A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 20 de diciembre de 2007

Lo Confieso.

Lo confieso:

tú eres mi reloj de arena

como el sol cuando baja

y hace trazos sobre ella,

girando a su sombra

abrazándola a su paso,

atravesando los instantes

de las horas, tic-tac,

y el latido

solo reconoce tu ausencia,

acostumbrada inquilina

que el paso del tiempo mira.

Te lo confieso:

Que en ese espacio lento

que recorre el silencio,

he querido hacer el cielo

más azul, allí,

en el cielo de tu boca,

y sentir más cálido el aliento

que suda de las comisuras

flamígeras de tus labios,

néctar de los míos

que rezuman aromas

de azahares y romeros.

Te lo confieso:

que he arremolinado brisas

y vientos,

despeinando caricias

en la yema de mis dedos,

sintiéndome…

tierra y cielo,

poema infinito,

Si, te lo confieso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.