A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 5 de agosto de 2009

A mi Lado


Hoy en el hospital, se me agravó tu recuerdo, se me escapó el llanto entre las pestañas, velándome la mirada, luego de secármelas, apareció la espera intercedida de silencios.


Tuve tiempo para navegar sin rumbo por mis pensamientos, sin embargo tu presencia reventaba las nubes en la ventana, ha hecho un sol de escándalo, en cambio, ha llovido tristeza desde las córneas de mi océano y ese silencio se ha llenado de voces calladas y de sonrisas sin gestos.


Tempestades amenazaron mis ojos de verde húmedo.


Y las manos, vacías, siembran caricias sin tacto, y parecía que todos los caminos se rompían bajo un vendaval de ausencia, y no sirven los ojos para mirarte el rostro, se balancea la voz en medio de la impotencia y de la rabia.


Hoy te eché tanto de menos…


Pero ya aprendí que la boca también sirve para pronunciar palabras calladas y que el corazón es un mago y sabe hacer pentagramas de abrazos y que se hace valiente resguardando el cariño para mostrarnos siempre el lado oculto de la esperanza, esa que destila y expulsa la rabia después de guardar el luto y el fracaso…


Hoy a pesar del llanto, el silencio y tu falta, te sentí a mi lado y me llenaste de amparo…

7 comentarios:

  1. Encontronazos de sentimientos, una ausencia que duele, impotencia, rabia... y esa sensación final de amparo, que muchas veces nos cuesta encontrar.

    Bello escrito, duro, pero bello.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Estando..estoy
    dando..recibo
    queriendo..me quieres
    tu cariño..mi maxima
    no necesitas llamar
    te intuyo..y me acerco
    pero no confundadamos
    te quiero tanto
    como una hija
    una amiga
    una hemana..una gran amiga del alma.Te quiero

    ResponderEliminar
  3. Ausencias... Ausencias... Ausencias...

    Los seres humanos somos como trocitos de papel de un mensaje secreto que necesitamos unirnos para cumplir su encargo. Y el mensaje somos nosotros mismos y lo que sentimos.

    La llamada del alma a la comunión y al hermanamiento o la llamada del corazón a la seducción y el enamoramiento es irresistible -hasta arrolladora-.

    Ausencias… Ausencias… Ausencias… Por suerte, como bien dejas escrito, la ausencia nunca es total. Yo diría que, a veces, la ausencia es compañía.

    ¿Necesitaré hablarte de la belleza de lo que escribes (estilo y mensaje)? No ¿verdad?

    Por cierto ¿qué haces en un hospital…?

    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  4. quizas la belleza resida en esas palabras , que ahogan en el alma, que cuando surgen lalen como suspiros, un besito preciosa

    ResponderEliminar
  5. Sí, como bien dice hargos, allí esta la respuesta amiga, en la belleza de tus letras y sentir.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Increible. Tu nivel esta mejorando notablemente. Bien por ti.
    Jorsh

    ResponderEliminar

Huellas.