A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Antes es el principio y luego es el fin?


Dicen que quien conoce los fines entiende los principios.


¿Conocemos nosotros nuestros fines y nuestro principio? ¿Es el fin el principio?


Saber es crecer y la naturaleza es sabia, ¿Por qué entonces no nos saca de la simple hipótesis?


¿Tenemos derecho a saber de donde venimos, porqué estamos y a donde vamos?

O quizá es una utopía más que sepamos el principio y entendamos el fin…


¿Nacemos por un tiempo incierto e irregular y después solo es morir?


¿Y qué sentido tiene? o quizá no necesariamente tiene que haber algún sentido…


Relacionar nuestro pensamiento con el caos y la improvisación no es otra cosa que negar lo que no comprende nuestra perspectiva, es propio de nosotros otorgar cualidades sobrenaturales y fantásticas a todo lo que desconocemos, pero todo está perfectamente armonizado en la naturaleza, y nosotros estamos en ella ¿por qué?


Si el bien es escoger lo mejor, lo puro y lo incorruptible, si lo justo es dar a cada cosa su valor y relación, si el orden es poner cada cosa en su lugar natural, bondad, justicia y orden son los sostenes que mantienen la naturaleza viva, ¿Porqué entonces tantas intrigas, mentiras, y tantos misterios?


Entonces no somos tratados bondadosamente, ni justamente ni ordenadamente, si nadie nos explica cuales son nuestros orígenes, ¿es que no lo sabe nadie o no hay forma de saberlo? o acaso estamos, pasamos por aquí con esa condición,”No Saber”.


¿No somos individualmente un minúsculo dios? “a Imagen y Semejanza”, dijo alguien, o somos pura casualidad, o venimos de un alga marina o quizá sea verdad que venimos de ese mono evolucionista…


Si estamos provistos de inteligencia, que es alcanzar el alma de las cosas, saberla, entenderla, sentirla en cada una de nuestras manifestaciones, cultivarla y utilizarla… ¿Porqué no tenemos acceso a saber de donde venimos sin buscar, o hacia donde vamos, y por y para qué estamos? ¿porqué no llegamos a esa información?, esa es la intriga, el clic de la cuestión, que alguien puso ahí... o no hay cuestión…


¿Acaso hay un momento justo, un después para saber?, Y ¿eso porqué?


Si todas las manifestaciones de vida están condenadas o llevadas al fin de nacer, crecer, desarrollarse, expresarse y morirse, si es una ley de principio, porque si, como lo es la casualidad, porque si, pues puede ser aceptada, asumida, y llevada con naturalidad… pero entonces, ¿Porqué tantas historias, tantos cuentos, tantas intrigas, tantas conjeturas, tantos secretos?


Lo peor es no encontrar fin a todo esto, pues no es un jardín de rosas.


Toda especulación es tan inútil como hacer agujeros en el agua, o construir en ellas la caverna encantada que albergue los sueños de toda la humanidad.


"Que el canto tiene sentido

cuando palpita en las venas

del que morirá cantando

las verdades verdaderas... Víctor Jara.


martes, 29 de septiembre de 2009

Bajo la lluvia.


El Sábado estuvo lloviendo todo el día, por la mañana estuve haciendo algunas compras por la zona del mercado, zona céntrica de multitud ruidosa.


Con tanta bolsa en las manos, no abrí el paraguas y me deje mojar…


Jadir destaca en un paisaje muy poblado, así que lo identifiqué y ya me estaba mirando, también se dejaba mojar…


En el instante preciso y rápido de levantar la mano para saludarnos, me quedé mirándolo y el pensamiento voló entre la multitud, lo miré absorta analizando a aquella persona que me despertaba tanta curiosidad y cariño, no sé ni por cuanto tiempo.


Recordé cuando nos conocimos, durante bastante tiempo estuvimos caminando por los senderos del silencio, cada uno en su pensamiento pero muy relacionados, nos dimos cuenta que hablábamos casi el mismo idioma, fueron pensamientos compartidos y bastante gratos, y desde entonces nos sorprende que en cualquier distancia nos sabemos reconocer.


Jadír es muy alto y delgado, lleva el pelo encima de los hombros hermosamente descuidado, su piel es morena clara algo aceitunada, sus facciones son finas, sus dientes muy blancos, los enmarcan unos atractivos labios, y sus ojos son grandes y almendrados, con largas y negras pestañas y no sabría definir el color que le envuelve la mirada, a veces son destellos de oro claro, como si un campo de girasoles se levantara y en ese horizonte de amarillos, se mezclaran los colores avellanas y el verde oscuro de las copas de los árboles perdiendo tonalidades cuando las mueve el aire, no sabría buscarlo en la gama de colores que adornan una acuarela, pero son muy interesantes, misteriosos diría yo…


Mi amigo es ligero, a veces como una brisa suave que baja del cielo, le apasionan las cosas ligeras, se deja llevar por los embates del mundo sin oponer resistencia, le gusta todo aquello que llena la vida, las cosas que no se ven, los misterios.


Su madre es profesora de Sánscrito en Oneness University , él sentía devoción por esta lengua llena de misterios y devoción por su madre, así que decidió descifrar el misterio de aquellos signos muertos y se adentró en ella, me admira la capacidad que tiene de soportar la dificultad y el sacrificio, él dice que nada resulta demasiado pesado si nos acercamos sin miedos, me gustaría tener ese don de llegar al fondo de las cosas, despojarlo de lo innecesario y sobrero, como él, libre sin excesivos lazos materiales.


Jadír nunca coge lo que no necesita, solo lo que le resulta imprescindible para tomar o seguir su camino, sin embargo es un apasionado de las letras y el silencio, dice que se parecen a la vida, que son sus retratos.


Como me gustaría profundizar en la vida sin permitir que ello me hiciera demasiado daño…


Un día de estos le voy a preguntar a Jadír si el sábado cuando ocurrió esto, el también me analizó a mi, en la multitud y bajo la lluvia.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Amor arraigada escena del preludio de los tiempos

De Amor se han escrito ríos de tinta y se han rodado sobre él todas las películas… y aún no se ha escrito la última palabra…


El Amor, La fuerza del Amor, esa que arrastra inevitable, a ese punto donde pueden coincidir los sueños de todas las soledades y que por sabernos en él sin palabras lo buscamos, y existe y es ausente presencia porque aparece en cada rescoldo de luz al llegar la mañana, unas veces en el olor de la almohada y otras en un cálido sorbo de café, y nos sentamos a su lado y manifestamos nuestro ser cuando se esparce y lo respiramos…


El Amor, ese misterio sin nombre, quien soñara retenerle, alzar un altar o sostenerle, aún sabiendo que siempre duele.

Que no fuera más libre quien volara ni más sutil el bulo de atraparle y aún siendo a veces tan fugaz el conocerlo, quien después de encontrarlo de dejara…


Inmensidad incolora,

forzosamente triste

forzosamente alegre,

que aspira el aire incierto

de la también incierta vanidad de su nombre…


Amor, invisible inquietud,

minúsculo silencio

apariencia de vida

que como el mar, luchando

se encrespa por la piel

y nos atrapa el alma…


Amor arraigada escena del preludio de los tiempos, no distingues materia, ni fechas ni éteres, ni cantidad ni apenas causa, pues temporal o esencial, lo eres todo, al ayer me retorno y te diviso ancestro de los humanos; allí, donde herraste tu vestigio, yo retorno.


Y aunque muchas y variadas lidias empañen tu periplo, bramas en el pecho con ahínco; vértigo, pólvora en tantas entrañas, ígnea catarsis, retahíla ávida, sájanos el alma.


Sentimiento perentorio menester, a veces prócer, otras crónico, tú que desafías aún el asueto, ven en nuestra busca que en todos los tiempos te estuvimos esperando, como un hálito verdecido que no habiendo fenecido, nos susurre musitando: Aquí estoy soy el amor, al que estáis esperando…

sábado, 26 de septiembre de 2009

Un instante de Nostalgia.

La ausencia es llegar a ese lugar donde ataca la añoranza y se vuelve nostalgia.


Ausencia, añoranza, nostalgia… qué juego de palabras que llegan después de cerrar puertas y aldabas.


Suelen pesar en el alma.


La ausencia es como abrazar el aire sin encontrar a nadie, sin embargo cuando se nombra, es un nombre casi siempre lo que se oye.


La añoranza pasea por las entrañas desgarrándolas, y se acomoda, y te habla, y se hace sombra, y te acompaña…


Luego alargas la mirada y la dulzura y la ternura alivian la añoranza y se vuelve nostalgia, la parte más romántica de todas las faltas.


La nostalgia puede ser un instante concreto, aquél mismo en el que suben unos labios por la redondez de unos hombros, ascendiendo a ese cuello donde poder intuir los latidos del corazón, justo debajo de los lóbulos, se detienen con pasión y luego en un recorrido descendente baja hasta el pecho, allí todo tiene su lugar, el hueco donde se aloja una paloma, las dos cerezas oscuras y erectas de dos rosas fijadas en un lienzo blanco.


Y las manos, que se pierden en unos cabellos, el olor a sándalo y a romero de tu cuerpo y de mi pelo…se acopla hasta ser un solo aroma, como una hierba en verano donde te hundes y lo aspiras en un trago profundo y te sacias por entero… La nostalgia es capaz de ser ese instante en un desorden de unas sábanas, en el vuelo de una mirada, en el tacto del otro, las manos iniciando caminos, el punto preciso en que la piel tiembla si unos labios de rosa la rozan…


Una noche de Luna, que de ascendente sube a creciente en su justa medida,

Un desborde de sentidos que salen como salen los ríos de sus cauces.

Ni un milímetro libre de la piel de unos cuerpos amándose, en pleno desorden…

También puede ser un trazo de líneas, como si se escribiese con una piel sobre la piel de otro,en una sincronía perfecta.


Un mar de olas de luz que se esparcen por todas partes, teñidas de rojo sangre o del verde cálido de los árboles que oscurece el aire, entre el aroma a jazmín y a madera de dos pieles que se reconocen, dos bocas, que pronuncian palabras de amor que se vuelven nuevas en los labios.


Y entonces es la eternidad de un abrazo que se vuelve nostálgico en un punto amargo, mientras se refleja como en un espejo que ofrece de pleno, el rostro de la felicidad… y no hay nada en el mundo que tuviera tanta fuerza como ese momento que se reinventa en la arista de un instante de nostalgia… una forma de existir distinta… la nostalgia.


viernes, 25 de septiembre de 2009

En la Espera


En ocasiones la espera, pierde su encanto, porque llega a ella la impaciencia y la estropea….


Inexplicablemente una inquietud se apodera de todo el cuerpo y no puedes estar quieta…


La inmovilidad duele, y alarga la espera…


Luego si la espera desespera, es un momento difícil, no sabes si ir o venir…


Toda esa inercia que se ha ido acumulando, le cede luego el paso a la duda y esta pregunta…


¿Es inútil la espera o lo es la impaciencia?


Que opine quien quiera.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Daniela.


Nuestra amiga Daniela está considerada oficialmente como poseída.


Ella misma dice que los demonios de su infestación, suman al menos 28, uno por cada año de vida, pero su hermano David, jura que hay más.


Ella es altamente explosiva, pero no nociva.


Cuando nos reunimos todas, estamos siempre dispuestas a su exorcismo, pero ella tal cual la niña del exorcista, se incorpora de su silla y nos lanza toda clase de calificativos e improperios, y hasta que le da la risa, es una digna poseída.


Cuando andamos por la calle y le decimos que se detenga, que se relaje, ella se niega y cuando anda corre y cuando corre vuela, y si por un casual se para, nos mira con aire de atroz serenidad.


Pobre Daniela, la caña que le damos, pero es que es incansable, lleva una racha que solo es trasnochar, últimamente no nos echa cuenta, presenta un aspecto pálido y ojeroso y nosotras lo hacemos por su bien propio…


Daniela un día de estos vas a acabar en la hoguera, jaja pero ella, tiene más poder sobre nosotras que una bruja, siempre nos contagia su optimismo, a veces tiene gestos raros y a nosotras nos gusta exagerarlos para sacarla de su aire implacable, pero nada le afecta, parece estar hecha de otra pasta.


No sé si lo hace a propósito pero cuando estamos en la playa, se aleja un poco y empieza a trazar un círculo en la arena alrededor de su cuerpo… y la miramos en silencio esperando que nos diga porqué hace eso, y ella con su atroz serenidad, sus grandes ojos turquesas y su sonrisa de diablesa, nos suelta: “como soy bruja, ¿No decís eso? pues hago esto para que no me hagáis efecto”, Yo no lo puedo evitar, me río seguido con ella, es tremendamente simpática y la quiero mucho a pesar de sus círculos… es una chica con un interior que no tiene precio.


Nunca se enfada y aguanta mecha, se ríe y siempre es positiva, nos deja caos con su alegría.


Dice que se le aparecen demonios muy guapos, y que los deja que la posean, mientras que no la conviertan , no importa, ella siempre dice las cosas con doble sentido y llamar la atención es su objetivo, no le importa que le digamos bruja, si solo lleva de eso el vestido, a veces nos manda con mucho humor al palo mayor de cualquier navío, con un suspiro de satisfacción y con cierta afectación, con un movimiento de pestañas y una bajada de párpados que resulta más adecuado en un salón parisino… Qué glamour, tiene nuestra brujilla…


El sábado pasado conseguimos arrastrarla fuera de su ruta demoníaca, ella tiene muchos ambientes aunque dice que el nuestro es el auténtico desde el colegio, al que ella más quiere, lo sabemos.


Entre cojines de una tetería árabe, de repente irrumpió en nuestras risas y nos dice: “ Ay que ver que sois malas amigas, me habéis colgado en una escoba de bruja poseída malas personas, sois todas una mancha de envidia que no me quito de encima” –mientras se reía – se levanta, nos mira a todas con ternura, alza la nuca, levanta el mentón con un mohín de diva y sacude su mata de pelo, negro y liso, con el mismo estilo de una Liz Taylor cuando rodó Cleopatra… me sentí orgullosa de su paciencia, sé que se buscó una excusa para marcharse, sobre todo cuando vimos entrar a un Marco Antonio fuera de todo elogio, que la venía buscando, la miré sonriendo, le guiñé un ojo y le tiré un beso a la bruja más divertida del universo… y se fue, mirando a Marco Antonio con un semblante de basalto distante e implacable.


Después todo el resto del tiempo, nos quedamos aburridas sin ella sin duda queremos a nuestra bruja y no queremos perderla.


Te queremos Daniela, brujilla espontánea y supertierna.

martes, 22 de septiembre de 2009

Expresión de Tristeza.


En el mercado una mujer, miraba un puesto de pescado con expresión de tristeza, estaba a menos de un metro con la cabeza ligeramente girada, miraba a alguien con una mueca de estupor e indignación.


Llevaba delantal y puños de goma sobre las mangas para protegerla de la mercancía, debía pesarle mucho, el delantal era más grande que ella.


Una mujer señaló el pescado que quería y el personaje en cuestión, se dispuso a limpiarlo.


Demudó el rostro al introducir la hoja corta del cuchillo en las entrañas del pescado. La mujer que la observaba se sorprendió muchísimo al ver la habilidad para realizar una tarea, a la que se supone que no podía estar acostumbrada, en la mano llevaba un vendaje impregnado en sangre ya oscura y algo seca, tal vez no siempre había sido tan hábil… ¿Siempre?


¡Por el amor de dios, sólo tiene cinco años¡


¿Cómo se atreven a obligarla a realizar esta clase y ninguna otra clase de trabajos?


Dijo la mujer que la observaba con expresión de estupor y de tristeza.

domingo, 20 de septiembre de 2009

A la orilla del Mar.


Ricardo Felipe _ y Karol_a. Nueva Versión.

Ella nunca estuvo, pero él siempre mantuvo su puerta abierta.

Con la punta del último beso imaginado y al filo de labios, él ha escrito unos versos, coloreados con la acuarela de unas promesas que nunca existieron… Y dibuja su soledad…

Prendiendo los colores al recuerdo de lo que no se llevó.

Le falta voluntad para no quererla, tanto amor le subleva el corazón…

Él piensa que ella le robó el mar y se lo llevó prendido en sus ojos y que a sus orillas se ancló su tiempo, esperando sin descanso, navegar por las aguas calmas de su mirada.

Pero no, nunca se echó a la mar, no tuvo el barco de la oportunidad.

Y así, como nunca la vio llegar,
tampoco la vio partir.

En la espera dibujó su corazón partido sobre la arena, abandonado por la voluntad de quererla olvidar.

Él estuvo convencido de que durante mucho tiempo, guardó aquél sentimiento enamorado y se dejó ser feliz guardándolo, hasta que ella se llevó el mar… y sintió el hachazo, se sintió extraño, sin poderla mirar y sufrió necesidad.

Una llama en el pecho le quema por dentro y busca consuelo en ese mar que ella se llevó… escondido en sus ojos.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Que no el primero...

La primera vez que me besaron, aún no he encontrado la mejor manera de contarlo que no sea esta, vi chiribitas en el cielo y todo un colorido de estrellitas... perdí la noción del tiempo y a medida que me besaba, perdía el conocimiento….


Y no porque me gustara, es que el chico pobrecito, en su abrazo tanto me apretó, que me dejó sin respiración, y no porque me emocionara realmente, que más bien me conmocionaba de semejante corte en el estómago, que nunca en los labios…


De aquél gesto de oso con garras en vez de brazos… me tuve que deshacer a codazos.

¡Dios mío que decepción! ¡La técnica y la sensación!


Pensé muy en serio que el mundo había mitificado el beso…que se notaba, pero que no se sentía el gusto del otro…y yo me estaba ahogando en vez de sentir en mi la frescura de la lluvia cuando resbala en los labios… y se las beben poco a poco apagando toda la sed… además no me supo a poco, no sé porqué… Y yo que iba a saber… si acababa de cumplir trece años y era trece de Mayo... además mi cumpleaños...


No eran aquellos besos que en el cine de verano le daba la chica aquella que de su nombre ni me acuerdo, a… Robert Redfor , y con los que soñaba yo y aún sueño…No No.


Pasa la vida y recuerdas la ternura y nunca pude saber si desperdicié aquella primera vez de mis labios, porque, pensándolo bien, ese beso me sirvió para cuando encontré el beso que embobada yo, observaba en una silla del cine de verano,,, flotando, sentada no… para poder diferenciarlo...


Pero desde que conocí ese beso que yo soñaba en las alas de unos labios… no he vuelto a encontrar la calma…


Veneno que yo probara,

que la vida con la muerte

se mezclara,

para beberlo siempre… de tus labios...

jueves, 17 de septiembre de 2009

El abuelo y su princesa.


Te abrazaré fuerte princesa-le dijo su abuelo.


Mientras le pides grandes cosas a la vida, te veré crecer y cuando tengas el nudo del desconcierto y de los cambios, espero estar a tu lado para ayudarte a desatarlo-siguió diciendo-.


En aquellos tiempos ella se sintió segura, como una princesa de verdad custodiada por todos los ejércitos…


Aún no sabía que la permanencia en el mundo, en la vida, no lo decidía el deseo… y murió su abuelo… en el peor momento.


Todas las tardes cuando la casa se adormecía sometida a su calor interno, la princesa abandonaba la protección de aquellas paredes y atravesaba el jardín, lo cruzaba en un vuelo, empujada por todos los vientos, como si llevara aire en los zapatos, y emprendía la ruta a la terraza, bajo la luna y las estrellas y se sentaba en el banco abrazado de enredaderas, y allí, soltaba su pena.


Las palabras y los pensamientos venían después…


Era demasiado pequeña para saber entonces que la existencia era una fuente continuada de sorpresas, aunque lo intuyera, y en aquellas escapadas en la noche después de que su abuelo se fuera, hubiera querido detener el universo y buscar en ese cielo la sonrisa de su abuelo, como un remedio para el desconsuelo.


Ella presentía que estaba cerca y no tenía porqué ser en el cielo, pero en aquellas noches estrelladas bañadas de zumo de luna, pensaba que era el mejor sitio para hallarlo, aunque siempre supo que donde seguro estaba era en su corazón, lugar que nunca abandonó.


-Abuelo dame un beso en los ojos.

-Claro que sí… ¿y porqué en los ojos princesa?

- para que cuando los abra aunque no estés, siempre vea como los besas.


Qué ingenua es la infancia.


Los grandes ojos azules de su abuelo se llenaron de sorpresa y le dio dos besos en cada ojo a la princesa.


Y esa imagen quedó grabada para siempre en el banco abrazado de enredaderas, iluminado por la luna y las estrellas.


Desde entonces es en ese lugar donde la princesa se siente custodiada por todos los ejércitos.


Desesperadamente y no sabe si de forma inútil, la princesa ya sin traje ni corona, se echa a andar en un vuelo buscando el banco y su consuelo, y allí siente el abrazo eterno de su abuelo y una brisa fresca que le besa los ojos, y dice te quiero sin esperar respuesta, mientras la luna se aposenta y dibuja una sonrisa en el cielo, y la princesa busca su alma en el silencio de las cosas sencillas, tan perdida, tan sola, tan negligentemente volcada a la vida.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Sueño de Labios...


Marcos no podía remediarlo, cada vez que la veía y era a diario, soñaba con besar sus labios.


Se la quedaba mirando y le duraba su imagen hasta la tarde y así hasta el día siguiente, un día tras otro. Soñaba con recorrer poco a poco los contornos de sus labios, con la punta de la lengua, primero tímida, luego incisiva, soñando que Mirian, los entreabría como los pétalos de una flor que se abren al sol…


Qué soñador era Marcos…


Los labios de Mirian eran carnosos, húmedos, dibujados con pinceles que manejaría un pintor con la ductilidad de la misma belleza…


Y soñaba Marcos cada vez que la veía, como si fuera su ilusión, un juego, modulando la prisa, que los humedecía con su propia saliva, deseoso de descubrir su sabor, sus movimientos…


A veces los mordía un poco, el punto justo para que se encendiera aún más su rojo.

Marcos pensaba camino de la oficina que los labios de Mirian eran el espacio que había buscado siempre, en el que soñaba respirar y quedarse…


Marcos… siempre soñando…


Qué curioso que su mejor y más anhelado sueño, fuera eso, unos labios… las comisura que los rompe en un gesto de felicidad y de gozo, ese rictus leve de la sonrisa de Mirian que al pasar, es lo único que ella le ofrece, pero él en sus sueños, lo convierte en un beso que lo libera de la quietud…


Marcos llegaba a su trabajo con una sensación de no haber completado el sueño, siempre llegaba antes de haberlo concluido… nunca era lo bastante largo… el soñado beso…


Pero a veces en medio de su labor, él seguía soñando y le venía a su boca ese sabor de azúcar y limón, ya en pleno sueño, decía que comía caramelitos de anís, y muchas veces se transformaban en yerbabuena y chocolate…


Por las noches cuando regresa en el último autobús del barrio, apoyada su cabeza en el cristal, vuelve a casa soñando y en los otoños, le cambia el sabor al beso y le sabe a sal marina, a briznas de hierba con frescura de lluvia…


Marcos es un gran soñador…


Hasta sabe que los labios de Mirian, son de seda quebradiza, que tiemblan entre sus dientes, y piensa que todo el mundo habla del temblor, cuando tiene frío o miedo o desconcierto, pero él guarda ese otro temblor que es su secreto, el temblor del estremecimiento, ese del sentir sintiendo… que conoce en su sueño…ese que sacude el cuerpo de Marcos cuando se cruza con Mirian y retiene sus labios para volver a soñarlos… y mezcla salivas que son aguamiel, lengua estremecida, que recorre interiores y se pierde en rincones profundos… glotona, como glotones son, los sueños de Marcos…


Pero qué… él es feliz así,

pues que siga soñando,

que para eso también hay que saber,

y él lo hace muy bien…

aunque Mirian aún no haya mirado,

los labios de él…

Sueña Marcos, sigue soñando

dicen que los sueños,

de tanto soñarlos,

se cumplen… alguna vez,

y salen por los labios…

martes, 15 de septiembre de 2009

Me Dijeron Que...

Ayer intentaba alguien contarme "Un chisme" y por supuesto ni lo escuché...

Y hoy he dejado aquí esto, para quien lo quiera leer...


Me Dijeron Que…

Detrás de estas tres palabras se ponen historias, dichos y cuentos…”Me dijeron Que”… y así destrozamos vidas que se ponen en boca de los demás. Con datos que pueden ser verdad, pero que aumentamos o que comunicamos públicamente, cuando debieran permanecer en secreto. Y esto lo hacen los adultos y el modelo se vuelve a repetir en los jóvenes. Y es cosa de nunca acabar.

Me impresionó hace un par de años, como un profesor de filosofía me demostró simbólicamente todo el mal que se cierra en esto, llenó un vaso de agua, y dijo; esta agua guardada es como la fama o el buen nombre de cada uno de nosotros. Luego la derramó en el suelo. Hablar mal del otro y destrozarle la fama es como derramar el agua.

Y comenzó con un paño a querer recoger el agua vertida que iba siendo absorbida por la tierra. El mal que se hace con la lengua, solamente se arregla si se repara, pero eso es tan difícil como volver a recoger toda el agua y meterla de nuevo en el vaso.

El apóstol Santiago ya lo dijo en su carta: Si alguien no peca con su lengua es un hombre y una mujer perfectos, basta una pequeña llama para incendiar un bosque inmenso. La lengua también es fuego, a veces es un mundo de maldad, mancha a toda persona y comunica el fuego del infierno a nuestras vidas.


Me dijeron Que… Por favor sepamos cortar a tiempo ¡digámosle que no nos interesa lo que le dijeron y que si es algo que la persona aludida tiene que saber, que se lo comunique a ella directamente.


Se habla mal de los demás porque existe la envidia y la mala intención, por desgracia, pero hablamos mal de los demás porque hay orejas que nos escuchan con gozo. Y con ello, todos colaboramos al mal.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Frágil e incansable.


Verónica pensaba en los días de su infancia, creía que habían pasado poco a poco, como los primeros años de cualquier vida, lentamente, quizá eso ocurre porque se construyen de hechos repetidos, cotidianos o de descubrimientos lo mismo pequeños que inmensos, en una época que no se borra y que te marca.


Vero no tuvo en su infancia grandes sobresaltos que empañaran su mirada, se había pasado enlazando la mano de la adolescencia rica en matices hasta llegar a ser la joven que era hoy, pero su mirada primera ya no era aquella tonalidad tranquila de aguas marinas, que disfrutaban sus pupilas en aquellas épocas, ahora se había tornado de un fondo de océanos revueltos, de verdes imposibles rodeados por unos círculos de noche sin luna…


La mirada le creció en rebeldía, a medida que ella crecía, y al mirarla, era como si una fuente de vida, que humedecía las ganas, le brotara hasta el infinito…


Verónica ha aprendido a escuchar, pero le encanta que la escuchen…


Ha aprendido a hablar con suavidad y también con consistencia, le gusta explicar como entiende ella las cosas, o como se aproxima a ellas para intentar comprenderlas, y muchas veces no acierta, pero siempre lo intenta… pregunta mucho, pero no porque no se entera, sino por su máximo grado de curiosidad, cosiendo todas las respuestas…


Nunca le costó encontrar las palabras para designar con delicadeza, lo que le rodea, pero a veces usa la crudeza, dice que se acerca más a la realidad de según que cosas, y ella, aunque soñadora, también tiene puestos los pies en la tierra…


Ama los nenúfares blancos del estanque de su tía Milagros…


Y aún hoy, le gusta recortarlos para conservarlos…


Y todavía, anda buscando las metáforas más hermosas, para describir las cosas que en el mundo enturbian la mirada, aunque no las haya…


Suele soñar mucho todavía, como cuando tenía el agua marina sin olas en la mirada, aunque ahora, se le añadan las marejadas propias de toda vida humana…


Verónica, conserva el resplandor de las flores blancas y sus hojas de plata, las convierte en luz para que sean más fáciles las pisadas…


Le gusta mucho andar descalza, le gusta sentir los pies desnudos en contacto con la arena, la piedra, la hierba, se siente más cerca de la tierra-dice ella- y otras veces, se sienta mirando durante horas muertas el silencio del mar, refugiada en la caleta.


A veces sonríe estrellas en pleno mediodía, y otras llora soles en plena noche que vibran como luceros en la madrugada, llora lo mismo de pena que de alegría, sencillamente de vida… ella no sabría calificar ni controlar las sensaciones, las diluye dulces como azúcar de cristal que se deshace en los labios y las convierte en amables… Verónica frágil e incansable…

Nenúfares


El otro día Marina en las fiestas de su ciudad se acercó a casa a coger algo y se fue sola caminando, desde que empezó a caminar sintió detrás unos pasos, y una presión en la nuca, en la espalda y en el trasero, y así durante unos quince minutos.


Una sola vez miró atrás y fue en ese momento, cuando un chico le dijo: “ No te sigo chica, es que caminamos hacia el mismo lugar, yo voy a unos cuántos números más allá de donde tú vas…quizá... y te prometo que solo he mirado tu trasero durante unos cinco minutos”. No es para tanto ¿no?


Bueno, bueno... Marina se quedó de una pieza-no pudo más que sonreír y aguantar la risa que no fue por falta de ganas- al llegar a su número Marina se sentó en el umbral, lo vio pasar delante de ella… unos veinticinco o veintiseis años y una cara de ingenuo insoportable.


Él le sonrió irónico al pasar, y aunque lo deseó, no se paró.


Ella se quedó mirándolo, quizá “comprobando aquello de unos números más allá”, y al llegar se para, se vuelve y dice:


¿Me estás mirando el trasero?


A lo que Marina responde: “Si”, desde que pasaste por delante de mi, no es para tanto ¿no?.


Chica lista ¿Eh?...


¿Y qué esperabas? solo un poquito más que tú…una pizquita de más…estamos en paz…


¿Algún problema?


Y entró en su portal con una sonrisa entre tierna y burlona que fue incapaz de disimular… él se quedó allí en la puerta de unos números más allá, vete a saber lo que podría pensar en aquellos instantes que se quedó mirándola, fijo y sonriendo…


Al otro día al salir Marina de su portal, estaba sentado en el umbral.


Que tengas un buen día- le dijo-

¿Qué tenga un buen día?-le pregunta ella- con un tono de ¿Y esto?


Si, es que el pánico no me deja decir otra cosa, como cuando el corazón se dispara y todas las cosas menos tú, alrededor se vuelven borrosas , creo que me pones nervioso…


Marina hizo un gesto con la mano, a la vez que se iba y otro gesto con la boca , que decían la misma cosa.” Creo que algo parecido a Puaff, estas cosas a las ocho de la mañana de un lunes, después de toda una semana de fiestas” y se fue volando y doblando esquinas.


Esto es real, decía Marina, vamos ingenuo total, jaja, tiene un conflicto consigo mismo.


Es uno de esos chicos que cuando mira a los nenúfares, permite a la imaginación que levante el vuelo, y esos son muy peligrosos…. te atracan sin darte cuenta y son capaces de robarte... hasta el corazón.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Hay Personas entrañables... Homenaje


Hay personas especiales, muy especiales, que viven la vida del sentimiento incluso exageradamente, con una existencia anclada en la belleza de su ser, y en la perfección aunque sea al menos del intento de vivir lo que sienten y valorar esos momentos, hay personas que llevan esa sensación en ellos, la de tender su mano y capturar nubes en el cielo, esas personas son poderosas y felices, porque llevan firmeza y rotundidad en su generosidad, yo tengo la gran suerte de tener a mi lado bastantes personas así, no sé si lo merezco, supongo que no, pero si que me hacen feliz y yo les agradezco y les correspondo.



No todo el mundo es así, lo sé, por eso lo valoro tanto, las buenas consignas no son ley para todos aquellos que habitan bajo el mismo cielo, pero eso es así, no todo el mundo descubre de igual forma las estaciones, las primaveras, los otoños, la oportunidad de descubrir las lluvias suaves, las capas de hojas que cubren el suelo, los ocres que prende el invierno, las brisas de las mañanas, una sonrisa, una mirada, una palabra, una mano abierta, una ayuda, un silencio cargado de de muchas cosas que no dicen las palabras, la diferencia está en como se viven las cosas… por eso adquieren una dimensión distinta, es como emplear ese punto de esperanza que se vuelve alegría al constatar la pervivencia de la naturaleza…



Siempre recojo todo lo que me dan y que me enseñan, lleno un hatillo como si se tratase de un tesoro, y se trata, y compruebo encantada y admirada la diversidad y los contrastes que nunca dejan de sorprenderme, y aprendo, a ser paciente, a estar viva, a recobrar la alegría y a valorar el silencio, y todas esas cosas que no tienen precio.



Hay personas que deshojan el sentimiento como una flor y lo sueltan desnudo por el mundo, una soy yo, no sé si es bueno, pero si lo veo bueno en quienes me rodean y lo ofrecen sencillamente, naturalmente, vaya este escrito mío de esta mañana, y vaya por alguien que me lo ha pedido con una sonrisa en mi cara y espero que le provoque otra sonrisa, muy amplia en la suya, aunque doy fe de que siempre la lleva.



Sabría nombrar a todos esas personas que cada día me alumbran, no tendría espacio para todos en este escrito humilde y sencillo, como un homenaje lleno de cariño, pero siempre hay nombres que relucen y espero que me perdonen a los que no están pero que son, primero voy a nombrarte a ti Patri, que siempre has sido un lucero, solo que te has cambiado de lugar, a Maite que antes que tú se cambió y te guardó un sitio, a Sonia, un alma inmensa dentro de un tarrito menudo, frágil y bello, mi más querida amiga, la persona a la que más quiero, a Miguel, un alma generosa, sencilla, desprendida, natural y emotiva, a Paola esa chiquilla preciosa llena de alegría y originalidad, emotiva y espontánea llena de arte y sentimientos a la que amo, a Jadír un alma sabia, sincera, paciente, sufrida y reluciente que está entre mis mejores amigos, que me ayuda y me quiere infinitamente, a Julio, mi amigo triste y buena gente que siempre de mi está pendiente, que sé que me quiere, que me sigue, que me ayuda y me enseña con su carga de experiencia, a Juan que desde lejos, en la distancia larga de cielos y de mares, me lleva en su corriente y me hizo partícipe de su vida, y me hizo tia de su hijo, sin nunca conocerme, ese es un cariño muy valorado por mi, que no destiñen los años pasados, ¿recuerdas Juan? yo era tan jovencita… A mi vecina y querida Isabel, que tanto cariño ha derramado en mi rellano y cuantas cosas le debo porque me ha enseñado a mirar a la puerta de frente, Te quiero Isabel.

A mi buen amigo Nike que siempre me acompaña en mis desvelos y sé que me quiere y que le quiero, desde aquí le agradezco su ayuda y su apoyo y su grata compañía.


Y qué decir de mi amigo Suri, alma sensible y noble y Nóbel, que lleva el contenido entero de la vida con alegría y paciencia, ese poeta de la vida y el sentimiento, esa luz que va derramando por tierra y cielo, ese chico maravilloso que perdona, que incita a vivir, a ver las cosas de la mejor manera, ese asceta que se renueva cada día y te transmite las ansias de vida, esa mente sana, ese interior lleno… ese jardinero...

A Manuel, ese amigo desde que no recuerdo, creo que desde que ni siquiera yo era ni adolescente, otro alma buena, incomprendida y generosa, que siempre ve el lado bueno de todas las cosas y las enseña, al que sigo queriendo aunque ya apenas le vea, eso nunca se pasa, aunque el tiempo pase… a mi mejor amiga Mari, ella sabe cuanto la quiero, tantas cosas vividas, tantas alegrías tantos sinsabores... Mari siempre... A Micky, ese ser bueno y desamparado al que el mundo no trata bien, pero que jamás le vi quejarse, un alma admirable a quien quiero y admiro, a mi amigo Mario, que aunque no es un amigo de años, es un ser cariñoso, generoso, que sufre, pero que siempre ofrece aunque nada le quede.



A Jose Mari otro amigo entrañable, a Jesús, aportador de alegría aunque en su corazón llueva a mares, a mi amigo Frasco, otro alma que a pesar de haberse quedado solo en la vida y haber perdido una pierna en un accidente de coche, es un cascabel lleno de cosas buenas, a Juanjo por todo lo bueno que también me ha aportado, su amor y su preocupación por mi a pesar de los pesares ¿No Juanjo? escultor y buena gente…

A mi querido amigo Juan Carlos, al que no olvido aunque el tiempo nos haya separado, me dio todo lo bueno que un gran amigo lleva en sus manos, bueno podría extenderme tanto que otro día me busco un motivo para nombrarlos, a los que aquí no he nombrado.



Por todos ellos, por los que están y no están pero que siempre son, va todo mi amor y mi cariño y mi gratitud, que sepan ustedes que os quiero.


El sol es una luz que se lleva dentro aunque reine las sombras, sois la luz de mi corazón.

Aunque te diga que No.


Se cuelan por mis adentros

los vientos afilados,

se quiebran los juncos

de las caricias arrastradas

que siempre te he negado…


Se derrama el arco iris incoloro

por las esquinas del agua

estancada de mis ojos…


En el pentagrama de mi noche,

se asoman arpegios

de lunas rotas,

mi corazón se silencia

como un diapasón roto,

sin consuelo.


Te lo juro yo,

que te quiero más que nunca,

aunque te diga que no…


Me ahoga la tristeza

de esa pena tuya

que hoy me hiere la mirada,

y en este reloj donde se agotan mis horas,

rozo con mi boca

ese aliento de locura

que ausente de ti…

me dispersa y me arroja.


Amarro los sentimientos

y anunciando mi pobreza,

siento en mi,

la sed propia de los náufragos…


Porque aunque yo lo niego,

aquí, allí, a lo lejos… tu sabes que yo,

Te quiero.


Así es la vida,

a veces te da un poquito de ambrosía

en un mar de fantasía,

y más tarde te lo quita...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Sencilla Despedida...


En tu noche de tristeza mal disimulada, me encuentras en cada rincón de tu casa, en el hueco de la mesa, en el marco de la ventana, y qué bueno para ti, que aún no estuve en tu cama, sino, aún te sería más difícil dormir…


Me cuentas que aún tienes por tus ceniceros alguna colilla suelta manchada de mi carmín, y que sobre el sofá se extienden aún las prendas de mi despedida…


Una breve charla, un par de sonrisas y una mirada final, como un testamento de desamor inoportuno y repentino, entre ellos te revuelves lastimado, impregnado de nada, y luego dices que con aire atormentado, tus pies buscan mi ausencia…


Y qué te puedo decir…

que aprendas a no distinguirme en la distancia,

que te mantengas alejado de mi memoria y mi recuerdo,

que no te rompas añorando,

que no me envuelvas en palabras hermosas mientras me piensas,

no me hagas una estatua de escayola, ahí junto a tu lado, a la que miras con cara de idiota…


Deja de comprar Cola-Cao y Coca-Cola y quita mi foto de tu mesa,

despídete de mi Croissants y de mi tarta de manzana,

a no ser que te la traigas de “tu casa de mamá” o lo compres en la tienda…


Yo, lo siento… Abdico… de la dulce intransigencia de tu encanto…

Y no olvides que la vida es corta… y arrepentida…

no transites por esa soledad tan concurrida de recuerdos,

No te vuelvas a la imagen de mis labios en tu mejilla y descansa en otra orilla,

No te duermas a la sombra del fausto panteón de la techumbre de la noche…

y brinda...

con las burbujas de luz de una chispa única…

No te lamentes, el amor no muere nunca,

se reencarna siempre… Suerte…

jueves, 10 de septiembre de 2009

Indecente Dice, El Señor Presidente

El señor Zapatero ha dicho que es indecente que los funcionarios pidan un aumento de salario del 5%, que por cierto es totalmente incierto, entre otras cosas porque nunca lo dan…


Así que, todo esto es indecencia y sin profundizar, que esa sería otra gran historia.


Indecente Señor ZP es que seamos el país peor pagado en todos los ámbitos, que seamos los reyes “mileuristas” de Europa, indecente es que un diputado que a veces ni ha sentido su trasero en el escaño, cobre tres mil y pico largo de Euros y sumadas las dietas y demás-también muy largo- alcancen casi los seis mil euros al mes y no sé si me quedo corta, indecente es que un cirujano o un catedrático de universidad cobre menos que el concejal de festejos de mi ciudad o peor aún de un ayuntamiento de tercera, que se pongan sus propios sueldos y lo aprueben en sus consejos, que sean los únicos que disponen del “disfrute de acceder a dos sueldos”…


Indecentísimo que mientras nosotros necesitamos 15 años de cotización para que nos den las miserias que les sobran después de toda una vida trabajando, ellos, como galácticos, solo necesiten siete... que con solo jurar el cargo disfruten de lo que consideramos un escándalo, indecente es que se tengan seis asesores para “asesorar” –dicho sea de paso mal- a quien se supone que cobra para hacer su trabajo, gobernar…y que además, le pagan “así” para que lo haga bien y si no, la puerta está abierta aunque cueste mucho cruzarla, pero nadie la quiere cruzar.

¿Porqué será?.

Indecente que se maten en guerras de palabras sin respeto alguno por el pueblo, y luego se vayan a cenar juntos a costa de los demás, y digo a cenar, porque después de la copita, pues hay cosas que apetecen más que no a la hora de siesta… aunque tampoco escatiman la comida, indecente si, que tengamos tantos guardaespaldas, tantos puestos de confianza, tantos coches oficiales, más que Alemania, Francia y Estados Unidos juntos, indecente es que tengan una visa con dinero para gastar del erario nacional…


Indecente que cualquiera pueda ser representante de un país sin pasar por alguna serie de pruebas para demostrar que es apto para gobernar, y no precisamente físicas.


Indecente es que una residencia pública, por ejemplo el palacio de Doñana, esté para el uso de quien gobierna, a cuerpo de rey, y digo yo, que si es público, ¿porque no nos toca a cada uno disfrutarlo una semana? , por aquello de que es público…


Indecente que nunca se le devuelva al pueblo lo que en lucro y corrupción se le ha robado, que casualidad que, o se lo han gastado o no son capaces de sacarles en qué país lo han evadido…


Más indecente todavía que quieran ponerse a la cabeza de Europa y estemos a la cola en educación, que cueste tanto estudiar una carrera, aver que familia con dos o más hijos puede pagar la friolera de más de mil euros cada uno por la matricula de la universidad, y luego de conseguirla, cubran los puestos los enchufados descarados, que ni les han pedido el título que nunca se sacaron… venga, que puedo demostrarlo.


Bueno podría seguir señor presidente, pero solo le diré que indecente para mi, es que cuando un personaje con un puesto de ese calibre, si, como el suyo, no está a la altura, tengamos que aguantarlo dos años más, y por último indecente es que a nosotros, a los demás, al pueblo, nos tomen por idiotas.


Como diría un poeta…

Ya es hora

de alzarnos a las alturas

y cantar en los espacios,

que ya estamos hartos de improvisados,

que poco a poco,

nos roban el entusiasmo…



Se Aceptan, toda clases de indecencias que ustedes puedan encontrar...

miércoles, 9 de septiembre de 2009

El Corazón y la Poesía.


El corazón y la poesía se hacen hermanos en su rastro, técnica y fervor bellamente enlazan manos, la pasión escala por las venas y la metáfora ocupa el hueco, el filo, la figura…


Unen mares, convocan cielos, tienden puentes, juntan orillas, y suenan impulsos.


El corazón y la razón, unen sus latidos y se ponen en camino, cruzan fronteras y como río caudaloso, surge el poema, que no es más que una transparencia tomando cuerpo en letras.


Bajo el sol, bajo la luna y las estrellas, en medio de la lluvia y los veranos, oasis brotando en un desierto de brisas frescas que respira los alientos y ensancha nuestros pechos.


En las franjas de sus letras habitan los silencios, son sonoros y arañan sentimientos, preñando el alma de pájaros y vientos.


Vienen recorriendo lunas, soñando las entrañas invadidas y el blanco profundo de los huesos, trotan subiendo al corazón y lo llenan de azahares y de fuego y te invaden por entero…


Silencio pactado,

repartidor de caricias,

volador de corazones … nunca me abandones…


Vamos juntos en esta sensación mágica de todas las cosas, en la que deshojo la arboleda de mi palabra y en la que me siento,

mano abierta,

trozo de pan,

copa de vino,

Compartiendo…


Las aguas amorosas de los mares humanos, no se conocen, pero se mantienen unidas escribiendo sobre el tiempo.


Tiempo, tiempo… recordarte que estoy aquí en un nido de sentimientos lunático y bello…


Poesía, que todos los días acrecientas mi paso y mi alegría…

Sin ti, el sabor de las cosas, nunca serían…

martes, 8 de septiembre de 2009

No me culpes a mi...


Tú te desplazabas

entre miradas doradas

y promesas de amor…


No me culpes a mí, si bien no salió…


Yo sé que estás derrotado,

que no puedes volar

te cortaron las alas

con un golpe seco… a ras…

como ese golpe que llamamos adiós…


Ahora el cielo es tan lejano,

que no encuentras hueco

para llegar a mi lado,

y, rozar mi cuello,

besar mis labios,

enredarte en mi pelo,

asirte a mi mano…


No me culpes a mi… que yo estoy en el limbo,

ese en que nos quedamos estáticos

cuando alguien se va…


Quizá mañana podamos encontrar,

el día más justo,

la hora precisa,

y nuestro amor más puro,

Un motivo perfecto… y la voluntad...

No me culpes a mi…

que yo no te culpo…

Entre las Cuerdas de una Guitarra


El sabía que ella nunca lo amaría- era su mejor amiga-



Por eso esclavo del silencio, su corazón, cada día se moría un trocito más por ella…


Nunca se lo dijo en palabras, pero su mirada, era un triste lamento derramado como una melodía triste se derrama de una guitarra cuando alguien la rasga…


Nunca supo de su agonía, pero él, su amigo la quiso siempre, la quería…


Y un día él se marchó, aprobó una oposición que pidió a propósito y se trasladó, y antes de irse le escribió, sin dirección, le declaró los sentimientos más profundos que le guardaba en su corazón…


Y a ella la ausencia y el dolor de su amigo, también le han partido el corazón…


“Te has ido, no me dio para más, y no pude retenerte, y un cariño aún más grande, dejaste entre mis manos, como la melodía de esa guitarra que en la noche, llora rasgada”.


Te fuiste un día sin cerciorarte…

Quizá algún día en algún lugar en la noche estrellada entre las notas de una guitarra o en el callejón de la luna donde me pensabas, pueda encontrarte…

Por accidente.


Ella me atravesó el pecho con sus ojos de césped- dijo él- pensaría que fue por accidente, pero no lo fue, me clavó su mirada directamente…y fue adrede…


Él no lo meditó ni un instante-dijo ella- avanzó hacia mi y en un segundo, lo tuve delante…


Además llevaba colgada esa sonrisa por la que yo paseo mis ojos de césped…que es la culpable…


Me hirió de muerte –siguió él- su ataque fue preciso, certero y poco duradero… ojala y hubiera sido eterno…


Y qué importa si fue o no por accidente, si yo es lo que anhelo…


que me destrocen sus ojos verdes… que se prolongue el duelo…


Que sea su mirada la que me hiera el pecho, y sus labios la cura con todos sus besos…


Qué mala suerte que me encontré y no retuve sus ojos verdes, como el trigo y la albahaca... verdes ... verdes...

domingo, 6 de septiembre de 2009

La Ventanita de enfrente.


Quiero que llegue el invierno, volver a besar las gotas del cielo que antes fueran suspiros de mar, quiero mirar por la ventana, verte pasar con tu bufanda rozando tus labios y abandonada a la espalda, quiero ver como subes el paraguas y lo mueves en la mano diciéndome adiós, como haces cada mañana, sin apenas conocernos desde que por primera vez te viniste a vivir a la ventana de enfrente.


Desde entonces tu persiana está subida siempre y la mía al revés, antes de mudarte era mi persiana la que parecía que no estaba, ahora parece que soy yo la que no está...


Si no la miraras tanto…

Quizá pareciera que yo soy la que viviera frente de tu cuarto…


pero por aquello de mi intimidad… y de tu curiosidad...



A veces sé que crees que me he ido, es que soy una mujer ligera, silenciosa, no llevo peso de “na”…


En cambio tú eres un oso tierno que va arrastrándose por su cueva...

Explotas las bolsas de palomitas, me despiertas con tu música, o te lanzas a cantar sea cual sea la hora, mientras te duchas... y eso cuando no te pones a maldecir en malsonantes vocablos, cuando vienes “cabreao” o un pelín borracho, “ahí es na”, un día te pienso grabar… es que chiquillo, vaya regalo... a veces eres de hospital o de policia "armá"... jaja


Y no te digo ya, de las veces que te asomas a la dichosa ventana, un día te voy a enmarcar …

Y si te duermes incluso te oigo respirar, a veces no me dejas soñar, pero mientras llega el sueño, me pongo a volar, y no sé si es con la intención de dormirme pronto y ya… que tu respiración es la música que me acuna...



Y poco a poco entro en el país de los sueños.



Te llevaría conmigo, pero no estoy segura si sabes volar… otro día será… y te dejo a las puertas de mi cabezero… con un letrero de “ se prohíbe pasar”. No sé si contarte más…para no bajar los ojos cuando tu mirada se me pose al verme pasar… jaja.

La Pena de mi Amigo...


Ayer estuve un rato hablando con el novio de mi amiga… Pobre chico.


Me contaba que la soledad se había hecho su mejor aliada, para descuartizar a solas su desolación…


Me contaba más o menos algo así, como lo que yo he encerrado en unos cuantos versos. Me partió el corazón…


Ya ha nacido el Alba

y no brilla el sol,

otro día sin verte

no hay luz en mi corazón…


Que se le ha hecho de noche

que extraña, que llora,

que sueña si duerme…


Y es noche cerrada

y muere la esperanza

de verte mañana…

y en la madrugada ,

me sacude tu voz,

tu sonrisa y tu mirada…


La noche se hace larga

y la pena honda

se cose a las costuras

destejidas de mi alma.


Se extiende como un velo

en los agujeros negros, profundos

del cosmos,

que vaga sin rumbo.


Ha nacido el alba

y es noche cerrada

otro día sin verte,

y también mañana…


Y un día cualquiera,

ojala que el alba,

me encuentre también

sin aliento de vida,

flotando los dos,

tan llenos de nada…

Luna, Noche, estrellas y luceros...


La luna besa la noche, abraza las estrellas, acaricia a los luceros…

y a los enamorados, bajo su luz, ilumina los te quiero…

la luna pasa despacio por los esteros,

viene a su ritmo, y yo la espero…


La esperan las estrellas, la esperan los luceros…

y los enamorados a sus pies, se besan sobre la noche,

debajo de las estrellas y al son de los luceros,

Te quiero, cuánto te quiero…


Como zumo de luna, me llegas

a este mar callado de mi alma,

que flota y emerge hacia ti,

cuando sube la marea…


Y encontrarme con tu noche

agarrada a los luceros

y salpicada de estrellas,

decirte lo que te quiero…


Rompiendo el silencio del mar…

A esa hora en que se funde tu universo

con el fondo de mi océano…


Llenándose de olas con estrellas y luceros…

que derrama en los esteros de mi cuerpo…

y soy luna, noche, estrella, lucero

y océano…y te espero…