A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 20 de julio de 2007

Suplicando


Al final se me hizo difícil entender algunas cosas que para mí no tenían lógica,
se me fueron cayendo los pétalos de la flor de la paciencia,
el cielo de tanto tiempo adornado, acabó decolorado,

se traspasaron los límites y las nubes emigraron.
Llegaron los acasos, los sucesos y de tanto repetirse, todo lo dejó claro.

Los latidos se fueron sosegando,
como las bravas olas acaban claudicando ante lo inmenso del océano.

Se apagaba el sol, se secaban los campos, lunas no había y el aire era seco y amargo.
y poco a poco me fui ahogando, entre recuerdos, entre sucesos y los fracasos,

se me fue cansando el cuerpo y el alma se derrumbaba, la ilusión me desgranaba.

entonces… la esperanza después de tanta paciencia, se marchaba cabizbaja,
entre labios susurrando: detrás llevo la distancia, delante llevo el olvido, al olvido suplicando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.