A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 9 de octubre de 2010

Y Jadír...



Hace unos días llegó Jadír de su país.
Volvió mi buen amigo a la recta final de sus estudios, llega cargado de sueños , y de memoria…
Y como es habitual en él, de silencio habitado por mil sonidos.
De nuevo tendremos quienes le queremos y conocemos , el disfrute de su fuerza interior y su ímpetu creador lleno de innata alegría a pesar de su tristeza.
Mi amigo me cuenta que al salir de su casa, sintió el viento caliente de la India en sus venas, y volvió la cabeza antes de doblar la esquina , y después de los besos y abrazos, alzó la mano y silbó bajito una canción para amurallar las lágrimas, a pesar del nudo en la garganta, el cepo en su corazón y la nube gris como una amenaza de lluvia en las cuencas verde oliva de sus pupilas….
Trae su mirada larga, detenida, sin prisa, esa que profundiza antes de enjuiciar, tan profunda e individual como la India.
Creo que no es preciso adivinar cuánto me alegra su regreso y cuánto voy a seguir aprendiendo de mi amigo, jadír es libre como un héroe de Nietzsche, que utiliza su cabeza sin prescindir del corazón, es anárquico, entusiasta, honesto e incorruptible y desde luego no Sólo vive de pan…
Con él, cualquiera en una noche oscura, ve una cálida, brillante, luminosa e infinita estrella…
Bienvenido mi querido amigo.
Cuando te miro a los ojos
Hasta el fondo entristecidos,
Quiero entrar en tus pupilas
Y cubrirlas con las mías
“sanadoras de tristeza”
Y cubrirte de alegría
Amigo mío,
Que tu nostalgia sólo traiga
Lágrimas de rocío
Y sequen al llegar el alba.

7 comentarios:

  1. Que bellos momentos, Karola
    Que el encuentro sea pleno de alegría y satisfación para ambos.
    Rorry

    ResponderEliminar
  2. Precioso retrato de un adíós y de un reencuentro. Pareciera que eres tú misma quien lo vive, de lo profundamente que interiorizas la separación de Jadir de su mundo. ¡Tan grande es tu cariño! ¡Tan grande es tu deseo de arropar al ser querido! ¡Tan ejemplar tu proceder! Tus palabras no puedes despertar en mi otra cosa que en una sincera y sentida simpatía, por tí -que amas- y por Jadri -que ama-

    Me has dado una gran alegría, Cinta. Lo mejor de tu ser y lo mejor de tu pluma quedan en esta entrada: tu yo más auténtico... ese "yo" que tanto me conmueve cuando le veo asomar entre tus letras. ¡Grandioso...!

    Un gran abrazo y todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  3. Lástima que sea precisamente la tristeza, la que no encaje en el perfil de Jadír... pero mucho menos encaja en el de aquel que posea una amistad semejante.
    Deduzco que hablas... en primera persona?

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ~~~~~~

    No mucha gente con verdaderos amigos para poder escribir palabras similares.
    La amistad es algo más que aquellas cosas que vemos todos los días. Y ... quién tiene un amigo leal a todas las etapas de la vida, es rico. Es una cosa muy rara!
    Un beso vecina.

    ~~~~~~

    ResponderEliminar
  5. Bueno, corsario, si te parece tan raro es que te parece extraña la amistad, algo que a mi me parece de lo mejor, y tengo la suerte de poseerla, gracias por leerme, besitos.

    Hola Buscador, verás la tristeza de Jadír es antigua, tiene varios motivos, uno es amoroso y el otro es su exilio asi que nada tiene que ver, ambos somos muy amigos, y ambos estamos contentos de serlo y nada tiene que ver con la tristeza de sus ojos, se puede tener una amistad sana y bella y tener en el alma una tristeza que le sale por los ojos, espero que ya se te disipe la duda.
    Un beso gracias por venir.

    ResponderEliminar
  6. Karola, tanto tiempo. Es hermoso encontrar a alguien que te esté esperando, como tú lo estás haciendo.

    Yo ya no estoy en inmuneacuras, pero estoy en nomevendosolomealquilo.blogspot.com, por si un día quieres volver a visitarme. Que aún no me olvido de ti =)

    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  7. hola,, entre a tu blog por mi amigo valentin.
    y la verdad me encantò tu forma de escribir y describir.
    un saludo. en horabuena

    ResponderEliminar

Huellas.