A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 16 de octubre de 2011

TRISTESSE de LUNA



Hoy he recordado una puesta de sol.
A veces cuando adelgazas el tiempo
y te empapas de flores florecidas
te sacude una ternura soplada
soplada desde el alma,
cuando se ha querido tanto,
siempre queda el sentimiento
y un rosario de recuerdos
colgados desde los mástiles del tiempo.
Una puesta de sol en el mar
como una puesta en escena,
un duelo a dúo de hermosuras
como cuando mi amor era tuyo
y el tuyo era mío...
Un atardecer donde el sol agonizante
y caballero, le daba paso a una luna naciente
de divino paréntesis de plata,
y yo vestida de noche, y tu una ola de agua
besando mis ojos de océano
de silencios revueltos, y altos vuelos
bajo una luna láctea bañada de calladas promesas,
y sedas nocturnas.
La luna parecía un sol de medianoche
¡ de lo que brillaba !
y una nota de chopín recorría toda la playa,
"tristesse" de luna...
La puesta de sol, la luna, la playa
y la nota con toda su magia
de todos los besos dados y por dar
que se vaciaban...
Cuando cantaron los gallos del amanecer,
con la mirada enganchada y las bocas cansadas
nos fuimos cada uno a su casa bañados de plata.

Toda una historia...como la sonata.



2 comentarios:

  1. Bonitos recuerdos en tu hermoso poema,
    me encanta esa imagen.
    que tengas una bonita semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Apagué las luces de mi habitación para escribir en este rectángulo plateado oyendo la sonata de Ludwig:

    Muy hermoso tu poema "Claro de luna"...

    Besos

    ResponderEliminar

Huellas.