A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

jueves, 31 de mayo de 2007

Ya no Soy.


He cerrado los ojos para volar a tu mundo, sin alas, ese otro mundo al que
ahora ya no pertenezco y con ellos cerrados he recordado tu forma de mirar

lo que te rodeaba y me vuelvo a enamorar de tus ojos y de todo lo que encerraban. Con la punta de los dedos intento alcanzar cada nube, para tumbarme en ella y no tener otra preocupación que no sea la de ser, respirar, estar, olvidando que ya no estás, sabiendo que estoy. Sé que estarás ahora acariciando otro pelo, como me acariciabas a mí el mío sobre la almohada. Mi pelo, ese pelo largo que me dejé crecer porque a ti te gustaba, ese que te contaba que soñaba despierto y despierto con la vida jugaba. Y yo me sentía parte de tu vida, Y tú hacías que yo pudiera llamar a lo mío vida. y ahora ¿que haré?

El día es oscuro, como casi noche. Sobre mi almohada tu carta, una frase, que lo decía todo en tan poco, en Nada, que salía del papel para dejarme sin tu presencia o mejor para dejarme con tu ausencia.

Reina el silencio, tu olor esparcido, impregnado por la estancia, en las sábanas, reptando por las paredes hasta llegar a mi interior es la única señal de vida que me acoge, y mis lágrimas, mientras tu carta quema mis manos que arden en llamas y llantos.

Y la carta del adiós reposando sobre estas manos que un día decidieron enlazar las tuyas y esa frase que, entumecida por la humedad de la riada de lágrimas, descansaban junto a mí.

Aún suplico un día más, antes de irte, para soñar despierto, para morir de pena, para poder tenerte.

Todavía resuenan en mis oídos los gritos que le mandaba al cielo cuando querías marcharte, y estas lágrimas fieras que de mis ojos resbalan.

Por la falta del pañuelo que negaste al desconsuelo que me araña. Y yo, ya solo quería un día más para bailar contigo, para reír contigo, un día más intenso que el de ayer, un día más prohibido que el de ayer, un día más de tu pastel, un día más para poderte beber, para abrazarte, para que me acariciaras el pelo y escribirte versos, y aunque ya no estés, todavía ando pidiendo, sin que lo sepas, un día más para llevarte a mis cuentos y que me enseñes tus sueños.

El recuerdo mata la vida, pero da otra forma de vida de la que es difícil despegarse, no es la memoria la que memoriza, sino los recuerdos los que la crean y se refugian en alguna parte de nosotros mismos… soy tu recuerdo…

Ahora soy solo unas manos, las manos, que buscaban tesoros escondidos detrás de tus gestos, en los contrafuertes del placer y el miedo, acariciando estrellas de porcelana y almíbar hasta convertirlas en fugaces designios de la locura.

Y pese a todo este dolor, el de la ausencia, el de la espera, el de la distancia, el de esta soledad que me oprime, a la herida y a la cicatriz que deja, más triste sería no haber tenido noción de ti en absoluto. Pero…

Yo ya no soy. ¿Y tú? ….

4 comentarios:

  1. Muy bueno este escrito, todas tus expresiones lo son.

    Marcos.

    ResponderEliminar
  2. Mente prolífica la tuya, que hasta de amores intensos ha sabido.

    ResponderEliminar
  3. Uf Yo tampoco soy y tu?

    ResponderEliminar
  4. Genial. Es digno de leer este canto al desamor y este reniego al olvido.
    Me identifico, pues logras que tu lector, te siga y se meta en el papel, quien no pasó por esos momentos? lo que no todos saben describirlos.
    Mi enhorabuena gaviota.

    Alfonso.

    ResponderEliminar

Huellas.