A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 7 de agosto de 2009

Conversaciones con Jadír.

Ayer me decía Jadír que la vida se compone de ausencias, que como todo va pasando, incluso nosotros nos hacemos de ella, ¿Acaso no es obvia de tanto y tanto repetirse?


Y no es que sea razonable, pero son al fin y al cabo razones y siempre van cargadas de motivos, o a lo mejor son motivos que se apoyan en razones para sentirse razonables…que es absurdo… vale, pero son evidencias que no queremos entender y que muy a pesar nuestro, siempre ganan.


Todo radica en que no somos dueños de nada, ni siquiera de nuestra vida, aunque parezca lo contrario, lo que tenemos hoy, no sabemos si es también para mañana.


Tenemos una vida pero no disponemos de ella, no sólo somos nosotros quienes movemos sus hilos, que es incompresible… cierto… quizá algún día podamos disponer de nuestra vida, en vez de ser ella la que disponga de nosotros.


No sé qué decirte si es el azar o es eso que llaman destino y en el que yo no creo, o verdaderamente hay alguien o algo que infinitamente dispone de ella y de nosotros, si es así, es una broma pesada de algo o alguien con malas intenciones…- se ríe-


Hay casos y días en los que estamos receptivos, y si no nos cuadra nos negamos a entender, pero casi nada cuadra en esta vida, así que es fácil no entender.


Yo no sé que pasa que se busca y no se encuentra y el mal sabor llega a la garganta, porque hay cosas que no son para el paladar, y no estamos en posesión de todos los refuerzos que se necesitan para la lucha, por lo que puedes muy bien volverte una escéptica, o te haces una borrega o sustituyes el bio chip o te cuelgas en una percha dentro de un armario, como un escudo o un consecuente cómodo, pero yo no soy así…le dije.


Tendré que hacer las paces con el mundo, perdonarlo y perdonarme en esta guerra constante, pero ya podría ser un poquito más blandito, justo y agradable y soltar alguna vez la locura de la imagen…


Y es que yo no sé estar en el círculo concéntrico, a mi se me notan demasiado los sueños, aunque creo que el círculo es intraspasable, es impuesto, y parece ser que sin críticas ni juicios.


El mundo está hecho de sabores- decía mi abuela cuando fabricaba sus mermeladas- la tristeza tiene un sabor amargo, el egoísmo en cambio es sumamente dulzón, el miedo es agridulce, el fracaso sabe a rayos, y así todos los sabores que podríamos encontrar, solo el amor a pesar de las mezclas de sabores que elabora, consigue casi siempre su justo paladar,-mientras dura- y el sabor de la muerte que nadie nos contó ni nos vino a explicar, es impuesto, imprescindible y por supuesto indiscutible y nada reversible, sabe a eternidad…

Aunque hay quien dice que hay muchas clases de muerte, y que cada una tiene un sabor diferente, es tan incomprensible como la vida, pero menos mal que esta, está llena de matices, de imprevistos, de milagros, y sorpresas, y no siempre gustan pero a pesar de todo, la vida es bella…

Será porque sabemos que no tenemos otra opción, y nos agarramos a lo que conocemos, y no nos queda otra, o la tienes a ella y buscas su belleza, o te sumerges en la más estricta nada toda la eternidad…


¿Tú crees Jadír que realmente la vida en algunas personas que tienen tanta hambre y sed de pan y de justicia, les parecerá que la vida merece ser vivida?


¿Crees que el dolor pare cosas bellas?


Dicen que los poetas que escribieron bello sufrieron…


Todo viene en el paquete princesa- dice Jadír- los sabores numerosos y mezclados que decía tu abuela, y de eso está hecha la vida de los mismos sabores que has empezado a enumerar, nadie dijo que la vida solo conociera el sabor del azúcar…

O lo tomas o lo dejas o como dices, te pones un escudo donde reboten las cosas, pero tú no sabes de eso, tú eres tierna, sensible, aunque seas tan crítica… pero en ti predomina el sabor del cariño, te implicas… es sencillo quererte – me dijo como si hablara para él- a veces eres poesía pura, otras una música y muchas otras veces eres un vendaval que refresca y arrolla, tú disfrazas el temor, pero sobre todo, eres mi mejor amiga, la más y la mejor…


Y entre luceros y estrellas siempre dices adiós y siempre dices hola.


Me gusta que seas así, partícipe, presente y constante, eres imperfecta y leal.


Me encanta hablar con Jadír, le da un significado a las cosas distinto, y consigue que las sombras solo pasen rozándote… Gracias mi querido amigo Jadír.

1 comentario:

  1. ¿Qué es la vida? Alegrías entre muchas tristezas, dirían unos. Otros dirían, tristezas y alguna alegría.

    Lo más fascinante es que todos -sin excepción- tenemos razón...

    ¿Cómo es posible? Porque cada cual elije y degusta su menú.

    Más importante que los platos que nos ofrece la vida, es elegir los platos que queremos uno y otro día elegimos para ser degustados con detenimiento.

    La vida dispone el escena, pero nosotros nos movemos dentro de él.

    Delicioso vuestro plato. Un gran abrazo a los dos.

    ResponderEliminar

Huellas.