A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 13 de marzo de 2008

Nunca Te Sabré.

Me asomo cada noche

a lo ya extraño de tu presencia,

se hacen extraños los no próximos

la ausencia aleja de voz y tacto,

siento como una indescifrable y cálida brisa

llena de enigmas…

Nunca te sabré…

emerges de mi boca

como la sangre dulce, fresca e invisible

que preña las imágenes

imposibles de mi sueño,

susurras en mi oído espermáticas silabas

saciándome de la niebla de tu saliva,

impregnando la laguna de mi persona…

y a pesar de eso y a pesar de todo,

nunca te sabré…

por mucho que te adentre y te cubra

con mis besos de ayuno,

sanadores de la noche que te auguro.

2 comentarios:

  1. Que hermoso lo que escribes , si alguna vez le regalas estas palabras a alguien le daras la felicidad de tener un infinito de estrellas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias.
    Es muy hermoso el comentario, también es un poema.
    Cariños.

    ResponderEliminar

Huellas.