto canta muy bien, algo que siempre que tiene ocasión suele inculcarle a los más jóvenes, su mujer Sara, una chica estupenda, sensible,( a los dos los quiero muchísimo), está ahí siempre apoyándole en todo, sensibilizada y emocionada al conocer la vida de este chico y de otros que como él sufren la misma situación, los hay que son gente preparada, que son expertos en música, y que incluso tienen estudios logrados a base de empeño y sacrificios.

Como decía Ángel aparcó su coche y se acercó a Thomas que estaba sentado en un portal cercano al semáforo, estaba apoyado en la pared con los ojos cerrados ardiendo de fiebre y de tos.
-Chico ¿Qué te pasa? ¿Te encuentras mal?, él abrió los ojos y dijo que le dolía la cabeza y no tenía fuerzas para estar de pie, seguro que ni habría comido nada.
Ángel le ayudó a levantarse y le dijo ¿Porqué no vas al médico?
_ No, no me entiendo con él, no me sigue en Inglés y yo tampoco a él en Español, por supuesto Thomas y él se comunican en Inglés, por eso entre otras muchas cosas estos chicos se acercan más a Ángel porque se dirige a ellos en su idioma, entonces le llevó al médico y lo llevó de vuelta a la casa donde vivía Thomas que compartía con otras personas en sus mismas condiciones infrahumanas, sin nada con qué taparse, paredes llenas de humedad y casi sin muebles y lo que es peor sin un trozo de pan la mayoría de las veces, Ángel le llevo las medicinas, ropa de cama, comida y ropa para ponerse de abrigo y fue cuando todos empezamos a preocuparnos por él.
Y a través de Thomas también ayuda a otros compañeros en todo lo que puede, se ha convertido en un gran amigo para ellos, pero no está solo, también están los amigos de Ángel, y los míos, y yo, ayudamos en todo lo que podemos, está Ángel, está el policía, el empresario, el dueño de un restaurante, está el pintor, la abogada amiga, está Sara que ayuda a su marido… y no es que pensemos que vamos a cambiar al mundo en un intento, No, que ojala, pero una gota, otra gota y una más pueden llegar a ser mar, y un grano de arena, otro y otro más pueden ser la playa donde ellos desembarcan en pateras y no porque quieran, sino por el mal reparto de las riquezas de la tierra.

Todo el plantel de la ley y encargados de las delegaciones de inmigración, no lo ponen nada fácil, a veces se llega a ser cruel pidiéndoles lo que ni siquiera contempla la ley, hay de todo, gente mala y gente buena que entorpece la buena labor y la voluntad de otros, pero ahí estamos, sin interés de ninguna clase, poniendo el corazón y sintiendo vergüenza de que seres como nosotros, con los mismos derechos, se encuentren en semejante situación sin la más mínima culpa, más bien la tendrían los dirigentes de su país que no mantiene a su gente dignamente en su sitio de origen, el pastel solo es para los que lo reparten, y si reparten… La religión divide en dos a Nigeria. Durante los últimos 20 años, los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes han dejado cerca de 12.000 muertos. A esta guerra de religiones se suman los conflictos étnicos y la lucha por el control del petróleo.

Abrígate mi hijo,
llévate esa poca comida…
¡no mamá, se va a mojar!
No te descuides mi niño,
que aún eres muy chico…
si mamá, ahora tendré tiempo
de madurar,
te has vuelto loco mi niño
y te quieres echar a la mar
sin barco para navegar,
no te preocupes mamá,
ya sabes que sé nadar…
El éxtasis de la salida en la mirada,
la muerte mojada a la espalda,
¿Dónde vas?
No sé, toma mis pagas de todos los sudores
de años, semana tras semana
y llévame a España…
lágrimas ardientes caen las primeras al agua,
dame un beso mamá…
algún día sabrás si al fin,
pisé la arena de alguna playa.

2 comentarios:

  1. Ya sabía yo que tenías que ser un Ángel.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rubén, gracias amigo por tus bellas palabras, pero no, nada de eso, solo soy una persona con corazón, que tiene muy claro que todos tenemos derechos iguales y también todos nos merecemos al menos una ayuda para caminar en caminos abruptos, la solidaridad es una palabra que hay que machacar, quien sabe si un dia somos nostros, la vida da muchas vueltas y te aseguro que yo lo hago con sumo placer, no hace falta ser un ángel, solo ser...
    Un beso amigo, gracias por venir.

    ResponderEliminar

Huellas.