A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 25 de septiembre de 2009

En la Espera


En ocasiones la espera, pierde su encanto, porque llega a ella la impaciencia y la estropea….


Inexplicablemente una inquietud se apodera de todo el cuerpo y no puedes estar quieta…


La inmovilidad duele, y alarga la espera…


Luego si la espera desespera, es un momento difícil, no sabes si ir o venir…


Toda esa inercia que se ha ido acumulando, le cede luego el paso a la duda y esta pregunta…


¿Es inútil la espera o lo es la impaciencia?


Que opine quien quiera.

8 comentarios:

  1. A mí no me gusta hacer esperar... pero tampoco esperar más de la cuenta. Y la impaciencia la llevo de serie. Aun así, creo que casi nunca es inútil esperar... y sí desesperar.

    Besos... esperanzados :))

    ResponderEliminar
  2. ¿No es cierto que si la espera se acompaña de la impaciencia es porque nos anima una expectativa sana y esperanzada de algo que se desea? ¿Y no es más cierto que si ese deseo es la promesa del ansiado (re)encuentro, la agitación torna en inquietud y la inquietud en desvelo?

    Ciertamente no nos valen promesas cuando se quiere, ni nos valen imaginaciones, ni nos calman las promesas: se necesita reducir el aire a la nada y entregarse al abrazo entero que achica los espacios. Y se necesita arroparse en caricias y roces... y sentir el calor de las mejillas que arden... notar el perfume de las lágrimas que recorren horizontes... y desparramar besos en un loco afán de sorber lo que hasta hace un momento fue un anhelo...

    Es cierto: ¡cuánto cuesta en ocasiones recuperar el equilibrio y la mesura! Pero el alma no conoce de límites ni de fronteras... no se pierde en el espacio ni se evapora en el tiempo... Esta ahí, perpetuo y presente... No hay espera, hay impaciencia...

    Una vez más pedir disculpas. Pero estas meditaciones tuyas son un irresistible tentación...

    Un gran abrazo, mi querida amiga.

    ResponderEliminar
  3. La pregunta carece de objeto.
    ¿Qué debemos esperar, o sobre qué podemos impacientarnos?
    La trascendencia de aquello hará inutil la una o la otra.

    Aunque te entiendo... nada es trascendente a priori.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Qué sabias palabras amiga...

    Pues yo creo que es inútil la impaciencia... Y la espera adquiere sentido cuando conservamos la fe en que la vida es infinitamente sabia y que pone las cosas en su sitio, en el momento indicado...

    besos miles!!!! y todo mi cariño..

    ResponderEliminar
  5. Vaya que interrogante planteas, al leerte sentí una profunda contradicción en mis instintos, pues se que cuando deseo o espero algo lo quiero ya.
    La incertidumbre, la espera me trae temor, oscuridad y silencio, y en cierto punto dependencia por lo que considero que esta al venir.
    Detener el tiempo tal vez nos permita un reencuentro con nosotros mismo… en estos momentos me hastía la espera probablemente debido a mi eterna impaciencia.

    Buena pregunta, me voy con una duda que espero resolver con prontitud.
    Bella Pagina

    Esmeralda

    ResponderEliminar
  6. nosé porque no tienes más comentarios eres una gran escritora ademas de parecer una mujer encantadora y muy interesante

    ResponderEliminar
  7. Hola amigos.
    Gracias por vuestro apoyo.
    Anónimo no importan los comentarios, yo no escribo solo para los ojos.
    Suri Tú si que eres sabio.
    De nuevo gracias a todos, un Abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Anónimo de todas maneras gracias por tus palabras, eres muy amable.
    Por cierto ¿ves que tengo pocos comentarios? pero son de calidad, lo bueno breve.
    :)

    ResponderEliminar

Huellas.