A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 9 de septiembre de 2011

Óyeme


Descuídate
de la costumbre
sumérgete
en el mar de mis ojos
en una noche cualquiera
o en una mañana clara
de primavera,
sin niebla del ayer,
que sus olas te arrastren
a un nuevo amanecer.
Después,
cuando el viento cante
en el horizonte,
Mírame...
Te miraré.





2 comentarios:

  1. Muy bonitas tus letras Karola,
    siempre es un placer pasar por tu casa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El viento siempre canta después del amor
    y entonces, mirándose a los ojos se sabe
    quién ama mas...Si tiñen de azul los ojos
    o si se tiñen de mar...

    Besos poeta!

    ResponderEliminar

Huellas.