A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 11 de marzo de 2009

Ojos de Fuego.


Me horadó tu mirada
de pasional infierno,
me quemaron tus ojos
de canela en rama,
como encendido diablo
que su fuego derrama.
Esa flumígera mirada
que estrangula los sentidos,
que muerde sacrílega
el éxtasis del deseo,
el que sale por tus ojos _ puro fuego_
como los ojos del diablo,
rojo pasión… rojo tormento…
que muele a palos
la razón y el pensamiento.
Fuego… fueron tus ojos…
que arrasaron los míos
del mismo fuego… sin yo quererlo.

2 comentarios:

  1. “Rojo pasión… rojo tormento…”, “razón… pensamiento…”

    La mejor mirada es la de la ternura… la que te llena de caricias aunque no te toque… la que te susurra al oído un “te quiero” aunque solo el silencio se oiga.

    Son miradas llenas de niñez y consuelo… miradas cristalinas, que del mirar un dulce sustento…

    Pero de todo tiene que haber en la viña del señor… También de estas miradas que tan magistralmente defines, que nos amenazan con la sola lectura…

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Suri.
    Pues si, así es, pero hablo de una mirada concreta que la hay sin remedio, y bien que lo sé, ojala y todas las miradas fueran así de lindas como la que tú describes, a mi me gustan mucho esas que dices... pero hay de todo, tú lo dices.
    beso Suri.

    ResponderEliminar

Huellas.