A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 16 de octubre de 2010

Si que Sí


Yo también soy Sergio Ramos.

Y también traduzco en Andaluz...

Arriba la Libertad de expresión ... y la de traducción.
¿Qué tendrá que ver el Fútbol con los Dialectos? ... digo yo...
Sí Sí, DIALECTOS...
Que forma de mezclar el tocino con la velocidad...
Me recuerda a esos legendarios chistes de viejos que decían :
Estaban un Español, un Inglés y un Francés...
Supongo que si entrevistan a un Andaluz y a un Catalán a la vez estando en España, se pregunte y se conteste en Castellano, por respeto a quien no sabe hablar el catalan, porque el castellano, ya saben ambos... solo se trata de lógica y no de otras cosas, y sobre todo en el deporte, ¿Tendrá la culpa la ignorancia? o es culpable la intolerancia... Ah...

sábado, 9 de octubre de 2010

Y Jadír...



Hace unos días llegó Jadír de su país.
Volvió mi buen amigo a la recta final de sus estudios, llega cargado de sueños , y de memoria…
Y como es habitual en él, de silencio habitado por mil sonidos.
De nuevo tendremos quienes le queremos y conocemos , el disfrute de su fuerza interior y su ímpetu creador lleno de innata alegría a pesar de su tristeza.
Mi amigo me cuenta que al salir de su casa, sintió el viento caliente de la India en sus venas, y volvió la cabeza antes de doblar la esquina , y después de los besos y abrazos, alzó la mano y silbó bajito una canción para amurallar las lágrimas, a pesar del nudo en la garganta, el cepo en su corazón y la nube gris como una amenaza de lluvia en las cuencas verde oliva de sus pupilas….
Trae su mirada larga, detenida, sin prisa, esa que profundiza antes de enjuiciar, tan profunda e individual como la India.
Creo que no es preciso adivinar cuánto me alegra su regreso y cuánto voy a seguir aprendiendo de mi amigo, jadír es libre como un héroe de Nietzsche, que utiliza su cabeza sin prescindir del corazón, es anárquico, entusiasta, honesto e incorruptible y desde luego no Sólo vive de pan…
Con él, cualquiera en una noche oscura, ve una cálida, brillante, luminosa e infinita estrella…
Bienvenido mi querido amigo.
Cuando te miro a los ojos
Hasta el fondo entristecidos,
Quiero entrar en tus pupilas
Y cubrirlas con las mías
“sanadoras de tristeza”
Y cubrirte de alegría
Amigo mío,
Que tu nostalgia sólo traiga
Lágrimas de rocío
Y sequen al llegar el alba.