A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 24 de mayo de 2009

Silencio Que me habita.


Hay un poema… de Francisco brines que dice...

 

Más allá de la luz está la sombra,

y detrás de la sombra no habrá luz ni sombra.

Ni sonidos, ni silencio.

Llámale eternidad, o Dios, o infierno.

O no le llames nada.

Como si nada hubiera sucedido.

 

Qué Cierto no? que bocanada de conciencia sobre la conciencia.

El hombre es el único animal que sabe qué es la vida,

porque sabe qué es la muerte..._decía Hegel_

El ser humano tiene conciencia de su propia muerte, y de esa misma negación genera la fuerza para amar la vida. A veces odio la vida, pero eso es sólo cuando se me olvida la muerte.

Hay que poner nuestra propia fuerza en la vida, y Toda, porque después llega la muerte que todo lo iguala, la misma senda, la senda del perdedor, por eso se ama tanto la vida, y se pone la fuerza hasta que todo pierda sentido.

 

Quisiera

dejar de ser la extensión

de lo que no he podido terminar

y empezar asiendo

al silencio nocturno que me habita

todo aquello dulce

por venir cuando abra

nuevamente mi mirada,

si es que hay algún otro lugar

del que tanto me gritan,

las voces y los ojos del alma…

  



2 comentarios:

  1. No conocia a Francisco brines, pero el poema es muy bueno Karol....

    ResponderEliminar
  2. Pues ya lo conoces, lee algo de él, te gustará.
    Un beso amigo, gracias por venir a verme.

    ResponderEliminar

Huellas.