A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

martes, 4 de mayo de 2010

Mira.


Mira, ¿las ves?
todo va cayendo alrededor,
la lluvia, las hojas, la nieve
las estaciones, los seres...
pero no ellas,
son las almas primeras
que suben tan altas
y nos esperan...

Mira, todo va cambiando
en este mundo colorido,
todo muda la piel
pero ellas,
cada noche comienzan...

Son las estrellas, y son eternas
empiezan y no acaban,
y como brillan
en la noche negra,
parece que quepan en un puño
de rotundas y pequeñas,
pero encienden la noche
en su grandeza...

Están ahí y no necesitas respuestas,
lejanas eternas, y parecen cercas,
ahítas de luz, llenas...
y son un poco de la tierra...
luceritos chicos que acompañan a la luna
reflejándose en los espejos del agua
y entrando por las puertas abiertas de mis pestañas,
llenando de brillos mis ojos... con reflejos de oro.

Son las estrellas...
que hacen estelas en el cielo,
y marcan historias a mis pasos
por los caminos descubiertos...
hasta reunirme con ellas.

3 comentarios:

  1. Estas estrellas tuyas son luceros que brillan en el corazón. ¿Cómo no verlas, si se reflejan en tus ojos cuando hablas de ellas?

    Esas estrellas -ese vacio que de luz incorporéa se llena- se alimentan de amor y de ausencia... Y a la postre son nuestras más fieles compañeras. Porque al final, todo va cayendo, pero el reflejo de su presencia es eterna...

    Un precioso retrato del amor y de la ausencia -que no es ausencia en realidad- el que has compuesto con maestría. Me ha alegrado leerte, ¡pero me ha hecho sentir tanta añoranza....!

    El tiempo vuela, Carol, ¡y queda tanto por vivir! Mucho más de lo que jamás pensé...

    Un gran abrazo y todo mi cariño. Gracias por deleitarme con tus letras.

    ResponderEliminar
  2. Precioso, amiga.

    Vengo de mi casa de hablar contigo y ahora seguiré haciéndolo en la tuya por un ratito, si me lo permites, mientras miramos al cielo.

    ¿Ves lo altas que están? Pues aún sirven de apoyo a la verdadera justicia y a nuestra libertad. ¿O acaso crees, por su aparente lejanía, que no nos conocen? Están en nuestras retinas...

    ¿Qué autenticidad merecen, más allá que la de nuestra consciencia y nuestros actos? Estos son más reales e imperecederos que la materia misma, no experimentada...

    De pequeño pensaba que las estrellas no eran más que diferentes perspectivas de nuestro sol, a través de multitud de caminos de luz a lo largo de un enrevesado laberinto cósmico. Como ves, no he cambiado mucho, jajaja, aunque, pensándolo bien... nadie demostró aún lo contrario !!!

    Bueno, me quedaré un ratito para observalas en silencio.

    Buenas noches y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Estrellas de ensueño,almas que esperan el principio de nuevo.Precioso texto...magnífica< forma de comenzar el día.GRacias.Besos

    ResponderEliminar

Huellas.