A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

FELIZ NAVIDAD

FELIZ NAVIDAD
A MIS QUERIDOS Y RECORDADOS AMIGOS Y A QUIENES PASEN POR AQUÍ.

martes, 31 de julio de 2007

Perdida en Poesía.


Poesía, Trabajo de amor y disciplina artística.

Que debe cumplirse todos los días…

Nace con el sol, después de noches de búsqueda

Y se entrega con la naturalidad de las cosas del alma

Y de la tierra en sus desvelos,

Que el azul palpitante de la paz,

Sea la plataforma de su vuelo.

Estaré lejos de ti…” cuándo la muerte”… y tú de mí…

Pero quiero llevarme del mundo

Tu imagen como Síntesis…


Perdida ando en amor y poesía,

Perdida sin mesura y sin medida

Perdida como sombra desvaída,

Lejos de ellos el corazón ausente.

Y estoy continuamente…

Cerca, cuidando mis heridas,

De esta afición que es mi vida

Y que está anclada en la cima de mi frente.

La beso como si fuera a perderla.

Beso besos de amor a dentelladas

Sintiendo sus palabras,

En mi alma como espadas.

Ay señor que dulce se encarama,

Esta miel de sus labios

Sobre mi boca repleta de ternura,

Que no se acabe nunca esta locura

En el zaguán dorado de mis sueños,

Déjame la inspiración en esta noche oscura

En duelo de caricias y azucenas,

Porque me mata la pasión….

Corriendo por mis venas.

Búscame...



Búscame cuando te falte una sonrisa

Y una caricia que te diga que estás vivo

Una promesa que le dé forma a tus sueños,

Una mirada transparente y comprensiva.

Búscame cuando la noche sea tan fría

Que hasta las lágrimas congelen tus recuerdos

Y que no quede duda en tu memoria

Que solo yo te quiero.

Búscame cuando el mundo al que tú adoras

Se revele y te dé un golpe tan terrible

Que te haga poner las rodillas en el suelo

Búscame mañana, ahora y luego.

Búscame cuando por fin quieras buscarme

Pero, subraya en tu agenda y pon urgente

Porque las horas me aconsejan, estoy triste

Y al parecer… estoy a punto de irme.

Si el amor te da la espalda,

Y se va por donde vino, BÚSCAME.

Cuando cambie tu destino… cuando se acabe el camino,

Búscame un lugar para el siempre…

lunes, 30 de julio de 2007

Castigo.


Mi corazón como juez ha dictado sentencia.

Y te ha castigado por indiferente

con una condena que no soportas: mi indiferencia,

para que sepas cuanto vale tu misma moneda.

Y tú con hilos de espuma

y cosido con humo,

pretendes mantener unido,

mi amor al tuyo,

¡más esencia y menos ruido!

No sé si lo sabes,

que hace siglos que te estoy queriendo

pero es lo mismo,

con pañuelos de seda y de silencios

iré haciendo nudos a este cariño,

Y con la estepa encendida de mi mano,

me arrancaré el corazón volcánico del pecho

y te lo entrego blanco de nieve, duro como hielo

e implantare mi ley, mi ejecución

y mi derecho.

Me Lleno...



Respiro hondo

cierro los ojos

y me lleno…

de lo que no existe

allí no llega el aire,

ni viento huracanado

que me trunque el talle,

no necesito terapias

de cielos y de mares.

Y como en un sueño

se va el desasosiego

que me turba y que no quiero.

No hago caso de las lágrimas

que golpean las compuertas

de las cuencas de mis ojos _ rebeldes_

Respiro lentamente…

Intento llenar de aire mis pulmones,

entre mis manos,

hojas frescas de Romero

que deshago entre mis dedos,

me entrego a su aroma

y me mezclo,

con la naturaleza,

sin batallas que se lleven

mis escasas fuerzas.

Me encuentro alada

a golpes secos de remolinos

que me tragan sonriendo

y me llevan serena

hacia la nada.

Después, vuelvo

a mi casa,

buscando el aroma

que tanto anhelaba

y en la penumbra vespertina,

me siento liberada,

nuevo sueños

se mezclan entre mi pluma

y mi alma,

y deshago los sentidos

que llevo colgados

llenos de utopías

en los bolsillos del vestido,

convirtiéndolos en susurros

agarrados a los costados de mi tiempo.

Memorias_ Relato.



Memorias que súbitamente en un círculo de luz sobre la mesa, revela el extremo de un cenicero, una taza completa de color café, un lápiz y su hoja de papel con un texto aún desconocido que al contacto cálido de la dormida memoria, besará la corta blancura de mi escritura.

Y así abandonará su estado anterior de invisibilidad para adquirir presencia, cuerpo, densidad, como una espuma que se hace memoria en las arenas del alma y la llena a veces de tristeza y de sensual recuerdo en las pupilas y en la boca, dejando la belleza de antaño como un tesoro en las manos locas del escritor o del poeta..

Mi tío me llevó a su destartalado despacho, mi padre le esperaba ya en su interior hacía rato, en silencio uno al lado del otro vagábamos en nuestros pensamientos_ él serio ni me miró_, yo molesta, le daba vueltas al asunto de porqué no podía hablar en sus reuniones de negocios, si me llevaban por su propia voluntad_ el pasillo se hizo interminable_

Al entrar mi padre que estaba de espaldas a la puerta se giró y me miró con una mezcla de dureza y dulzura a la vez. Yo estudié su rostro, de expresión cándida y serena, hábiles para acaparar mi atención y mi conformidad y sabía que solo con esa mirada yo accedería en ese momento pero también sabía por previo conocimiento de mí misma que en el mismo acto de los hechos no me dominaría, él también me conocía.

--Marta siéntate y escucha con atención, no voy a dar mi brazo a torcer-

-Pero es injusto, yo me siento preparada para poder opinar en los consejos, hace años que llevo vuestros negocios, o es acaso porque soy una chica joven y sincera? _Pero qué teméis? No lo entiendo.

Guardé silencio antes de que mi tío me señalara los labios con el índice para que lo hiciera.

Princesa no te he traído aquí para que alardees de tus conocimientos, de momento oye y guarda silencio, ya tendrás tiempo de opinar, aún eres muy joven y eres la única mujer que asiste a los consejos, que dicho sea de paso, está formado por chapados viejos, este es un trabajo de hombres y por ahora solo eres una anomalía, tu oportunidad vendrá más adelante.

Ah y cuando empiece el consejo_ siguió diciendo_, siéntate bien, pon atención y si surge alguna broma o hecho jocoso, no te rías con tus acostumbradas carcajadas, y nada de palabras malsonantes, no hagas alarde de tus conocimientos, si, ya sé, tienes más que incluso yo, pero solo tienes 20 años y alardear no está bien_ y por supuesto no menciones ninguna de tus actividades sufragistas y compórtate como una señorita.

Mi reacción, mi padre ya supuso cual iba a ser, él sonrío y con un gesto como esperándolo, oyó mi sonora carcajada, estruendosa, agitando el destartalado despacho, al mismo tiempo que oyó _diablos tío_ vaya perorata me has lanzado en un” pis-pas sin parar de reírme.

Para empezar ya había violado la primera regla, Eché una mirada a mi falda arremangada y la muy impropia posición de mis piernas, lo mismo podría decir de la regla número dos, la estruendosa carcajada y la tercera la palabra malsonante, la cuarta estaba en camino.

Fruncí el ceño Pero ¿qué demonios estaba pasando?

Acaso las mujer no puede hacer las mismas cosas que haga un hombre?

“Lo demostraré”.

Con la boca seca, contemplé enojada la escena en busca de los ojos de mi padre que no hizo alarde de disuadir a mi tío Emilio, mis dedos nerviosos jugueteaban con uno de mis rizos que se había escapado de la pinza que lo anudaba en la nuca, el piso se elevó del suelo y sentí una asfixia que me hizo estornudar, totalmente enojada exclamé _ bien ya que no me necesitáis me iré_ me alisé el pelo, arregle mi chaqueta, aleteó mi nariz y entrecerré los ojos dominando la violación de la tercera regla al no soltar un grosero ¡Ajú que asco¡ con la punta del zapato azoté la puerta y la traspasé.

Aquél acto de discriminación me puso furiosa, tanto que apresuradamente salí a la calle y me tropecé de bruces con un cuerpo de traje azul del que por su altura solo pude alcanzar a ver su pecho, su corbata pulcra encima de una camisa de un azul pálido que me resultó algo pasteloso, alcé los ojos llenos de furia exclamando- ¿no mira por donde anda? ¿Será Bruto?

_ y usted señorita siempre lleva tanta prisa? con una voz profunda y sensual de acento extranjero y una sonrisa medio burlona que me enardeció aún más. Levanté los ojos y retrocedí un paso, jamás había visto semejante mirada, intensa y penetrante. Me miró a los ojos durante unos instantes y me sumergí en unos ojos negros como la noche del desierto, de pozo de carbón de mina, sentí mi alma allí reflejada y salí despavorida sin pedir una sola disculpa, al tiempo dijo algo en un idioma que parecía árabe y después añadió_ No soy bruto, soy Omar_ supongo que sería su nombre, soltando una carcajada.

A grandes zancadas y con prisa porque le esperaban, Omar, anunció su llegada a la secretaria de mi tío, esta le abrió la puerta algo impresionada y se quedó viendo los saludos de los hombres que iban llegando, aún faltaban unos cuantos por lo que mi padre le sirvió una copa a Omar y charlaron trivialmente del tiempo, del calor de la ciudad.

En un momento Omar se sonrío y dijo en alto aunque sin esa intención _ dichosa muchacha, llamarme bruto, nunca una mujer me lo había llamado y menos en mi país_ , (Omar era Egipcio).

Mi tío y mi padre se miraron con cierto temor en sus ojos, creo que a los dos se les paso mi imagen por la cabeza, se movieron algo nerviosos en sus asientos y no dijeron nada, mejor no.

Entonces él dijo- esa muchacha salía de aquí, la conocéis?, es rubia delgada de pelo largo y mirada felina y parecía muy enfadada.

Un silencio llenó el espacio, ese que se necesita para pensar ágilmente ( mi tío y mi padre) que le responderían, a saber que le habría dicho la malcriada y regalada de la familia) los susodichos se miraron en silencio como echándose la culpa uno al otro, me imagino su coloquio mental-(Si no la hubieras consentido tanto, si hubieras tenido tus propios hijos para no malcriarme a la mía) mi tío no se casó nunca, una mujer a la que amó mucho le dejó por otro, se casó y se fue a Barcelona, no volvió a tener otra novia, al menos seria, -mi tío- pues que vas a decir tú si te tiene comido el corazón viejo regañón-

Ah se refiere a… bueno no sé de quién puede hablarnos, de aquí salen chicas que -se dedican a vender nuestros pisos,- dijo mi padre- aunque también pudo ser mi hija,

No tiene importancia- contestó Omar- solo que me llamó bruto jajaja,

en ese mismo instante mi tío y mi padre pensaron al unísono- condenada niña, ha sido ella- .

A la mañana siguiente mi padre me citó en la biblioteca de casa, por lo que me dijo mamá, que quería presentarme a un colaborador suyo extranjero que se asociaba con él para las obras fuera del país.

Llamé a la puerta y la voz de mi padre – si Marta puedes pasar- eso jamás lo hacíamos si no había visitas, yo entraba donde quería por mi casa sin llamar, pero supuse que era mejor así.

Dije buenos días sin mirar apenas al visitante y besé a papá, éste giró hacia el hombre del traje y dijo:”Omar esta es mi hija Marta”, al girarme y mirarle tuve la sensación de haberle visto antes, pero no le presté más atención, puesto que me la llamó más el gesto de él, al mirarme detenidamente a mí.

Los ojos del desconocido se abrieron de par en par y sus negras y arqueadas cejas se unieron, lanzándome una siniestra mirada de ironía y burla- seguidamente dijo- no, señor de La Prada, soy Bruto, sin mirarle y mirándome directamente a los ojos al mismo tiempo que me tendía la mano- yo muerta en pie- recordé entonces donde le había visto antes y pensé a la vez que tendía muy lentamente la mía- el de los ojos de mina de carbón- y me puse colorada hasta la raíz del pelo, a la vez que al verlo, él, soltaba una sonora carcajada.

Nunca me sentí tan avergonzada, pero me las iba a pagar claro que sí, -ah menuda yo-
-Y tú quien eres? ¿qué haces aquí bruto?- mi padre pestañeaba- y Omar sin hacerme caso a las preguntas soltó mi mano, miró a mi padre y dijo, señor ya encontré a la chica por la que el primer día le pregunté, la de la mirada felina y muy enojada.

Mientras yo hacía lo que siempre me caracterizaba cuando me ponía nerviosa-menos mal que él no lo sabía- me enrollaba un mechón de pelo en el dedo índice.

Mientras él me miraba con una mirada de terciopelo negro desde lo más alto de mi rubia cabellera hasta la punta de mis sandalias ¡ qué grosero¡, pero mis ojos lo recorrieron al mismo tiempo, llevaba unos pantalones oscuros y holgados, deportivo y elegante con una camiseta blanca , tenía una presencia imponente que lo diferenciaba, su cuerpo era atlético y armonioso- entonces mi padre dijo- Marta di a mamá que Omar se queda a comer- miré a mi padre con una mirada de pantera agazapada- di media vuelta y salí dando un empujón a la puerta en vez de abrirla, mi padre, – esta niña moviendo la cabeza, es tan rebelde- Omar sonreía.

Descúbreme mi AmoR.



Descúbreme mi amor

con tu infinito ojo

no me mires desatendida,

no me eches a la nada

como el muerto arrancado

de la vida.


Mi corazón es el camino

ese que has cruzado tantas veces,

anidando tu amor y tu trino

en el que te hundes y te creces.


Y sentirlo en cada vena

en la punta de los dedos

latiendo tan despacio,

que casi puedes romperlo

que quepo más en él ,

que su latido.


¡Me viene grande el corazón amor mío¡


De ti dependo como

la voz desesperada

que clama en la garganta,

para escaparse luego

en vaivenes de luces y de viento.


Descúbreme amor mío,

te digo en el silencio

también a voz en grito,

como el vuelo del pájaro

que resbala por el aire malherido.


Se me va el corazón

de tu mano hilando,

caricias silentes que

dejan mi vida impregnada

para siempre.


Contemplarte a los ojos

sumiso y de hinojos,

fue el más grande y

sublime privilegio,

estás aquí, en mi pliego.

Loco Intermedio.


La vida a veces solo es simple circunstancia, hoy estamos sintiendo algo que mañana solo es momentáneo, todo incluso los sentimientos nacen, crecen y se mueren, lo importante es vivir todo eso con el justo valor en su justo momento, nada es perenne todo es caduco por principio, pero… ¿quién tiene el rasero?, el mundo es un calidoscopio perfecto, lo que hoy es blanco mañana puede ser negro.

Nos hacemos caminos paso a paso, teniendo sensaciones y vivencias, a veces por estúpidos momentos perdemos la razón y la paciencia y se rompe el espacio dejando maltrecho el sentimiento.

Somos ecos del tiempo, o quizás no seamos nada más que un loco intermedio, vida transitoria que nos roza la piel y nos desnuda el alma y la conciencia, la vida que tú llevas y yo llevo, nunca es nuestra, no estamos en posesión de una vida, es ella la que al final nos maneja y nos posee, tan solo se nos presta, pero si es así y es inevitable, que importa, la vida es esa, metáforas entre sedas sonámbulas, el mar, la soledad, la blanca inmensidad de los vientos, las rubias arenas, el cielo azul, la lluvia, y los corazones… la vida es bella, intransferible y única, y aunque sea un rito impuesto, hay que vivirla.

domingo, 29 de julio de 2007

Nunca...


Nunca sabrás que te amo…y

Hablaré contigo como cada día,

Tú tienes tu vida y no te hago falta,

En cambio sin ti la mía está vacía.

Sin que tú lo sepas soñaré contigo,

Sin que tú me veas lloraré por ti,

Sin que tú lo sientas miraré a tus ojos,

Perdiéndome en ellos sin hallar el fin.

Te llevará el viento dolorido un beso,

Con alas de fuego llegará hasta ti,

Pero tú inconsciente del amor que siento,

De frío en tus labios dejarás morir.

Llevará la tarde de dorado cielo,

Una voz herida que se aferra a ti,

Te hablará al oído buscando tus labios,

Y no sabrás nunca que viene de mí.

El ocaso triste de un día de otoño,

Te dirá al oído que muero por ti,

Sentirá tu pecho un calor extraño

Y no sabrás nunca que quiso decir.

Llegará la noche con ellas mis sueños,

Y como brisa llegaré hasta ti,

Te tendré en mis brazos,

Te tendré en mis labios,

Y nunca sabrás que yo te amo así.

Mis sueños…

D blancos corceles huirán de ti

Y tú al despertar sentirás amor y

Nunca sabrás que viene de mí.

Imposible...


El mar acaece entre tus manos

y de pura sal y espuma se abre

como estrella y tus ojos vuelan

como gaviotas por tus cejas,

el viento mueve las velas y estás ahí

esperándome en la niebla.

Eres más que tu silencio y tus poemas,

eres perennemente una sorpresa,

suspiras y golpeas la luz de la tarde

desangrando tu interior,

el sol se esconde llevándose tenue tu dolor

aunque todo duela más que antes,

estás ahí, esperándome.

Es tu corazón el que sostienes entre las manos,

con el mismo aroma, el mismo sabor de antaño

con aquél latir de todos los momentos en los que vivió,

gritando el viento, denuncia los perdidos sueños

guardando la certeza de alguna razón

que pueda guiar la dureza y su manto opresor,

y desde el horizonte sienten un fuerte escalofrío

tu cuerpo y el mío. Ya es imposible, el cielo se ha nublado

y las sendas de nuestros caminos se han borrado.

Amigo...



Sin casi conocerte de nada, supe que podía confiar en ti: lo he hecho desde entonces, ha pasado tanto tiempo y ahí siempre hemos estado, tu conmigo, yo a tu lado, porqué cupido insensato te ha disparado?

Te he contado cada una de mis locuras, , de mis lágrimas, de mis pecados.
Me conoces bien, tanto que llegas a asustarme, prediciendo mis reacciones con asombrosa exactitud, has estado a mi lado en todas las situaciones en las que te he necesitado, me has escuchado, me has secado las lágrimas mientras por otro a tu lado he llorado, me has consolado, me has aconsejado, y sin saberlo en silencio, sin demostrarlo, haciendo de tripas corazón, me has amado… cuanto has sufrido amigo mío… y yo ahora qué hago? contemplo la lluvia en tu mirada y no puedo acercarme a tí como tu anhelas, para enjugar a besos tus lágrimas.

Eres mi confidente, un gran amigo, aquel que siempre estaba ahí. Ahora, estoy rota, las cosas no van bien, tú eliges justo este momento para decirme que estás enamorado, para tirarme hasta la última teja que quedaba en tu tejado.

No entiendo porqué tenía que ser ahora, porqué tenías que romper en pedazos aún más pequeños los pocos trozos recuperables de mi maltrecha esperanza. Cómo hablarte de los dolores de mi corazón sin temer por el tuyo, cómo cargarte con mis penas si sé que ya cargas con las tuyas, si sé que tu mayor pena soy yo.

Siento que me ahogo.

Otro Día...


Y me preguntas si te sueño,

se ruboriza el mundo si lo cuento

se avergüenzan las nubes si me oyen

y se nubla en sonrojo todo el cielo

y las estrellas palidecen si les cuento.

No acostumbro a escribir de todo esto,

pero te lo contaré solo como secreto

si me prometes no decirle a nadie, te lo ruego…

loca yo, loco tú en aquel encuentro

tiernos momentos, en los que tú, estabas preso

entre las ansias de mi cuerpo.

Uy pero el maldito reloj… me despertó del sueño,

otro día te lo cuento.

Me olvidé...


Me has vestido con tus labios
y en el callado latido de mi pecho,
me desnudaste entre besos...
y caricias que buscaron
perderse en el silencio
y me olvidé de todo,
de mí misma...
de mis miedos y dudas
siendo solo la piel que en tí se viste
y en tu loco deseo se desnuda.

Me Gusta.


Me gusta sentirte llegar

cuando no te espero

con ese dulce callar

que traen tus pasos queridos

me gusta oírte llegar

por las calles de mi cuerpo

y ese rondar tuyo

desde tu boca a mis besos.

Me gusta ¡ No te lo Niego¡.

Y Mañana amor

cuando llegues,

pégate tanto a mi pelo

que el jazmín

que me pusiste

se te quede entre los dedos.

Y espera que yo amor,

desgrane un rojo clavel

con mis labios en tu cuerpo.

Ay...


Ay que sería…

Si no lloráramos

Las lágrimas son las puertas

Por donde pasamos y que nos sueltan.

Ay si lloráramos por dentro

Que inundado nuestro cuerpo

Salen y nos las bebemos

Y nos alivia el consuelo.

Ay lágrimas sin salida

Penas contenidas

Asomad a mis pestañas

Que cuando llegas me calmas.

Unos ojos sin lágrimas

Ojos tranquilos y serenos

Y de pronto sin esmero

Asoma la fresca jauría del aguacero.

Pena que viene

Penita que viene y va

Llora que llora y sin parar

Es esa agua que en vez de ahogar

Viene a salvar…

Eso es llorar..

Siempre Queda...


Desde que te conozco, hay un eco en cada hueco que repite tu nombre; en las ramas altas, lejanas; en las ramas que están junto a nosotros, se oye. Se oye como si despertaras de un sueño en el alba. Me respira en la piel, se mueve como se mueven las gotas del agua, y me transpira. "He aprendido a decir tu nombre mientras duermo. Lo he aprendido a decir entre la noche estrellada, junto a tu nombre el dolor es una palabra extraña, el se va y tu nombre me deja iluminada.

Es muy difícil explicar por qué llegas a querer para siempre a alguien, como saberlo a ciencia cierta, pero, hay algo que lo hace tan natural que sobra la razón.

¿Será por tu mente? Está llena de ideas y sólo quieres que nunca se termine la arena del reloj que vuelco y me engaño, para que nunca acabe de contarme cuál es su manera de ver el mundo.

¿Será por su valentía? Su forma de luchar contra la nada cotidiana, su manera de perseguir lo que desea aunque no sea lo que debiera, su fuerza a la hora de mostrar sus sentimientos.

¿Será por sus manos? Son mapas, son calor, son quitamiedos que dan forma a las cosas.

¿Será por sus abrazos? Incienso, chimenea, cobertor, calidez, cobijo.

¿Será por sus impulsos? Pasar el día en la playa, querer verme en medio de la madrugada, llamarme a todas horas, mostrarme el corazón en la lejanía desde las alturas, contarme miles de historias sentados sobre paisajes imaginados que domina la ciudad y con las piernas suspendidas en el vacío, confesarme que es buscador de tesoros en el alma, hablarme de la guerra, de las miserias y de los dolores internos.

Un día llegó de improviso como los vientos de la primavera, sin aviso, libre como los sueños y los días, con su mirada triste, dura y tierna, mojándome el rostro como una penetrante y silenciosa llovizna inundando mi cielo azul y alto de libre gaviota, como una ceremonia, se asomaba a mis ojos y miraba mi vida, con un mirar hacia dentro que me comía a puro golpe de carcoma.

Después otra vez sus ojos tristes polvosos de olvido, color bruno, era como mirar a un cóndor trepar los andamios de la altura con sus alas pintadas de noche y de infinito.

Después me mira en sus adentros en medio de un silencio largísimo con todo el cielo encima y el viento quieto.

Me sonrío y le doy gracias por tenerle cerca, aunque creo que a veces he intentado ser realista, pero me he dado cuenta de que la realidad es ésta, que el cariño queda siempre cuando es sincero, en este mundo que intenta guardar todo en cajones etiquetados, medidos por relojes de los que nos burlamos desafiando diferencias horarias, insignificantes distancias eternas y campañas pronormalidad.

Sigue dejándome el asombro asomando a los ojos y una larga espera para poblarla de palabras, es un gran misterio, como un viento por el viento, como un largo escalofrío.

sábado, 28 de julio de 2007

Pasado...


Ando subida en un globo que no alza el vuelo,

me falta el calor de tu sonrisa, la tibieza de tus manos y tu prisa…

la palabra y el silencio que monta la vida.

Esperando que la luz incida perpendicularmente sobre mis ojos, y el insomne movimiento se detenga por un instante en la autopista que veloz me lleve a tu lado.

Te he sentido en la poesía desgastada

Te he hablado en el silencio

Te he moldeado a mis anchas

Te he perfilado entre las sombras

Te he absorbido diáfano

He enloquecido sin ti

Te he besado en la distancia…

Después decidí olvidarte,

ya ves que no he podido poner los pies en la tierra, volver como he venido y te sigo buscando en algún rescoldo de mi cuerpo, te he llenado de versos en penumbra y en silencio, como quien no sabe que escribe porque a solas y en silencio, pone rima a lo que vive.

Es la imaginación que me traiciona a hurtadillas que juega con la ilusión y la esperanza perfila, sin ella no sería nada, aunque sea una utopía que viaja sin saber donde sin estación y sin prisa.

A veces la busco y no la hallo, tantas veces llega y me encuentra dormida y a la mañana siguiente, busco lápiz y papel sin nada que la defina, y me encierro en otro mundo, escribiendo el sin sabor y me pierdo en las calles de un mundo llamado tiempo, que me duplica los días haciéndome el todo eterno, entre un sin ti y un contigo… yo ya casi no me encuentro, intentando correr más por si la dicha se escapa, cayéndome y levantándome de este papel vacío, presa de la sinrazón, buscando una respuesta a tanta equivocación…

hemos sido desde antaño siempre dos… y sin embargo… se paró el reloj ante nuestro primer abrazo, ya no creo en el amor.

DijeRoN...


León Felipe escribía:

“...El HOMBRE

puede ejecutar algunos actos en silencio.

Puede ir y volver:

ir del sueño al camino...

del camino al cansancio...

y del cansancio... otra vez al sueño...”

Y Miguel Fernández comentaba, como en eco:

“...Se han vuelto los manteles

sudarios para enjugar el pan de cada día;

queda el polen de la casa envolviendo la paz.

Se retiran los seres, lentos, a sus aficiones

de exilados constantes...”

Dámaso Alonso, se obsesionaba en estos versos:

“...No me sirven mis manos ni mis pies

que afanaban la tierra, que arredraban el aire;

no me sirven mis ojos que aprisionaron la hermosura,

no me sirven mis pensamientos,

que coronaron mundos a la caza de Dios...”

Y Guillermo Diaz-Plaja, sin saberlo, le contestaba:

“...¿Entenderás que las sangres de mis venas

golpearon muchas veces con violencias que no quise?

¿Mirarás mi ansia de nácares,

de claveles tibios, de terciopelos venados,

como un empuje oscuro del que yo mismo

no encuentro la clave?...”

Pero Luis Cernuda, siempre amoroso y complaciente, le decía:

“...Perder placer es triste

como la dulce lámpara sobre el lento nocturno;

aquél fui, aquél fui, aquél he sido:

era la ignorancia mi sombra...”

Que fue contestado en la lejanía por Enrique Juarez, poeta de la lucha guatemalteca, diciendo:

“...Aunque me duela y os duela

me doy pena yo mismo

y me la dais vosotros, varones inseguros,

con nobles excepciones:

yo soy un abogado de nota y no se diga,

un doctor de ambición disimulada,

un arquitecto de club y caramelo;

soy cualquier ingeniero sin sonrisa

y he sido el periodista mercenario

del miserable cobro anticipado,

tanto como el poeta mentiroso

que miente nubes, sofocando su ira,

mientras le dan salchichas

y el pan que sobra de pútridos festejos...”

Aunque, en la distancia de los tiempos, -que no de los conceptos-, Cavafis, poeta alejandrino, sentenciaba:

“...Voces ideales y amadas

de los que han muerto, o de los que están

para nosotros perdidos como muertos.

A veces nos hablan en el sueño,

a veces, mientras pasan, las oye el cerebro.

Y con su timbre por un instante tornan

timbres de la primera poesía de la vida:

como una música, de noche, lejana, que se apaga...”

Walt Whitman, que estaba traspuesto, se levantó de su sueño perdido y solidario, y nos dejó estos pensamientos de despedida:

“...Conocí entonces la paz y la sabiduría

que están más allá de las disputas de la tierra.

Y ahora sé que la mano de Dios

es la promesa de mi mano;

que el espíritu de Dios

es hermano de mi espíritu;

que todos los hombres nacidos en el mundo

son mis hermanos también,

y que todas las mujeres

son mis hermanas y mis amigas...

¡que un solo germen de la creación es amor!...”


Todo eso dijeron los poetas Y eso lo asegura otro buen poeta....... LuiS.
Y yo, Que también lo leí, quien no leyó a los grandes?

viernes, 27 de julio de 2007

Voz sin Rostro.


Quiero expresar un caso que me ha ocurrido un poco extraño, pero mejor le llamaré original. Estas semanas atrás he mantenido en algunas ocasiones una conversación telefónica con una voz, si una voz a través de un teléfono, en las primeras ocasiones para mí era solo una voz de alguien desconocido que me dijo su nombre, pero sin olvidar nunca que tenía detrás una persona que me llamaba cumpliendo con su trabajo, aún así las primeras veces mi actitud fue fría y cortante, seca, pero contundente en mis opiniones, convicciones y expresiones; hasta que de tanto repetirse en contra de mi voluntad, un día me lo tomé de distinta forma y mi actitud cambió, me lo tomé con sentido del humor, al menos así no se nos haría pesado el fondo de aquella cuestión de la que no daré detalles pero si quiero expresar aquí lo efectivo que puede ser un comportamiento positivo.

Así me fui familiarizando con aquella voz que me reclamaba pero a pesar de ello, aquella voz era, bueno es, suave, dulce, con un timbre acogedor y armónico, con un acento que a mí siempre me gustó, Argentino, fueron bastantes veces las que a mi teléfono asomó aquella voz con la misma cantinela, ya en las últimas ocasiones no se identificaba, solo al oírla yo la llamaba por su nombre, y al final pensaba que esa voz tenía un interior, un fondo, algo que la delataba como una buena y bonita voz, así terminé oyéndola como si fuera un amigo que ya se hacía rutinario pero divertido, poco a poco mi actitud suavizó la suya y al final si no íntimos si ya nos hablábamos como algo más de conocidos, casi casi un amigo al que terminé por hablarle como a uno de mis amigos, si, esta tarde de verdad, y definitivamente he conocido a Sergio, al Sergio de verdad , aunque nunca vi su rostro, y me ha gustado, tal como yo pensaba, aquella voz tenía un no sé qué distinto que al final su reclamo a él mismo le pareció tan absurdo como injusto y creo que ese reclamo y el fondo de él en cuestión terminó, y terminó porqué no decirlo quizás porque yo siempre soy sincera, clara y le llamo a las cosas por su nombre sin inútiles pérdidas de tiempo y con mi energía positiva y todo ello, terminó, me he quedado más tranquila porque esas llamadas eran injustas y molestas pero la persona que estaba detrás cumpliendo su trabajo, era un encanto incluso reclamando, bueno terminó el reclamo pero lamento dejar de oír esa voz que desde su reclamo pesado él lo hacía suave y delicado, eso nos dio a entender a ambos en la última llamada, que si nos bloqueamos en una única idea, podemos alcanzar una visión falsa de todo lo que acontece en este calidoscopio que es el mundo y lo bueno es alcanzar esa energía positiva totalmente diferente de la energía mecánica del pensamiento.

A veces el analizador es también lo analizado y en ese análisis llegamos a la convicción de que debemos dejar de analizar desde un punto de vista incorrecto y comenzar a ver a percibir a observar con los ojos interiores.

Gracias Sergio, no sé si me leerás, espero que sí, pero desde aquí quiero decirte lo que ya te dije, encantada de haberte conocido, a veces las personas se conocen de las formas más variopintas y extrañas pero también válidas. chapó Sergio y suerte.

Por eso yo aún creo en la gente, Sergio te regalo una flor, has dejado de cumplir con tu trabajo y te has guiado por la voz del corazón.

Solo Escribiendo...


No soy más que un ser

Anidando sentimientos

Tras tus párpados cerrados

Un humilde vasallo

De la imaginación

Al que dulcemente quizás

Llames en tus sueños…eso soy yo.

Caminando por tus silencios

Con el corazón en la mano

De puntillas con la pluma

Para no espantarte…

No tengo manera alguna.

Con la necesidad de que bebas

Como en un sueño

Todos mis poemas

Llenos de inesperados sucesos.

Entre el extrañamiento y lo adorado

Inundo desesperadamente

Mi torpe manía de escribir

Y así hasta que despiertes

Yo...estaré aquí.

Seguiré siendo el habitante

De ese anhelo

En el que dormita plácidamente

Tu lectura…

Y yo…esperando sin premura.

Fuera de estas letras

No soy más…que

Un ser común y corriente

Que ama y se equivoca.

Solo en ese instante

En el que abro mi alma

Con breves destellos y oscuridades

En que me habita la luz del espíritu

Me transformo en algo inexplicable

Plenamente enamorado y puro

Tu musa…tu poema…tu suspiro.

Solo estas letras que me dan el lujo

De ser tu nostalgia…

Por muy oscura que parezca la noche

Me traen…la vida como el alba.


Mi Amiga Gaviota...


Destapando un buen tarro de esencia, de flores bellas,

Salió mi amiga gaviota, la mejor de las estrellas,

Dulce como el caramelo, destila un cálido aroma,

¿Encantadora?... mejor imposible… y no lo digo de broma

Su vida, no es plácido halago, pero lo asume con arte

Capaz de reír llorando hasta casi, encandilarte,

Sencilla y amable como la misma vida,

Es como las marcas de origen y servicial para lo que le pidan,

Como virtud destacaría, su entereza tan humana,

Su garbo de gran destreza y escritos de fiel poeta…

Ya despido a la esencia, en olor de multitudes,

La admiración no tiene ciencia, pero miles de virtudes.

Para mi amiga Gaviota a la que escribo para endulzar más el aroma que provoca con sus versos.

Francisco.

Mi Playa...


Hoy he caminado por la playa, a esas horas no hace demasiada calor y mi sudor es fresco, temprano, aromatizado por las minúsculas partículas que la brisa marina va impregnando paulatinamente en cada uno de mis poros.

Me he sentido parte de ese mar suave que golpea la base de las rocas, comiéndosela a besos y revolcándose justo donde la espuma de las olas suele dejar una intermitencia de caricias infinitas, las caracolas se alborotan encima de las algas sobre la arena, la espuma se retira abriéndose como una tierna sonrisa en medio del paisaje; mi pareo juega con el viento, el aire suspira junto a mí, su canto salpica de perfume de sal y aire mi piel y la arena se hace de oro fino en mis pies, al fondo las gaviotas que no levantan su vuelo cuando mi figura se aproxima y yo, me siento muy bien, mi corazón palpita como un potro zalamero… quisiera reír, llorar, perderme, encontrar el camino, sufrir, ser feliz, aprender, dudar, tropezar, levantarme, correr, andar, volar, acariciar, besar como besan las olas a las rocas en la orilla del mar.



jueves, 26 de julio de 2007

También...


El amor trae en sus manos la medida del universo, no hace falta demostrarlo solo descubrirlo y cuando se va también se lleva algo en sus manos, no hace falta contarlo, pero siempre hay que ahuyentar la pena, también sufrir, lo mismo que sonreír es sentirte viva, sin miedo a sentirse herida, las heridas cicatrizan, en todo hay que ser positiva a través del llanto o de la mejor de las sonrisas, quizás eso sea una quimera pero es una buena manera de andar por las aceras, demostrando la entereza llega una a reírse de las penas, y así poder manejar la vida porque ella es intransferible y única, porque no hay nada que valga más la pena que vivirla plena, eso incluye las mañanas de sol o las tardes de tormenta., la lluvia moja el corazón pero también lo refresca, todo son sentimientos y al final también son recuerdos, que tal cual vinieron, los viviste como se vive el momento, apurando cada vaso, cada reto en el sendero,tapando los ojos al desespero, soy por lo que vivo, lo que tengo, lo que quiero y lo que espero, aunque nunca llegue, no creo en el destino, todo se elige en el camino.

miércoles, 25 de julio de 2007

Aún QuieRo...



Quería decirte que t…

se me formo un nudo en la garganta

que me dejó el labio seco,

quise decirte que te …

y se me clavaron las palabras como puñales

en el pecho, dejándolas en intento,

mi corazón se quedó herido, quieto...

amasijado entre huesos

quise decirte que te a…

pero en ese momento cruzó el cielo un meteoro,

dejándome sordo, mudo y ciego.

Quise decirte que te am…

y mi día se hizo tu noche,

oscureciendo el sendero

y mis palabras volaron como alas de terciopelo,

hacia un paraje secreto…

quise decirte "Te Amo" y aún quiero…

mañana, amanecerá de nuevo.



Dueto. @Gabriel y Gaviota.