A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 4 de abril de 2009

Voy a buscarla...


Te hallé y fue intuir
que te he buscado desde siempre,
estabas allí, alineado con mis pasos,
y aventajaste el trasiego de mi ser,
hasta hacerlo tan ínfimo
que no pude abarcarlo…

Una rosa queda sobre el piano, huye su aroma del mismo modo que huyen mis miedos, silenciosamente nuevos…
huyen, y no a mis pupilas, más allá… la luz pesa y araña el blanco y el negro de sus teclas, me atrapa la pluma, me para la voz…
No en los espejos de mis ojos donde el llanto acude, donde el gozo alumbra, más allá…
Más allá de mis ojos, más allá de tus ojos, donde las miradas se encuentran y se unen y se guiñan, disueltas en una pureza inconfesable cruje el adiós como las hojas muertas, es más fácil esconderse tras el beso de la indiferencia que mostrar garras de cristal al invicto dragón que nos gobierna, adictos somos al disfraz que oculta el rostro y el gesto…

Mañana, mañana te cuento de qué vestí mis temores, hasta cuánto te viví y porqué te quité la vida. Sé que un día emergeré de tu memoria cuando ya los vientos murmuren soledades, la vida es corta y arrepentida… un día le pondré mis labios a un recuerdo besándole la mejilla, mientras tanto, voy a beberme la luna llena, ese súbito destello que anquilosa mi voluntad elástica, basta saber que a ti te apetece mi silencio. Abdico… porque omnipotente es, la siempre dulce intransigencia…
Pero ahí está el alfeizar de mi ventana para que recuestes tu desasosiego o el canto blando de mis letras… o el reflejo de mi alma, como esas ventanas abiertas donde entran cuando llueve esas pequeñas gotas iluminando mis ojos… las ventanas cierran, los ojos lloran…y ese aire, y esa necesidad, a las puertas de tu vida… y esa espada de duelos y ese escudo para protegerse de nada…y sobre mi, todas las armas…los pies mojados regresan a casa, después de cruzar todos los mares en una tarde de primavera, quedan atrás unas manos de inocencias llenas y una voz pequeña… y una apariencia…¡Qué horizonte tan lejano el de mi sonrisa! y qué calendario para exponer un evento diario, tan estudiado… dónde, cuándo, porqué…

Luego te cuento, cuando rescate mi alma de ese ladrón sin piedad que me la ha robado, porqué aún tengo que encontrarla… entre los rayos de plata de alguna noche de luna… o corriendo por las praderas celestiales… ¿alguien lo sabe? ¿Quién la ha visto sin decir nada?
A lo mejor está enganchada al sol, cegada por un amanecer, quemada la piel de sus alas, hecha jirones la piel de los sueños… pobrecita mi alma… tengo que rescatarla…me haré viento para buscarla, me haré agua para saciarla, o rayo de luna en la noche clara, o me haré canto de poesía recitada para que me escuchara, o llanto para entrar en sus ojos, o risa para reír en sus labios, o manos para acariciarla...

4 comentarios:

  1. que hermoso :)

    que genial tambien que tengas tiempo para escribir a diario ... yo ya no puedo :(


    un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola Martyr, me alegra verte por aquí.
    Bueno cuando gusta algo, sacas el tiempo de dónde puedas, siempre algo queda, pero te confieso que escribo en el trabajo, en las servilletas de los bares, en la cama, y hasta con la mente... Gracias por venir. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso texto, ilusionista.
    Creo que ya rescataste tu alma, se necesita una para escribir tan hermoso ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Gracias Seseum, eres muy amable, si, se necesita una, además te la pueden quitar y llevarsela pero queda en ti , es como cuando copias y pegas en el pc, copias y la arrastras a otro sitio, pero sigue quedándose en el mismo sitio, aunque dentro sientas que te la roban, que se la han llevado, ah jaja vaya me he enrrolado no Sem?
    Gracias de veras por visitarme, estuve por tu blog y me ha gustado mucho.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar

Huellas.