A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

viernes, 12 de octubre de 2007

Que no hay motivos ya...


Que no hay motivos ya,

Ni vengo regresada,

La cuestión,

Perdió sentido.

Ya nadie canta en la niebla

Apenas se ven las mariposas

Y el vuelo es corto

En las alas de las gaviotas.

Ya no hay puertas en la noche

Por donde pase la ilusión del alba,

Ya no alojan las golondrinas

En el alero su antigua serenata,

Ni la alondra asienta su alegría

En las mañanas,

Ni el jazmín de mi ventana

Te lo lleva una paloma

Entre sus alas,

Ni se enciende el cósmico dolor

De la galaxia.

Está prohibido llorarle

Al amor muerto

con lágrimas de yerbabuena

ya solo queda al camino,

que el tiempo le labre

una nueva era,

y respirar el silencio de la espera

juntando todos los pasos

en la algarabía de los sueños,

mi corazón está sano,

abierto al tacto

de futuras manos.

Para estrenar rayos, trinos, cantos,

Aunque mi voz entrecortada,

Ondulada por el viento…

Susurre apenas que te sigo queriendo.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. El cazador empuñó su escopeta demasiadas veces tanto que ahora este suelo solo es sobrevolado por máquinas de ensordecedor ruido.


    Solo queda un recuerdo de las alas que batían acompasadas obrando el milagro del vuelo, como solo un recuerdo queda de las personas que cacé con mi puño y letra.

    ResponderEliminar
  3. Hola cazador de personas con tu puño y letra...
    gracias por leerme, pasé a leerte, no me dejas ponerte nada.
    Me guistan tus letras, encuentro tus palabras escritas semejante a muchos de mis sentimientos, pasaré a leerte por si lo agrandas, está corto aún...

    ResponderEliminar

Huellas.