A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

jueves, 21 de junio de 2007

IrregulaRidadeS

Con todos los recursos que cada uno tenemos, todos intentamos razonar, analizar la realidad para al menos intentar comprenderla y en ese empeño, todos tenemos sutilmente la idea de que somos objetivos, de que lo que pensamos, sentimos e incluso vemos, tiene que ver con lo que de verdad sucede. Pero los humanos nos adelantamos y cuando no estamos satisfechos con la evidencia o la conclusión, con la que nos hemos encontrado, buscamos mecanismos para atenuar sus consecuencias, de tal forma que nos proteja ante lo que podría ser una agresión a nuestro perfil o autoestima.

Esto explica que los que dirigen nuestra sociedad, se opongan rotundamente a lo que está delante de sus ojos, con síntomas de no tomar conciencia o de no asumir un diagnóstico de fracaso,_ nunca se podrá curar quién no admite que está enfermo para iniciar su debido tratamiento_, en definitiva se termina creyendo con la más arraigada fe, los propios engaños porque constituye la mejor manera de afrontar una crisis, en esa recta final en la que ya no pueden superarla, con la fatalidad de que la sociedad crece y se construye de crisis en crisis.

Los pies no se asientan con ahínco y decisión en las nubes sino en el piso.

La sociedad se deprime, se deteriora y nuestro ejemplo no somos nosotros mismos por nosotros mismos ( que también ) sino en los dirigentes a los que regalamos nuestro voto de confianza, llevándonos de decepción en decepción, estos se han instalado en el mecanismo de la negación, en ese que no acepta otra realidad que la suya, y que recurre sin ningún rubor ni vacilación, a frases de tipo “ nosotros sabemos lo que hacemos, los otros se equivocan” y nos machacan afirmando que están plenamente satisfechos del poder institucional logrado, y claro desde allí arriba se ve más y mejor, ¡ con qué poco se conforman¡ en su compromiso con los demás. Tal actitud nos parece a quienes sufrimos y vivimos sus errores, una forma de minimizar el desgarrado impacto de una coyuntura negativa y harto difícil.

Pero la negación a ver los errores solo es útil de inmediato, casi nunca lo es a medio y largo plazo, y ya estamos hastiados de improvisados que nos alargan los plazos sin fechas ni modos, las grandes exageraciones producen elevados rechazos y otras hilaridades.

Ya llegó el momento que desciendan al fango, se enfanguen los pies saliendo de la estrategia de la negación a la evidencia y reconozcan su enfermedad para poder curarla y no se crean lo que ellos mismos dicen, la sociedad está enferma, las instituciones están sobradas de corrupciones y lucros no tenemos líderes en condiciones y nuestro país enferma de depresión e incredulidad, basta ya. No creemos en quienes nos mienten a diario y a cambio del dinero y el poder trapichean con las vidas humanas y con la vida del planeta .No estamos en democracia? pues ahí lleva mi libertad de expresión.

3 comentarios:

  1. Estoy contigo no has podido expresarlo mejor mujer, tú si que vales, tienes alma de politica , bien podrías, un abrazo y arriba en tu lucha.
    Juanma.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente cierto.
    estamos hastiados de tahures bienpensantes , esos que nombras en uno de tus escritos.
    Basta ya.
    Un saludo. Roberto.

    ResponderEliminar
  3. wooooo
    genial, no lo pudiste decir mejor.
    Me gusta la diversidad de tus letras, lo mismo me empañas los ojos de amor y desamor que me subes la rabia y el coraje y la filosofia de la vida, bien por tí. besos.
    Matias.

    ResponderEliminar

Huellas.