A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 30 de abril de 2008

No para los ojos.

La memoria

me traiciona

cuando te recuerdo con nostalgia,

mi ineficiente consciencia quiere olvidar,

callar, poner a secar mi pañuelo

de lágrimas,

asesinar ese continuo despertar

sin ganas,

parar el viento que hace la soledad

más afilada,

y aún estoy aquí, parada,

como a esa gaviota

que le cortaron las alas,

en un golpe de aire

que asfixia pero no mata,

aún me dura el frescor de las heridas,

solo ellas saben quien rasga mis labios

a escondidas,

tus ojos solo dejaron

polvo de tierra en tierra,

y yo aún sigo escribiendo

el nombre del sapo

en la piedra del tiempo…

escribo, no para los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.