A Menudo


Sueño y Vuelo, aunque me caiga luego,

domingo, 31 de mayo de 2009

Abrázame.


Abrázame fuerte,

que yo pierda el sentido

y al volver en mí,

me encuentre en tu nido,

cerquita de ti,

contigo…

Que beses mis labios

que calmes mis miedos,

y entre nuestros cuerpos,

no cruce una pizca de viento,

ni siquiera un pensamiento…

Abrázame fuerte

déjame sin hálito,

sin descanso,

Que quiero morirme

de amor en tus brazos.

Abrázame… ahora,

que mi alma estrelle

en la playa de tu cuerpo,

la música de las olas…

Buscando La Felicidad.


Últimamente paseando por las páginas de gente conocida y desconocida, al menos en tres he podido leer sobre la felicidad, incluso yo misma he escrito bastante sobre ella y sigo… eso me reafirma lo que pienso de esa señora intermitente, fugaz, caprichosa, deseada, desigual, que ni siquiera se puede comprar…

Durante los últimos tiempos, todo el mundo, usted y yo y los demás, ha repetido esa palabra hasta el hartazgo, una palabra mágica por necesidad: La Felicidad

Un deseo repetido para uno y para todos, que abunda en ciertos momentos como un código civil de buena voluntad y de buenas maneras, esa desconocida que nadie acierta a definir, que se intuye, que a veces se deja presentir y que nunca a la vuelta de la esquina la podremos encontrar, es en definitiva, una palabra talismán a la que se vuelve con entusiasmo y fatalismo, como si de la primitiva se tratase y acaso se trate…

La felicidad creo que depende de muchos factores, podríamos enumerarlos, sobre todo esos de la transmateria, las ideas, los valores sociales, culturales y morales, en definitiva, el concepto de las cosas y el grado de los valores que tiene cada uno, o sea el espíritu único e intransferible, pues también creo que la felicidad puede ser expresada, pero nunca totalmente compartida, un sentimiento simultaneo no es posible.

Los momentos felices, -que más bien es ese el concepto que yo particularmente encuentro para la felicidad, aunque la definan otras muchas cosas-, cambian según el espíritu de cada uno, hay gente que si se pasan la noche admirando en una cima cerca del cielo a las estrellas se siente felices, en cambio otros se sienten así si se pasan la noche de copas y en plena diversión, todo es respetable pero de ahí el concepto de cada uno, sus valores, el entorno, su interpretación y su aceptar las cosas para al menos estar razonablemente contentos.

La felicidad podría ser una palabra del grupo de las utopías, según el concepto que se tenga sobre ella…

¡Ay deseada felicidad!

sábado, 30 de mayo de 2009

Mar Colombino


A Veces en la noche,
me levanto de la cama,
y arrastro por el puerto,
la sábana de mis versos...
y me siento al filo del mar,
mientras transcurre sereno
Mar Colombino-tan mío, tan nuestro-
al borde de la historia,
preso de recuerdos y descubrimientos,
mar Tartesso,
bajo la sal y el misterio,
lo contemplo quieto,
imposible y culpable de sueños.

Ay Amor.



Ay Amor, no me pidas la vida,

ni me pares la sangre,

que me duele el intento

de conservarte

sabiendo que tú, caprichoso

no esperas a nadie…


Oye mi voz cautiva,

que grita un sudario de renuncias,

grito voluntario,

a probar un veneno

sin antídoto,

para morirnos de amor,

un día de estos…


Ay amor

que atraviesas mi alma

y la desgarras,

envolviéndome en la bandera

sin patria de tus besos.


Amor que requiero,

amor que contemplo,

amor que sostengo,

amor a gritos

y amor con su cortejo de silencio.


¡No me rompas el pecho!

ni te claves tan dentro

ni me empapes los ojos,

ni te derrames luego…

sobre el corazón,

ajeno e indefenso…


Corazón que inocente te mendiga

a las puertas de la vida…

te regalas como aliento

y luego,

como espuma levantas el vuelo…


ay Amor, no me rompas el pecho,

no me robes la sangre,

no me pidas la vida…

¡No separes mi piel de tu caricia!


viernes, 29 de mayo de 2009

Para mi Amigo Jadír.


El domingo es el cumpleaños de Jadír, cumple 34.

Tengo un día para buscarle un regalo, a él no le gustan las cosas que lucen por fuera, es de los que le gusta lo que se luce por dentro. ¡Difícil lo tengo!

A ver Jadír … vamos a hacerlo de otra manera, tenemos un día para elegir.

 

-¿Te regalo la música de un corazón sano, ese instrumento que fabrica suspiros y notas?

- Una mirada de esas que dices que tengo, que se vislumbra como una esmeralda fluorescente en la noche…

- O quizá prefieres una mañana de sol andaluz, que al entrar por la ventana, recorra los surcos de tu cuerpo llenándote de vida…

- Ese frescor renovador de la brisa del Atlántico con cantos de sirenas a la luz de las estrellas…

- Puede que prefieras esa sonrisa que nace desde el filo de mis labios impregnada de sal, esa que tú me arrancas cuando lloro…

- O mejor te regalo todas las palabras que encierran mis poemas y las que vendrán por estar aún prisioneras…

- Te regalo una caricia, un nido de cariño entre mis manos, una estrechez de abrazos… o por esta vez…un beso de órdago que te dispare el entusiasmo…

- O un fuego de artificios, ese que me saco del bolsillo y te ríes sorprendido cuando triste te encuentro…

- Es tuyo mi consuelo cuando llegas hecho cisco o un cántico de arrullos y sonrisas cuando necesitas que te acunen a toda prisa…

- O acaso una cinta dorada para tejer tus sueños y echarle el lazo a la luna y bajarla a tu regazo, le pondremos velos de raso y seda y le dibujamos unos ojos negros y un lunar entre las cejas…

- Un pastel lleno de velas para cuando soples pidas el deseo que tanto anhelas…

- O puede que te guste algún juguete para sentirte más niño aún de lo que eres…

- Quizá una sesión de payasadas para que choquen tus risas como olas en la orilla de tu boca…

- O ese puñado de ternura que derrama mi mirada cuando te miro descuidado y veo en ti, la nostalgia dibujada…

- Una zanja de luz para iluminar el chorro de sombras que te asolan… mi aureola…

- Te regalo mi asombro, mi cariño, mi admiración por lo amplio de tu interior, mi alegría, mi luz, mi ilusión y la fe que me guía de incansable exploradora…

- ¡Que puedo regalarte de todo aquello que tengo y no merezco!

- Te regalo Jadír, mis ganas de vivir, las ganas de ayudarte, y de que alcances los sueños que nunca se te cumplen y mereces más que nadie…

- O te regalo una silla planetaria para que te sientes en medio de la galaxia y contemples ese cielo tan negro y estrellado de la India… tu amada tierra…

 

Bueno amigo mío, no pierdas tiempo en elegir, todo eso es tu regalo.

Cumpleaños Feliz…

Y una rosa enlazada con una “Cinta” que es tu amiga de por vida. Yo soy esa…

 

Fdo. Cinta. Tu amiga.

 

jueves, 28 de mayo de 2009

Digamos.

Necesitamos gritar

sentir esa llamada del despierte,

necesitamos un aletear, un revuelo de pájaros,

con las alas, con los picos, con los trinos,

necesitamos reclamar en las alturas

por los cielos, por la tierra, por los mares,

sembrar ruido en los espacios,

que la voz se nos oiga libre,

que las lleve el aire por los campos, las ciudades

y se posen en los adoquines…

abrir los ventanales de las gargantas mudas,

sacar del hueco al eco somnoliento

antes que todo se selle a cal y canto,

y huela a podrido redomado…

 

El polvo cuando se queda solo y callado

se convierte en fango y luego,

es llanto y alarido enmohecido y resabiado,

digámoslo todo,

no traguemos silencio

no nos ahoguemos,

usemos la protesta y el diálogo,

que sepan… que sepamos,

que la voz es sonora y todas dicen algo…

 

Que se oiga lo que nunca deberíamos callarnos,

que sepan que somos, que estamos,

arráncate y dile al mundo, que sientes y padeces,

dile quien eres, lo que piensas, lo que quieres,

que suene tu voz, que suene y no te ignoren,

dilo fuerte y alto, como el cielo, alto y claro…

Carta a Isabel

Mi querida vecina Isabel, se marcha el domingo.

No sabe ella lo que la voy a echar de menos, y lo que la voy a guardar en mi corazón y en mis pensamientos, yo he sido su apoyo y ella nunca sabrá lo que le agradezco que haya sido un libro sabio de ternuras lleno, del que siempre aprendo…

Isabel, voy a escribirte una carta todos los días, aunque algunas ni las leas, porque no te las mande, pero seguro que al teléfono vas a tenerme a menudo y seguiré queriéndote, tanto como tú me quieres, porque tú me has dado mucho más que de mi hayas recibido.

 

Y solo  pido que no me olvides, que los surcos frágiles de tu memoria no me desdibujen y sepas aunque olvides mi nombre, quien es esa sensación de cariño que te ronda… la chica del tercero  que te dio su cariño sincero y te puso normas para cuidarte con esmero.

 

Seguro que cuando me encuentre perdida seguiré buscando tu consejo, aunque le hable a la noche, a la luna o al viento… que son los iconos de quien nos imaginamos que vemos, será porque ellos están en cualquier parte de tu cielo y mi cielo, ese que nos contempla a todos iguales, te encuentres donde te encuentres… será por eso.

 

Ellos saben que no exagero cuando les cuento lo maravillosa  persona que eres y allí donde estés, seguirás siendo.

A la luna le gustará que le cuente cosas y me guiñará el ojo como si fuera el tuyo desde lejos, eso hacías cuando me veías decepcionada o triste, ¿recuerdas? me guiñabas el ojo y decías: “que nada te pueda niña, que mucha vida te queda para aprender de eso” gracias por ello, por tus mimos y tu consuelo.

 

Tú Isabel eres como la luz, luces más dentro, eres una sonrisa, una ternura, una esencia, eres suave y dulce como el azúcar y cuando das la mano, todo un paisaje… todo eso Isabel me has aportado en estos cinco años que llegué nueva casi a tu rellano, espero que todo lo bueno esté para ti guardado en algún lugar- si es que lo hay- después de todo lo pasado, espero que te queden muchos años para disfrutar del cariño de tu nieto Pablo, ¿Quién si no, se lo merece tanto?

 

Eres el arrojo y el asombro, la libertad de pensamiento, la tolerancia innata a pesar de lo alejado de mi tiempo, a tus ochenta años me has dado lecciones sin haberte educado en la misma libertad y habiendo vivido una guerra, esa que te regaló desde muy joven la soledad… ¡Cuanta eficacia Isabel, cuanta comprensión y tolerancia y sobre todo cuanta generosidad! yo jamás seré tan alta, el aire respira junto a ti cuando abres el corazón.

 

Gracias Isabel, por tanto y por cuanto… ya han empezado las cartas, las esperadas,  supongo que en alguna lloraré encima mientras te escriba, pero no solo de nostalgia sino de alegría por tanto cariño que me diste y que van en sus letras.

Hasta siempre Isabel, te escribiré mucho para que esa dama tuya tan frágil llamada memoria, no me arrincone y sepas quien te quiere y te piensa más todavía cuando ya no estés cerca. Un beso Isabel.

Te vas pero te quedas porque hace cinco años conocí a Isabel, mi vecina, que se hizo por si misma parte de mi vida.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Estos versos.


Yo no creo en la casualidad,

pero tampoco creo que todo sea causal

todo se trata de creer o no creer

y yo, no creo en tantas cosas…

pero tú existes y si tú existes,

yo creo…

 Cuando te siento, mis alas de libertad,

esas de volar volando,

se hacen de papel

se queman a tu contacto,

y desaparecen en su humo

las horas pobladas de soledad…

 Y llegas…¡Llegaste!

te he mirado a los ojos

y el tiempo me derramaste,

al mirarte, se me escapa en un suspiro,

la mitad de mi vida-que dudo si regalarte-

ya no siento dolor

en la vieja herida del miedo,

me prestas tus alas y ocupo tu espacio…

Tú eres mi libertad

para creer en ti y contigo…

 Si no estás,

me haces dueña

de un desandar heredado

que te busca en vano,

mis pasos en laberintos cerrados

son grietas en la razón

por las que me desangro.

 Sé que estás ahí-mirándome-

compartiendo este instante,

esta noche, este rato mágico

en que ambos movemos los labios

y decimos te quiero…

en que ambos movemos los dedos

y pintamos al óleo la arboleda

de estos versos…

 Yo creo, tú crees…creemos.

Sin embargo, cuando suelto la pluma

y cierro los ojos,

me muero de miedo…

y la noche, estos labios,

estos dedos y estos versos,

te guardan pecho adentro…

como un pactado silencio.

Hoy se olvida todo...

Cuando las aguas cantan

en el fondo nítido de la mirada,

y se reflejan las mareas que nos asolan,

la crisis, el paro,

los desfalcos,

la burla, el engaño,

la gripe “A”

el hambre de África,

la sed, la falta de agua,

el cambio climático,

las violaciones de los derechos,

la falta de justicia,

la permisión,

la falta de auténticos líderes

y encima de ineptos, enfrentados

que eso es muy malo,

cuando son otros los que manejan el cotarro,

todos los problemas sociales que hay,

los intereses espurios,

los asesinatos de niños y adolescentes

no solucionados…

y mientras eso ocurre,

hoy nos centramos en un partido

de once hombres en verde campo

-por si nos descentramos-

y como borregos tragamos silencio

para que así entre las cosas de al lado

y las de frente,

puedan incurrir las instituciones- y no pensemos.-

que todo pase a segundo plano…

Y es entonces cuando en ese cerco ardiente

bulle la sangre y así pensamos,

que tenemos el país que nos merecemos,

la Europa que queremos

y el mundo que creamos…

Arráncame la ciénaga, la niebla sin cauce,

que aquí nadie sabe como se hace,

se ahueca la esperanza, se nubla la ilusión,

se levanta la polvareda, el vértigo, las máscaras…

hoy todo se olvida,

porque 22 borregos mantendrán entretenido al rebaño,

hoy todo se olvida,

la crisis, la muerte de niños HAMBRIENTOS,

que aumentan en África… Hoy juega el Barsa…

¡Que cosa Más trascendental!

martes, 26 de mayo de 2009

Mañana Empieza el Rocío...



Cuando el sol se extienda sobre la ría

y dore los esteros y la marisma,

comenzará el cormorán

su son de trinos

y se abrirán de verdes los caminos,

se impregnará el aire

de sal y pino,

y la guitarra a rajar gemidos,

se acerca Mayo y el peregrino,

ya vuelve Huelva

y su Rocina,

a sudar Rocío…

Los jinetes y sus caballos,

las adornadas carrozas

y detrás el sin pecado

con su virgen soberana,

contemplaran los caminos

mientras los trigales bailan…

En el aire flotan notas

de cantes por sevillanas,

por fandangos y otros cantes

que en esta tierra se cantan…

las mujeres con sus trajes de volantes

con sus peinetas blancas

y sus zarcillos de nácar,

cumplen un año más

con su virgen guapa…

Empieza la Romería,

más bonita de toda España,

tiembla Doñana

y la Rocina se levanta,

brota ilusión ,

desde la fuente del alma…

¡Y qué bonito mirarla!

domingo, 24 de mayo de 2009

Al Caer la Tarde


Las sensaciones no se miden ni se controlan,

simplemente surgen en el fondo del corazón o

en un punto indefinido,

que nos cubre de sombras o de luces la mirada,

solo es dejarse llevar...

aunque sepas que puedes perder pero también ganar.

 

 

Al caer la tarde.

 

Al llegar la noche, mis sueños en tropel, como blancos corceles huirán de mi… Buscándote…

Y tú insensible del amor que siento, de frío en tus labios los dejarás morir... matándome...

Y no te das cuenta que somos la espuma y la ola que rompen en el arrecife, que una toca el cielo y el otro encuentra su paraíso perdido, que solos se dan, no como costumbre sino como necesidad.

Espero con afán que pasen las horas, que llegue la noche, y a la hora de cenar, mi gente me encuentra distraída, se daban cuenta que tenía el pensamiento en otra parte, se veía el aire de ausencia que había en mi rostro, y temía que me hicieran una pregunta o un comentario…

Yo jugaba con los rizos de mi pelo, con unos mechones sueltos que se escapaban a su aire, tú tomabas protagonismo y todo el resto quedaba reducido, eran momentos de impaciencia, no había espacio para otras historias, sólo tú abrazándome cuando caía la tarde, esperando que oscureciera.

Así decían verme… con la mirada perdida y el cuerpo ausente…

Entonces uno de ellos, el menos comedido dice: es sencillo leer en tus ojos, tú me lo has dicho, ¿quién ha sido el que mejor te ha dado en sus labios gotas de cariño?.

Y fue cuando decidí apartar la audición de mi cerebro, y escupí silencio, tal como pócima, que lo impuse como una consigna, las palabras sobraban si una se iba, con la misma mirada, sin prisa, sus pasos, su sonrisa…

Mi espíritu es ligero, ya que nada me retiene completamente, y sin embargo sé encontrar placer en las cosas más pequeñas, como recobrar la alegría y valorar el silencio…

Pasa


Te quisiera atrapar con la mirada,

sentir en mi, tus ojos volados

sin que puedas huir de mis antojos

y en mis brazos te alojes resignado

y pintar el contacto de tus besos,

cuando llegues a besar mis labios

con el rojo de mi fuego.

 

Pasa.

Quiero que te quedes en silencio

y escuches el latido que te anuncia,

cuando vuelves a mi,

así, como llegaste el primer día

sin anunciarte en mi vida…

 silencioso,

y te hospedaste en mi alma y en mi piel,

dejándome prendida...

quiero que escuches

lo que digo sin hablarte

que sientas las caricias que mis manos

quieren darte...

Silencio Que me habita.


Hay un poema… de Francisco brines que dice...

 

Más allá de la luz está la sombra,

y detrás de la sombra no habrá luz ni sombra.

Ni sonidos, ni silencio.

Llámale eternidad, o Dios, o infierno.

O no le llames nada.

Como si nada hubiera sucedido.

 

Qué Cierto no? que bocanada de conciencia sobre la conciencia.

El hombre es el único animal que sabe qué es la vida,

porque sabe qué es la muerte..._decía Hegel_

El ser humano tiene conciencia de su propia muerte, y de esa misma negación genera la fuerza para amar la vida. A veces odio la vida, pero eso es sólo cuando se me olvida la muerte.

Hay que poner nuestra propia fuerza en la vida, y Toda, porque después llega la muerte que todo lo iguala, la misma senda, la senda del perdedor, por eso se ama tanto la vida, y se pone la fuerza hasta que todo pierda sentido.

 

Quisiera

dejar de ser la extensión

de lo que no he podido terminar

y empezar asiendo

al silencio nocturno que me habita

todo aquello dulce

por venir cuando abra

nuevamente mi mirada,

si es que hay algún otro lugar

del que tanto me gritan,

las voces y los ojos del alma…

  



viernes, 22 de mayo de 2009

jueves, 21 de mayo de 2009

Fulgor de estrellas


Me gusta ese fulgor de estrellas con que adornas lo que sientes, lo que piensas, esa pira que se inflama de pasión y de ilusión entre tus letras-me gusta- ese ansia de paz desdoblada entre tus guerras, ese lucero de luz que estalla alumbrando en tus manos los vientos y mareas, ese espíritu de supervivencia.

Pero no, no me gusta tu despertar de calendario, esas normas que al alba te disfraza el alma, que inconforme vaga desnuda y descalza, hasta que el toque de queda levanta tu madrugada…

Eres y no eres,

estás y no estás,

vas y no vienes,

vienes y nunca vas…

No me gusta como te doblegas a lo impuesto, no siempre lo razonable es bello, pero lo bello es siempre razonable… desnúdate de imposiciones, de costumbres y limpia tu ser con amaneceres desprovistos de etiquetas para que ese fulgor de luceros y de estrellas canten y brillen en tu ser… Sé.

 

Oyendo el eco...


Tus letras se han enredado en las manecillas del reloj hiriéndome la noche…

Y herida, se derrama a cada instante, lentamente, sin prisa, apaciguándome, confundiéndome…

Me enredo yo también y solo funciona el segundero, me meto en ellas, y me veo… pero es a ti a quien no encuentro.

Salto de frase en frase, enredándome en ese círculo de silencio-te echo de menos-las consonantes y las vocales son un veneno para este corazón mío- me desespero-se me hacen grandes los ojos-y la tristeza- deletreándote…

Dime… ¿Me has querido algún instante?

No, no me respondas,

mejor no hables,

no sea que tu respuesta no me agrade…

Sin embargo, se deshacen tus letras en el aire-delatándote-se dibujan como una luna inconstante que agita sus deseos más callados en la noche…

Con dedo firme te acusa el miedo cuando cruzas de norte a sur el alba…  Deseándome.

Tus manos tratan de recomponer el tiempo derramado en el que pusiste fronteras al deseo de quedarte, ese que roza y refleja la locura transitando por tus letras…

dejando atrás el sueño y la llama en la mirada, y ese tiempo que me cuentas y te cuento, no lo que hiciste, sino lo que no hicimos, lo que no fue ni mío ni tuyo…para así, amargarnos juntos, renunciando al entusiasmo y soñarnos siempre y convertirnos en  unos sedientos de lo imposible… naufragando a orillas del aliento, y oyendo el eco dentro, el eco siempre… que suena a hueco.

martes, 19 de mayo de 2009

Aire Ausente

Para Mila Y para Salvi...

Los que me conocen dicen que soy una mujer muy sensitiva, que todo cuanto hay a mi alrededor sea positivo o negativo lo vivo desmesuradamente, que me afecta en exceso, no sé si será bueno o será malo o ambas cosas, tendría que calibrarlo. Pero yo soy como soy, y siento como siento y no voy a dominarlo ni a cuestionarlo, porque siempre (aunque procuro mejorar y superarme) soy yo misma, nunca llevo caretas ni disfraces ni falsas lentejuelas…

Yo amo la libertad, la justicia y las cosas sencillas...

También dicen que tengo un aire de ausencia que me caracteriza, ese estado de estar y no estar del todo, no estoy de acuerdo totalmente con eso, hay quien confunde la distracción o la ausencia con una mente ocupada, y la mía siempre lo está, nunca supe ponerla en blanco, aunque a veces pase una mirada larga por aquello que no me resulte sugestivo o que no me diga absolutamente nada y hay muchas cosas que te obligan a  no detenerte en ellas(tal cual está el mundo) pero me interesa la gente, me fijo mucha en ella, sobre todo en esas que merecen la pena o la ayuda, y no por curiosidad sino por motivos mucho menos triviales, aunque solo sea el paso de una mujer apresurada que vuela en vez de andar, un trozo de conversación que llega a mi sin intención, la mirada de un adolescente que lleva la tristeza o la ilusión reflejada, o alguien que sienta que me necesita con urgencia como mi vecina Isabel… todo me produce un pensamiento y muchas veces una historia o un motivo para escribir, porque en definitiva, me gusta y creo en la gente…

Siempre hay algo que justifique mi aire abstraído, a veces me quedo así por algún pensamiento, imagen , o algo que esté haciendo o me quedo parada en el lugar de alguna historia que ha conseguido llegarme.

Pero no voy a discutir sobre el grado de ausencia, de abstracción o de sensibilidad que me caracteriza, pues no es fácil despertar la emoción si algo o alguien no la lleva,  y cuando ella se aposenta, yo la agarro hasta el punto de recrearme en ella. Más  bien me llamaría a mi misma, “una mujer intensa” aunque no quita que también sea lo demás, ni que esto sea una disculpa, ni tampoco una excusa…

Supongo que las perspectivas con que miramos a la gente son muy diversas, a mi me interesa la gente, y mucho, en todos veo algo y creo que todo el mundo tiene algo que decirme, pero no me agrada ser el centro de su interés, y tampoco creo que haya mucha gente que conozca los rincones de mi alma, pocas son las personas a pesar de que me lean, a quienes les permito traspasar las fronteras de mi santuario… supongo que influye mi forma de ser y también reconozco que conmigo hay que tener mucha paciencia, y a veces los justos prejuicios, los que me marcan la dignidad como persona…  los valores que siempre me enseñaron a cultivar para serlo, por lo demás, no suelo escandalizarme, a no ser que sea por la injusticia y el robo de los derechos humanos…

Y todo esto desde aquí se lo dedico a mis amigos Mila Y salvi que sé que me quieren muchísimo… Gracias Mila, Gracias Salvi, yo también… os quiero muchísimo… 

lunes, 18 de mayo de 2009

Cosas Mías...

La Rábida.

Ha oscurecido, la calle huele a aromas que se mezclan con exagerada intensidad, a veces empacha y aturde pero es ese olor tan reconocido que marca las épocas, ocurre que los olores tal como los recuerdos vuelan con el aire como hojas de árboles, que las cosas se recuerdan también a base de olores, creo que todo tiene su olor, la alegría, la tristeza… el césped recién cortado con olor a primavera es el olor que yo tengo de mi casa y así me acostumbré a reconocer el olor en mis recuerdos, la vida está llena de olores, y muchas veces son los despertadores de los recuerdos…o te llevan a momentos, lugares y personas…

Jadir dice que cuando pasea por algunos lugares aunque sean muy distantes y huele a jazmín y a vainilla, se traslada a mí, que soy el recuerdo que le trae ese olor, como lo es el de las flores de la India el que le recuerda a su madre, a mí el olor a mermelada recién hecha me trae el recuerdo de mi abuela, y el de su casa en el campo, el olor a fresas en el aire cuando aprieta en Andalucía el sol, me recuerda a mi padre, el olor de las rosas de mi patio es el olor que me lleva a mi madre, así podría enumerar personas y recuerdos, cada uno con su aroma.

Yo creo que adherido a la visión va casi siempre un aroma, la Luna, la Nieve, el Junco, el volcán, la estrella que revienta de luz en las noches olorosas del mar con olor a sal, el ébano con su corteza de okume desgajada, los cantos del río, el rosario de luciérnagas que fecundan la vía láctea, o el vapor azul del sudor de la montaña…

Alguna vez cuando voy a visitar la casa del campo de mis padres al entrar en el camino, me rodea un olor a pino y cuando llego al patio, me gusta sentarme en la mecedora que dormita acogedora debajo de la parra y al lado del siempre verde y la dama de noche, del romero, de los arriates de perejil y yerbabuena, y como no, del azahar intenso de los naranjos y el olor del limonero… me tiendo en ella y me abandono en sus brazos y cierro los ojos mientras me balanceo en ese mundo mezclado de aromas conocidos y entonces floto y me sumerjo en mi niñez-tan bonita- y me seduce la serena placidez en el silencio del patio…

Más abajo en el muro blanco de cal que separa el patio de los pinares y detrás de estos los campos de fresas, aún se pueden leer los versos a trozos, casi borrados por el tiempo algunos y otros por las lluvias y el sol, versos de niña y de adolescente… me parecen tan diferentes, tan claro el paso del tiempo…

Versos de catorceañera adornan las paredes blancas

aquellos lutones de sol y cal,

donde me perdía en las torpes letras

de mi adolescencia,

cuando por cualquier cosa

sentía el corazón como si se rompiera…

En eso aún no he cambiado casi nada,

este me sigue jugando malas pasadas

y tu aroma sigue estando en el césped

verde y fresco de la Rábida

Tú volvías cuando yo me marchaba…

y el aroma de la madera

del viejo muelle de mineral,

me lleva al puerto,

allí donde aún descansa tu recuerdo,

mi risa y mi pelo alborotado por el viento

sentada en el ocre terrestre que rompe

lo marino…

y allí en el horizonte... mi alma... que he crecido...

lo desmiente...

domingo, 17 de mayo de 2009

Agua de Amor... Agua... Oxigenada...


Que bien me saben los besos

en el azúcar de tus labios,

donde yo subo a pedales

para beber de su fuente

de sabores frutales

y de pinos verdes…

 

Qué suave,

ese tacto de tus manos

nido de pájaros desnudos,

donde me llueven tantas notas

como besos de tu boca

recorriéndome despacio…

 

Y estos ojos,

estos labios,

estas manos,

son testigos de ese júbilo

que festonan de mi cuerpo,

los caminos del amor… esos caminos.

 

Ese Amor que recorre los páramos

de espumas y palomas,

con sus alas felices

atravesando el tiempo,

y latiendo

en las grandes aortas del mundo,

con la buena sangre

que apasionada riega,

las venas de la tierra, y de su historia…

 

Ese amor que abarca

y busca ojos para mirar el alba,

con infinita agua,

amor que abarca todas las miradas,

agua oxigenada…

Mójame el alma…

 

Agua de amor, agua…

que se derrama como el mar

cuando sus olas se levantan,

y olfatea los astros y los vientos

abarcando el azul del firmamento

y toda la galaxia…

 

Amor nunca me dejes…

para que yo, nunca me pierda…

Que tu mano se extienda

en los campos de amapolas y de piedras,

y me levantes cuando mi herida sea tan grande,

que me venza

 y vaya a dar con mis rodillas en la tierra,

no te olvides de mi,

dame paciencia…

Llévame a lomos del corcel de la esperanza,

cántame al oído tu trino

como ese ave primera que desde el principio,

rompió el silencio… desde que las cosas,

comienzan y transitan…

 

Quédate amor,

que no te lleve el viento

y si te lleva, y danzas buscando dueño,

en una esquina del aire, yo te encuentre

que así sea, siempre, siempre…

Amor que seas tú quien me llene de asombro

y seas, mi patrimonio…

viernes, 15 de mayo de 2009

Un Manojito de Abrazos...


Dicen que en una de las cosas que se recoge la eternidad es en un abrazo, bueno también es cuestión de intensidades, pero cuando alguien te abraza así, como yo digo, sientes que se para el tiempo… y parece un momento eterno que quieres parar…
Esos brazos amables, suaves, amados, que te cercan, que se estiran sin contención, que se desbordan rodeándote, como lo hacen los ríos de sus cauces en plena tempestad… ese abrazo que es un remanso o una ola de pasión, y que rompe distancias sin dejar un milímetro que separe los cuerpos, como un oleaje de agua y de sal, que invade la orilla y las cuencas de las rocas cuando el mar se alarga en una sincronía perfecta con la arena, percibiendo el sabor y haciéndose uno, un único tacto… un abrazo de agua… que inunda de ganas de hacer que dure eternamente, ese placer de abrazarse…
porque la eternidad existe en un abrazo, porque es ese instante mágico de extenderse los brazos… acércate que te abrazo…ese abrazo eterno, honesto, sano y espontáneo…

Un manojito de Abrazos...

jueves, 14 de mayo de 2009

Para que todos se enteren...

SI, ES INDECENTE
Ha dicho la Presidenta de la Comunidad de Madrid que es indecente que mientras la inflación es -1%, los funcionarios además de tener plaza fija, tengan una subida salarial del 5% (gran mentira por cierto), Objetivo congelarles el sueldo.
Me gustaría transmitirle a esta Sra. lo que considero indecente. Indecente, es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado 3.996 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a 6.500 €/mes; Indecente, es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera; Indecente es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto y al inicio de la legislatura); Indecente es comparar la jubilación de un diputado y el de una viuda; Indecente, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste con siete y los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima solo necesiten jurar el cargo; Indecente es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF; Indecente es colocar en la administración miles de asesores, amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados; Indecente es el millonario gasto en mediocres TV autonómicas creadas al servicio de la pervivencia en el trono de políticos más mediocres; Indecente es el ingente dinero destinado a sostener los partidos aprobado por los mismos políticos que viven de ellos; Indecente es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural); Indecente es el coste que representan a los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes siempre en gran clase y tarjetas de crédito por doquier; Indecente es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año; Indecente es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses; Indecente es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público; Indecente es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios solo representan un coste para el bolsillo de los ciudadanos; Indecente es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven;. Mientras hablan de política social y derechos sociales ? que indecente. Indecente es que el pastel se haga cada vez más pequeño para tantos comensales avariciosos, indecente es que nos vengan a decir que hay crisis, la crisis no es más que un mal reparto de las riquezas del mundo, indecente es que los políticos roben a manos llenas, que en todos los ayuntamientos haya lucro y desfalco, vayan a la cárcel durante el mínimo tiempo y no se les exija el dinero que se han llevado, indecente es que a otro que roba para comer una simple barra de pan, le echen 15 meses de cárcel, indecente que unos cuantos se aprovechen y llenen sus arcas y tengan tantos privilegios y el resto, los de siempre, los que levantan el país, o sea los explotados asalariados, pagen el pato de la mala gestión y "otras cosas" de los presupuestos del estado, o sea de nuestros impuestos, que ellos ni siquiera pagan, indecente que un alcalde gane más de doce millones al año y que desde que es alcalde se haya conseguido una inmobiliaria, quien sabe si especulan con el suelo, pues es el pan de cada día en este permisivo país que se está convirtiendo en una dictadura, y critican a la antigua... cuánta indecencia... ¿seguimos Señora presidenta?
Mejor se calla "señora"...
José Miguel Gómez Villanueva D.N.I. 13.711.989-X María Angeles Buenaposada Cano 13756988K

Y Yo, Una Funcionaria... QUE TRABAJA.

¿Quién es?

¿Y quién es ese pájaro pobre

que canta para el mundo

y para el mundo es un don nadie?

Quién sangra tinta “Pa” fuera,

la sangre que bulle dentro

y que revienta las venas…


Quién será ese,


que fragua la verdad y la palabra

y las convierte en mentira y en metáfora,

que es digno y es sucio,

por dentro y por fuera…


¿Quién me contesta?


Él sabe hacer preguntas,

y lo atropellan las respuestas…

entonces clama, grita, ríe, canta, llora

y reza… ante tanta realidad y su impotencia.


Quién es


el que con un ingenio verbal,

transmite, cuenta y protesta

y a veces su terrible escozor,

nos lleva a una rotunda zozobra…


Quién será


que nos saca fuera del tiempo,

en el que vegetamos

sin pena ni gloria,

precisando respuestas…

podría seguir el poema,

pero creo que con estos sencillos versos,

podrán reconocer al “poeta”

con su ilusoria inocencia,

y su rebelde ingenio…

que le brota espontáneo

como la risa y el llanto…

o lo sumerge en una crónica tristeza

a veces insoportable,

y al mismo tiempo

en un logro de bellezas reales e irreales…


¿Quién es un poeta?

¿Alguien que muere de frío

o que de fuego se quema?

miércoles, 13 de mayo de 2009

Cumpleaños.


Hoy cumplo años.
Y desde aquí también quiero compartir
mi tarta con mis amigos, mi familia,
mis compañeros, las personas que me leen,
a todos y cada uno de ellos que me aportan
cada día alguna maravilla, a los que quiero
y a los que me quieren, y porqué no,
también a los que solo pasan a ver mi blog,
que ya me regalan su tiempo...

Os quiero. Un beso a todos y un trozito de pastel.

Gracias por los mensajes, y vuestra atención.

martes, 12 de mayo de 2009

¡Si no hay Motivo!



Fuera aún brilla el sol, mientras tú y yo, en la noche nos hallamos, con todo por en medio… la luna, las estrellas, los luceros, la risa, la mirada, tus letras… mis poemas…
Tú te vienes a la mía, y yo, me voy a tu casa, caminamos en sentido contrario, en cambio, nos encontramos. Sabemos donde vamos.
Nuestros labios dicen no saber del asunto, pero dulcemente… mienten…
Tú entras a hurtadillas, observas deprisa, y luego te vas sonriendo por los pasillos, y yo, ya entro sonriendo, paseo sin molestar, luego me voy en silencio, jugueteando con los recuerdos… y me ajusto a las letras de tu historia…como diosa… como si yo fuera la pieza principal…

Después nos acurrucamos en una esquina discreta, dispuestos a esperar que llegue la noche y nos amarre, nos alojamos en un lado chiquetito del corazón, por si algún día, queremos removernos dentro… allí donde nos habitamos…

De manera, que creo que nunca nos fuimos del todo, sino que nos fuimos con todo… como todas las cosas que se van desparramando en los caminos… y al otro día, derramamos de nuevo el alba, las lluvias dejan el valle y se van a la montaña, derramando su llanto en otro universo, vaciándose en otros páramos…

En la boca del hombre, el adiós se hace amargo como la almendra y dulce como la miel, y el encuentro, habita el espacio, hasta volver a encontrarnos…

No se puede querer, si no hay motivo…


¿Qué no hay motivo?


Pero si ando guardando en tarritos, cachitos de cielo para en la noche enviártelos… y al otro día, vengas con el rocío de la mañana… y me rescates…
Pero si ando reflejada en tu negra mirada perdiéndome en ella como en la noche estrellada…
Y mi cara, que se refleja cada madrugada como una luna que anda en tu tejado colgada y recortada en tu ventana, sin que nadie me advierta… luna y enamorada…

Pero si no hay motivo…


Si soy un naufrago en cada uno de mis sueños al llegar el alba…
Culpa, que tengo yo de ponerle aire a mis alas… saliendo del nido…

¡Y no hay motivo!

sábado, 9 de mayo de 2009

Sin Dueño.


Imagen Mujer Espiga de Cecilia à l'adresse.



Y yo que me enamoro de tu silencio…
que habla con el ligero aire
que recorre la marisma,
sumando a mi voz,
tu voz cautiva…
ondulándo en mi pecho
como ondulan del trigo sus espigas
cuando las acaricia el viento…


Y yo que te miro,
con mirada larga
de largo trayecto,
tras el cristal vedado
de tus ojos ciegos...


Y yo que te hablo,
buscando enajenarte
con mis palabras,
endulzarte los labios
para robar tu aliento…
y hacerlo beso...


Y me hago mirada,
aliento,
palabra
beso,
viento,
que se clava en tu pecho
y te crece dentro
y te empapa el corazón,
que ajeno,
levanta su vuelo
y se derrama luego,
por el universo…floreciendo...


Sin dueño,
Sin dueño…

Ayer coincidimos en un Concierto...


Yo pienso que te he olido desde
siempre,
empapada de helechos
y de fresas,
entre las hojas y las uvas
de la parra de mi patio…

Ahora después de oler
el rotundo aroma del tiempo,
agotados ya los edenes prometidos,
me sabes a ermita y clorofila…
será porque he crecido…



No dudo que fue hermoso,

a esas edades,

la lluvia y el sol...

se beben a sorbos presurosos...



Pero sin embargo,

la vida se impregna

para siempre

de ese primer sorbo

en que te bebes

el aroma y la quimera del mundo,

esponjada de verdores y frescuras...



Siempre queda el recuerdo, rebosado de ternuras

cuando en las tardes de olivos y naranjos,

el corazón canta recordando...

Y en este verso hoy,

estoy cantando...

y ayer,
en el concierto con las manos y el corazón en alto
a ritmo de la eléctrica,
los dos cantamos.









Fuerza en el Verso


Cuando se escribe se transmite una fuerza vital sin precedentes, y aunque algunos versos estén saturados de melancolía, en su fondo el tono que se transluce también lleva alegría y confianza, se expresa el valor de una escritura transida de esperanza.
Escribir atempera el paso de las horas, el alba, la noche, el mediodía, en el arte de amontonar o deshacer el tiempo y los sentimientos, como si fuéramos un cazador que hiere a un pájaro y este nos hace cantar al apresarlo, como una mezcla de armonía y dolor, para cantar la alegría y llorar lo doliente del mundo, la injusticia, todas las clases de hambres, las prisiones-las de barrotes y las otras- como también la expresión del amor y el desamor… las cosas del mundo y de la vida.
Yo sé que no soy escritora ni poeta, pero cuando escribo, me gusta ampliar ese universo, explorar nuevas formas expresivas, narrar historias en un verso, volcar la fantasía en los relatos de otros y de mí misma en prosas poéticas, me gusta ir en pos de un motivo nuevo en el que apoyar mis palabras, buscarle sus matices y precisar todo lo que pueda en la definición, buscando incluso una sensualidad más libre y más precisa, nunca lo consigo a mi gusto, pero me recreo indagando y descubriendo formas y metáforas.
Casi siempre me identifico como alguien que escribe “ de por libre” y me gusta meterme en el sentido epistolar, narrativo y poético, otra cosa es que no lo consiga pero siempre investigo, me gusta dejar en mis letras lo que aprehendo con la mirada, lo que siento, y me detengo sobre todo en la videncia inefable del gesto y el sentimiento que lleva el mundo, que también es casi siempre lo que yo siento, ese sentimiento que a través de los siglos el mundo va dejando y mutando en sus murallas y los vientos… suelo hacer que le añado a mi presunta rebeldía del “Ser”, a la que yo le llamo “alergia”, todo lo injusto y “apego” al resto del sentimiento, ni siquiera llego a acercarme a lo que intento, pero no desespero… pobre ilusa, pero a eso le llamo yo ilusión, otro sentimiento que forma parte del mundo y “del que y con el que” yo escribo… Ilusión, un perfume de la esperanza, que yo repito su nombre y mi corazón lo aspira y canta.
¡Ay si pudiera perfumarme la raíz de mis palabras!



Si yo supiera la fuente
de donde ella emana,
para hacerla correr
desde el comienzo mismo
y en su vertiente…
si yo supiera donde está su trino
que suena gratamente,
si encontrara la armonía de la creación
del verso ¡Cuánto disfrutaría!


Hoy he pronunciado tu nombre
que de tanto silencio,
ya me estaba doliendo
y me supieron más frescos…
tus versos,
aunque en medio esté ese muro, y
¡Qué gusto sería romperlo!

Pero en él quedan mis versos
que ya, no son un secreto.

viernes, 8 de mayo de 2009

Adolescencia.


Hoy estuve con mi sobrina, está preciosa, ya se le nota soltándose de los brazos de la niñez y encauza sus pasos a la adolescencia, ese estado maravilloso en que los ojos son ávidos para acoger a la sorpresa, esas luces movibles como constelaciones que alumbran los pasos ilusionados por todo, la invité a merendar y esa timidez dulce de la niña, se ha ido convirtiendo en otras aptitudes que veo detrás de mil luces- que sabia es la naturaleza- que sin darse una cuenta, va quemando etapas, esas que con el tiempo acaban, que concluyen y mueren.
Esa etapa que ya las manos te tiemblan buscando otro contacto lleno de sensaciones y sentimientos nuevos que se desparraman, esos abrazos tiernos llenos de inocencia, esa risa increíble, esas luces que ves con distintos matices, esa forma de vivir en una nube que brota tímida y pura, frente a todos los gritos de la juventud recién estrenada, nueva…
Esa señal de quitarse el vestido fruncido de bordados y flores, esa señal de amor distinta, ese cansancio de abarcarlo todo, esos tonos que giran donde estaban quietos, esas piernas que se hacen esbeltas y esos pómulos que se hacen prominentes en la mejilla nueva, tanta locura e ilusión que asoma aún acobardada y cándida, esa risa de los alegres, esa mirada que salta apresurada de sitio en sitio, de cosa en cosa, que mira y se comunica…

Luego el horario, la música, la falda, el aire, el muslo, el pupitre, las notitas, los chicos, el amor, el verso, el tonteo… ese soñar despierto…
¡Ah qué divertido!, las treguas, los pactos con los padres, el ahogo del primer cigarrillo, la mirada del mundo que aún te queda grande, ese comerse la vida a bocados, diente a diente, jóvenes, tan jóvenes, con tanta energía sin pensar nunca en la muerte, con ese descubrir constante, tanto intento de volar sin alas…

Ese tiempo en que no somos de nadie y que cuando conviene, nos hacemos sordos y ciegos… ese mundo de ellos que antes, fue nuestro…

Cuando es tan cierto.


El amor camina
sin esfuerzo,
entre mis versos...
y arrastra como el viento
cuando es tan cierto...
Ay amor que te mantienes quieto
bajo la cumbre frágil de mi pecho,
que espera las caricias
de deseo y vértigo...
esa boca que quiero
esos brazos que anhelo,
esos trayectos,
donde palpitan mis sueños
en las horas propicias
para este verso...

El amor camina sin esfuerzo
cuando es, tan cierto.

jueves, 7 de mayo de 2009

A Thomas.

Imagino tu vida, las puertas de tus horas, el latido de tus pasos, el horizonte de tus ojos, tus manos reposadas sobre los atrios de la espera, la desesperanza descolorida en el lienzo de tu alma, el sollozo de tu pecho y las ansias de cerrar pronto tus párpados para robarle deseos a los sueños, tu mirar lejano… tu niñez de campos áridos… tus recuerdos.
Y no entiendo como soportas esa soledad y tu impotencia a partes iguales a la caída de la tarde, en esas horas en que las córneas enrojecen y los párpados se hinchan bajo la membrana insomne de la incipiente llegada de la noche, imagino esa sensación de sentirte viejo a la caída del sol que tus días no calienta, esa mirada atrapada en ese balanceo de la bombilla que mece pétalos amarillos acunando la tristeza, imagino tus manos morenas agarradas con rabia a la oquedad de la cama, implorando una presencia salvífica…

Y soy yo quien no soporta el sudor inicuo de tu miedo.

No siempre los deseos no son saciados, siempre hay manos ajenas que te llevan a la fuente del agua que calma, toma esas manos y llámalas fe…
La boca de la fe dicen que es infinita, siempre hay alguien que quiere practicar el bien, que reconoce que existe, esa boca de la que escapa el hondo suspiro interminable que su hálito entrega.

Seguro que en la noche oscura de uno de estos días Thomas, el balanceo de la bombilla se mecerá amarillo de alba.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Alegría.


A ti me acerco alegría, madre del alimento interior, que me nutre la vida con sus frutos, tú que unes tu luz junto a mi sombra, y en mis momentos oscuros me iluminas, y yo que capturo en mis auroras los azules de tu cielo, canto y río si me transitas y soy reflejo de tu espejo aún con el vaho de las cosas sufridas… Porque estás ahí alegría…
Cuéntame en tus filas, acompáñame para encauzar la senda elegida, dame la luz de tu armonía y pósate como el sol en mis pupilas al despuntar el día, lo mismo en los caminos claros que en los oscuros subterráneos, recógeme de entre las piedras y las malas hierbas, que me acompañe siempre la fuerza de tu latido y tu sonrisa compasiva… coge mi mano para asir otras manos de esos tantos que sin saberlo y admitirlo necesitan ser salvados de la tristeza eterna, de los que están tristes sin merecer la tristeza y también a aquellos que la provocan, esos de la prepotencia, los de la avaricia y de la guerra, los que hablan por la boca de la injusticia, los que no entienden de las pequeñas cosas, ni de las grandes, esos que nunca ríen la alegría en los páramos universales, buscando solo las personales…
Conviértete en fuerza para cantar las maravillas bajo las estrellas los sueños nuevos que nos habitan y acuna bajo tu vista, las gravideces infinitas…
Y aunque conozca la tristeza , reina la vida, guía los pasos, abre tus brazos y cobija, extiende, renueva y gravita, sé compañía hasta la hora definitiva, sé siempre en nosotros, bendita alegría.
Añádete con nuevas palabras para saberte enriquecida. Llénate de verdes para llamarte esperanza, o empápate de aguas para que tu marea nos suba por el pecho y convoque a todas las primaveras, o píntate de azules, como esos azulísimos que nos entran por los ojos, si miramos al cielo que nos canta desde arriba…
Sé para que seamos… bendita alegría.

Te Leo.


Acaricio tus letras
con mis rebeldes gemas,
que verdean los bordes
de tu libro de poemas.
Y es tu corazón abierto
en el atril de la madrugada,
quien me separa de mi almohada.
Titilan mis labios con el susurro débil
de su recitar dulzoso,
me conmueve la lectura,
me asila la ternura ¡Es tan hermoso!

Arde mi aliento
mientras tus letras queman
de mi boca, el cielo abierto,
aviva el incendio
lo que en mi alma provoca…
Las palabras en hilera,
se hacen hoguera,
los ojos húmedos
de ese brillo que hace al lector
partícipe del sentimiento-gozan mis sueños-
Las llamas corren veloces
por las guaridas de mi cuerpo,
como si fueran lobos
que aúllan dentro,
descuartizando a dentelladas
lo que yo siento,
letras que son besos,
en mis labios trémulos…

Sigo leyendo…
y mis ojos ahora dorados de destellos,
lentos muy lentos,
se van cerrando
para salir de ese libro extenso
que es el culpable de alterarme dentro,
de ese libro tuyo de poemas,
al que adicta, también me he hecho.

lunes, 4 de mayo de 2009

Mi Vecina Isabel_6

Últimamente Isabel se ha descuidado un poco, yo lo comprendo pero no me gusta, porque eso me indica que no está siendo totalmente ella, antaño tan elegante y tan cuidado su aspecto… ayer tarde la encontré sentada en un banco de la plaza que está al lado de casa,” la plaza del Quiosco”, no lleva su traje tan elegante que seguro que no los recuerda todos y el moño perfecto de su cabello blanco está solo arreglado sobre el del día anterior, el rosa nacarado de sus largas uñas, se le está desgastando y hasta hace poco no he notado las arrugas de su rostro, son de vejez pero también de cansancio, y esa sonrisa eterna con la que pintaba su rostro, solo aparece cuando me advierte, su mirada es distinta, a veces parece que puede estar diciendo mucho y otras no dice nada, Isabel parece un cuadro incompleto.
Me he acercado y he pronunciado su nombre, no me ha hecho ni caso, supongo que a veces no recuerda ni su nombre, y menos las voces al pronunciarlo, nadie la llama a diario, a no ser yo, sale poco de casa, su hijo Pablo viene en Junio y ya se la lleva definitivamente, ahora tiene una señora que cuida de ella, día y noche pero algunas horas por la tarde hace algunas cosas fuera, ella la espera sentada en el banco de la plaza… le gusta mirar a los niños con sus bolsas de chuches y gusanitos, es cuando yo llego a buscarla.
- Isabel, soy yo- le dije sentada a su lado- no me has contestado.
- Ay mi niña perdona, no sé donde me había parado.
Y me regaló esa sonrisa por mi conocida, y sus manos me acariciaron la cara.
Me estuvo contando las cosas a trozos, a veces callaba como si pensara y luego retomaba la palabra de forma apresurada como si fuera un huracán para que no se le olvidaran, aún podemos hablar pero se le escapan los detalles y sus frases en ocasiones son breves pinceladas.
¡Cuánto me recuerda a mi padre en el inicio de su enfermedad!, pero mi padre era mucho más joven que Isabel.
Isabel es una mujer educada, amable y cariñosa, ni siquiera ahora se la ve malhumorada, esta tarde me ha hablado varias veces de su marido.
-Ven vámonos niña que mi marido está a punto de llegar y me gusta estar en casa.
A veces se queda esperándolo hasta que se da cuenta de que no existe, y entonces llora como yo, cuando tenía ocho años y mi padre se fue a trabajar a Francia.
Yo creo que lo tiene escondido en uno de los borrones de su mente y de vez en cuando se vuelve claro y lo ve caminando hacia ella, pobre Isabel, procuro mantenerme sonriente para que ella no note mi tristeza, quiero regalarle sonrisas para que ella sonría…me gusta su cara cuando me mira ilusionada y me cuenta historias de su nieto o del pasado y sus ojos se llenan de felicidad, luego parece que su mente se ilumina y la trae al presente y me mira extrañada y aún así sonríe sin motivo aparente y me dice “gracias mi niña”.

Ya nos levantamos y caminamos las dos en dirección a casa, sus ojos parecen un pozo sin fondo, que parecen saber la verdad, pero tienen miedo de enfrentarla.

Isabel ha sido siempre una señora de vida cómoda, de tardes de café y cartas los jueves en su casa con sus amigas, a veces me contaba como se pasaban horas riendo a carcajadas hasta la hora del regreso de su marido, Isabel tenía criada y era una mujer buena y refinada que enseñaba a tocar el piano a las chicas que trabajaban para ella, no se resignaba a ser una profesora de música jubilada, y a final de mes cuando les pagaba, siempre les regalaba alguna ropa de esas de las que ella decía que se cansaba, es tan buena Isabel…

Le he hecho la cena y a pesar de estar con ella la señora que la cuida, la he ayudado a ir a la cama y allí, le he leído mi escrito, ese del sol y la luna que enamorados se buscaban sin encontrarse nunca… ella casi siempre es el que me pide, ¿que pensará o qué verá en el relato que nunca se cansa de oírlo?.

-Buenas noches Isabel dame un beso…
- Hasta mañana mi niña, vuelve mañana…
- Volveré Isabel.

domingo, 3 de mayo de 2009

Me gusta esa hora.


La noche avanza como una sábana de sombra, va tapando destellos que se arrastran penosamente por el cielo de los restos de la tarde, como si una mano galáctica la fuera tendiendo de un extremo a otro de la bóveda, algún punto de luz emerge de alguna estrella que inaugura la noche saliendo. Me gusta esta hora cuando aún no se encienden las farolas, mientras el entorno se viste de contrastes y luces mortecinas y oscuridad incipiente, esa hora mágica que turba y llama a la musa, esa aliada que alerta la inspiración y que a veces dura solo un momento asaltándome con fugaces destellos, y que me apresura a agarrar la pluma en medio de guiños de luna…

Y luego el mundo vuelve a estar como lo había dejado, en los linderos reales de las luces vitales y naturales del entorno, aunque a veces también se cuele por lo ojos como la musa misma, esa que gira en la sombra y que te encuentra y te abraza cada instante sin frenar su paso, cuenta contigo mil segundos y apenas si la notas cuando llega, atraviesa las horas esperando una caricia con algo de prisa, mientras le regalo las palabras seductoras con esa urgencia libre que reclama, y luego sale corriendo dejándome una limosna del tiempo que le sobra…¡Ah la Musa!
Que rompe con la coyuntura entre mi alma y la suya, que me rompe los segundos y luego, roto todo y esparcido, yo hilvano buscando su sentido…
La que me saca dormida de entre las sábanas y me pierde en las avenidas de su hermoso sentimiento.
Magullo puños, silencio labios, hiriéndome la piel en un sueño, sangrando mi corazón en su ilógica agonía, en ese último suspiro del silencio…

Entre su paso y el mío,
hay un espacio cerrado
se acerca, me acerco,
nos acercamos…
prestándome mano y labio.

Mi pluma es esa dama que yo llamo inspiración, que bulle en mi corazón y la tinta que de ella brota tiene color de mi sangre, porque en ella se engendró.

Gritos y Otros Gestos...


Cuando del corazón surge un grito amarillo / grandes sargas se extienden sobre rostros amados. / Me dicen que ya es tarde y que el pastor de sombras / es ahora obediente a manos invisibles".

Antonio Gamoneda.



En qué lugar llevamos la confusión,
dentro de nosotros
o en las mismas cosas sencillas…
Siglos inadvertidos a cuestas llevo,
y sobre mi corazón, música y silencio,
tan negligentemente volcados a la vida,
tan confiados, tan deshojando efectos
que no he solicitado.

Delante de mis ojos,
se muestra el mundo entero,
y lloro sin embargo la angustia
de no hallarlo,
y en sus tardes de dalias me disperso y me arrojo,
soledades me llevo
al silencio quieto, a la ausencia entera,
al clamor incierto, al dolor de un verso
al disfraz de un sueño,
y todavía me busco y tampoco me encuentro.

Y me arranca la vida alguna espesa mañana
en que busco sin tregua
esas manos azules que al alba despereza,
que al corazón araña, buscando su sangre,
su esencia, su almíbar,
en este empeño mío de desgranarme por dentro como quien borda en un lienzo
las letras esparcidas que me he cosido dentro.

Y busco, y siento y no entiendo,
y me pierdo en los charcos de luceros eternos,
que me llevan inciertos al peso de la noche,
y me voy del mismo modo
en que vuelan mis miedos,
voluntarios a probar un antídoto y no morir en ese ahogo,
que me dobla el alma de amor por todo y entre todas las cosas,
rescatados al fin de silencios impalpables…
tan perdidos, tan frágiles, como el candor de un sueño
que me evacua el alma por los ojos…

Y bebo y no puedo absorberlo,
el mágico bálsamo de la indiferencia, que a veces anhelo y que no poseo,
Son tan cómplices mis versos,
cuando en la tarde se escapan y derraman silencios,
vaciando mi pecho...