A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 2 de mayo de 2009

Yo Tampoco.


Un día tampoco yo, quise levantarme
de aquél presente entonces
en que en las noches de invierno a verano,
andábamos sin habernos siquiera ni intuido…
no te he visto, pero quizás te haya imaginado
empozando tu llanto, en esa vasija sin fondo
que guardaste y que aún andas sacando,
en ese frío y lejano traspatio de tus recuerdos.
No sé, quizá aún reniegues mi ausencia,
como yo reniego tu falta…

Y si, ojala fuera y te encontrara
exaltado en mi mirada,
con ese ramillo de jazmín y romero
que soñabas en mis manos,
con tu misma ingenua angustia
y mi infantil deseo
de contarte, cuantas veces en mis sueños,
he dormido entre tus brazos…
y no te imaginas cuantas otras
te recorrí como viento
en la madrugada
hallándote loco y taciturno
entre las sábanas… si, cuantas veces,
me agarraba a la certeza
esa de la que tú hablas,
con cada beso que estallaba
en aquél soñado horizonte
donde tú tanto me aguardabas…
con la más loca de tus ansias
y la más impaciente de mis ganas.

Esas que nunca hemos saciado,
con esas manos nuestras
envueltas de alba,
es cierto, tú lo dices,
tráeme mi niña
la luz de tu mirada triste,
tristemente lejana…
que la oscuridad espera, y es larga…

3 comentarios:

  1. Reciproco sentir, cuando ya no queda nada, ni siquiera lo que fueron o lo que quisieron ser, siendo simplemente dos extraños en una comunión fría y austera, con las miradas perdidas, esas lejanas de la que hablas, ya ni siquiera se cruzan, porque solo de pensarse se vuelven crueles vestigios de la rabia morbosa, que en algún momento puede reventar, y herir todo a su alrededor, por eso es mejor prevenir y cortar por lo sano, tu en tu vida yo en la mía, quedando los recuerdos que de ves en cuando nos hacen volver atrás y reflexionar sobre ese presente con una enrarecida nostalgia perpetua.

    Saludos
    Ahora de la Isla Grande de Chiloé

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan Pablo, gracias por venir.
    Bueno no sé, creo que cuando una persona lee, toma las cosas a veces distintas a como otro las escribe, no es el contenido acorde con lo que me comentas, en realidad no quise decir lo que pensaste, en este poema hay amor, lejano pero lo hay, no son recuerdos, es lejanía obligada, es la imposiblidad de llevar a cabo lo que se quiere, lo que se anhela, y por supuesto lo que no hay es rabia, es la historia de dos personas que se aman en la lejanía, por eso dice" ojala y te encontrara exaltado en mi mirada... bueno de todas formas el poema es como se lo quieran mirar o leer, ahí está expuesto, pero creo que no miraste su fondo. :) gracias Juan Pablo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Llegar con las manos envueltas de alba, hermosa manera de definir esa llegada.
    Me gusta como escribis, es un placer pasar por aquí y leerte.
    Besos

    ResponderEliminar

Huellas.