A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 29 de julio de 2007

Amigo...



Sin casi conocerte de nada, supe que podía confiar en ti: lo he hecho desde entonces, ha pasado tanto tiempo y ahí siempre hemos estado, tu conmigo, yo a tu lado, porqué cupido insensato te ha disparado?

Te he contado cada una de mis locuras, , de mis lágrimas, de mis pecados.
Me conoces bien, tanto que llegas a asustarme, prediciendo mis reacciones con asombrosa exactitud, has estado a mi lado en todas las situaciones en las que te he necesitado, me has escuchado, me has secado las lágrimas mientras por otro a tu lado he llorado, me has consolado, me has aconsejado, y sin saberlo en silencio, sin demostrarlo, haciendo de tripas corazón, me has amado… cuanto has sufrido amigo mío… y yo ahora qué hago? contemplo la lluvia en tu mirada y no puedo acercarme a tí como tu anhelas, para enjugar a besos tus lágrimas.

Eres mi confidente, un gran amigo, aquel que siempre estaba ahí. Ahora, estoy rota, las cosas no van bien, tú eliges justo este momento para decirme que estás enamorado, para tirarme hasta la última teja que quedaba en tu tejado.

No entiendo porqué tenía que ser ahora, porqué tenías que romper en pedazos aún más pequeños los pocos trozos recuperables de mi maltrecha esperanza. Cómo hablarte de los dolores de mi corazón sin temer por el tuyo, cómo cargarte con mis penas si sé que ya cargas con las tuyas, si sé que tu mayor pena soy yo.

Siento que me ahogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Huellas.