A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

sábado, 10 de noviembre de 2007

Hoy, Aunque mañana...

Mi dirección es el camino de tus pupilas, como puntos de luz que me acercan, mirada, pecho, hombre en mi alma, infinito que la abre al relente de tus pasos, a cada paso y en cada brisa, sonrisa.

Manos que se acercan rozando de versos mis sentidos, manos que me miran, rozan y me abrazan, las tuyas, en cada hora y en cada forma, dejando huellas en mis orillas, donde siempre pude esperarte bajo la noche.

Bajo la luna que me baña con lágrimas de oro y plata, labios del habla escribiendo en mi piel sin palabras, contagiándome de amor y muriéndome en la orilla, mi corazón, solo una víscera que me estorba y me acompaña.

Algún día dejaré de buscarte en el horizonte de mi espejo, o quizá lo parta en mil pedazos, para mil veces tenerte, hoy es mi avaricia, aunque mañana posiblemente me pierda en la piel de otra caricia.

1 comentario:

Huellas.