A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Un instante de Nostalgia.

La ausencia es llegar a ese lugar donde ataca la añoranza y se vuelve nostalgia.


Ausencia, añoranza, nostalgia… qué juego de palabras que llegan después de cerrar puertas y aldabas.


Suelen pesar en el alma.


La ausencia es como abrazar el aire sin encontrar a nadie, sin embargo cuando se nombra, es un nombre casi siempre lo que se oye.


La añoranza pasea por las entrañas desgarrándolas, y se acomoda, y te habla, y se hace sombra, y te acompaña…


Luego alargas la mirada y la dulzura y la ternura alivian la añoranza y se vuelve nostalgia, la parte más romántica de todas las faltas.


La nostalgia puede ser un instante concreto, aquél mismo en el que suben unos labios por la redondez de unos hombros, ascendiendo a ese cuello donde poder intuir los latidos del corazón, justo debajo de los lóbulos, se detienen con pasión y luego en un recorrido descendente baja hasta el pecho, allí todo tiene su lugar, el hueco donde se aloja una paloma, las dos cerezas oscuras y erectas de dos rosas fijadas en un lienzo blanco.


Y las manos, que se pierden en unos cabellos, el olor a sándalo y a romero de tu cuerpo y de mi pelo…se acopla hasta ser un solo aroma, como una hierba en verano donde te hundes y lo aspiras en un trago profundo y te sacias por entero… La nostalgia es capaz de ser ese instante en un desorden de unas sábanas, en el vuelo de una mirada, en el tacto del otro, las manos iniciando caminos, el punto preciso en que la piel tiembla si unos labios de rosa la rozan…


Una noche de Luna, que de ascendente sube a creciente en su justa medida,

Un desborde de sentidos que salen como salen los ríos de sus cauces.

Ni un milímetro libre de la piel de unos cuerpos amándose, en pleno desorden…

También puede ser un trazo de líneas, como si se escribiese con una piel sobre la piel de otro,en una sincronía perfecta.


Un mar de olas de luz que se esparcen por todas partes, teñidas de rojo sangre o del verde cálido de los árboles que oscurece el aire, entre el aroma a jazmín y a madera de dos pieles que se reconocen, dos bocas, que pronuncian palabras de amor que se vuelven nuevas en los labios.


Y entonces es la eternidad de un abrazo que se vuelve nostálgico en un punto amargo, mientras se refleja como en un espejo que ofrece de pleno, el rostro de la felicidad… y no hay nada en el mundo que tuviera tanta fuerza como ese momento que se reinventa en la arista de un instante de nostalgia… una forma de existir distinta… la nostalgia.


8 comentarios:

  1. Lo primero que he hecho al entrar al post es ver este video. Y me ha fascinado. No por lo que dice… No por la delgada línea en la que se mueven sus frases y palabras… Sino por lo que sugiere, por ese universo conceptual y, sobre todo vivencial (no existe la palabra, pero me la invento ahora mismo) tan rico en emociones que llaman a la alegría y al goce de cada segundo vivido. Debo admitir que no conocía esta película, pero es una fuente soberbia de aprendizaje e inspiración. Me quedo con la conclusión de la primera parte: hay cosas que sin ser prácticas (como el amor romántico) las hacemos porque nos hace sentir plenamente vivos. Lección que creo haber aprendido hace tiempo, pero que sabe increíblemente bien tal y como es relatada en esta película. Lo cual enlaza con la segunda parte, de la cual creo aprender que enseñar es describir un mundo fascinante. Siempre hay alguna experiencia humana fascinante que puede ser el recurso de una importante lección.

    Y luego he iniciado el recorrido por tu añoranza. Y he creído ver el amor fijo en un instante, como dormido, como si viviera eterno sin dejar de ser intensamente sentido. Y me pareció oír el rumor de una fuente, y en la fuente el agua corriendo, y en el agua el reflejo de antiguos besos. Y también creí ver imágenes de alegría, de patios, de sirenas, de niños jugando, de pechos ardiendo, de miradas oblicuas, de versos y versos, de amor culminado y eterno…

    En tus palabras creo haber visto tu sed y tus besos, y aquel instante doloroso y lejano -para mí desconocido- en el que el adiós recaló en tu puerto. Y todo quedó como dormido… pero jamás muerto.

    Y tal vez, mí querida amiga, mi imaginación decora mundos irreales y yo soy un loco de atar. Si es así, perdóname y recuerda que este loco admira tu arte y tu sentir. Y se llena de cariño cuando pronuncia tu nombre.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Suri.
    Tus comentarios son mejores que mis escritos jaja.
    Bueno en serio te digo y lamentándolo mucho, te equivocas, y aunque nada tengo que perdonarte, tengo que ser sincera y decirte la verdad, tu imaginación te la juega, no, no hay nada de eso en serio, la verdad es que no sé de donde puedes sacar todo eso que dices que ves, convencida estoy de que te estas haciendo una historia equivocada y por eso siempre pensé que escribir al público es arriesgar a que crean que todo lo que escribes le pasa a quien escribe y no, el que escribe tiene tanta fantasía como tú. Yo siempre lo digo, no penseis que todo lo que escribo es por mi, pues cuantos personajes tan distintos sería jaja.
    En serio de verdad Suri, creo que te estás creando tu propia historia.
    Un beso gracias por venir a leerme.

    ResponderEliminar
  3. Le faltó poquito para que sean trece. No obstante, su escrito es maravilloso!

    ResponderEliminar
  4. Karol_a: Si que le has puesto contenido a tan bello video.
    Lo fugaz de sentirse reconciliado con lo sublime hablando en plural.
    El recuerdo de lo que han dejado huellas a veces configura caminos que nos traen resabios de lo que en otros tiempos sentimos tan propio.
    Y la nostalgia de desandar caminos ya yertos en búsqueda de sensaciones que ya no nos son propias.

    Habrás notado que también he decidido y con gran placer albergarme entre tus letras.

    Besos
    Esmeralda

    ResponderEliminar
  5. Ausencia, añoranza, nostalgia... hoy son para mí como un cóctel molotov, todas entremezcladas, todas una sola cosa que amenaza con explotarme entre las manos.

    Un beso, niña.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Esmeralda, eres bienvenida. Otro beso para ti.

    Davo debes animarte, mira la vida desde el punto más hermoso, que ya sabes que lo tiene.

    Anónimo , uys por poquieto son trece jaja, oye que te pongas el nombre que no me importa, eres bienvenido ya lo sabes, total sé quien eres.
    Un beso también para el anónimo. :) Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  7. Con ese beso se completa!
    Gracias, te mando otros.

    ResponderEliminar
  8. Cuanto más recordamos, o a más personas conocemos, más podememos saber que estamos vivos, y no solo porque respiramos, sino porque tambien somos huellas....


    Abrazos....

    ResponderEliminar

Huellas.